La importancia del ocio en la salud mental debe ser un derecho universal y un elemento necesario para una buena calidad de vida, aseguró la Asociación Mundial del Ocio y la Recreación.

La asociación no gubernamental Voz Pro Salud Mental indicó que en la sociedad actual, orientada al trabajo y la tecnología, se suele menospreciar la importancia del ocio en la vida diaria, pues no produce ninguna ganancia económica o gratificación instantánea.

Sin embargo, esa agrupación informó que sus efectos a largo plazo son altamente benéficos: reduce el estrés y nos permite desarrollar de manera libre las habilidades y creatividad en diversas áreas de interés.

Las actividades de ocio son aquellas que desempeñamos en nuestro tiempo libre, y que no se interponen con nuestras obligaciones o bienestar físico y personal. Son actividades creativas y nutricias, no destructivas o alienantes como el consumo de drogas, el vandalismo, el consumismo o la pasividad”, señalaron especialistas.

En México, las actividades más comunes no se realizan de forma individual, sino de manera colectiva.

Las actividades de ocio más recurrentes en el país son el uso de medios masivos de comunicación y la convivencia familiar. Sin embargo, donde se observa la mayor diferencia entre hombres y mujeres es en la participación en juegos y aficiones, donde los hombres registran en su promedio semanal más de una hora respecto al registrado por las mujeres.

En cuanto a los cuidados personales se observa un comportamiento similar entre hombres y mujeres. La actividad a la que se le dedica más tiempo en promedio es a dormir con poco más de 54 horas semanales por parte de las mujeres mientras que los hombres dedican 53.1 horas. Las actividades a las que se les dedica menos tiempo son: rezar, meditar y descansar, con valores aproximados a 3 horas semanales.

Por otra parte, las actividades menos practicadas son el deporte y el ejercicio físico.

Ante esta situación, la asociación resaltó que una solución a esta problemática es generar un tiempo de ocio que provea bienestar psicológico y una salida al estrés, lo que incrementa considerablemente el buen estado de ánimo y la productividad.

En el caso de las personas con un trastorno psiquiátrico, su tiempo de ocio, al igual que el resto de sus vidas, queda seriamente afectado.

De acuerdo con algunos estudios realizados en España, se ha encontrado que los pacientes con trastornos mentales que reciben tratamientos orientados al ocio como parte de su rehabilitación, presentan menos estrés y tienen una mejor calidad de vida.

Esto incluye un sentido de bienestar, emociones positivas, un sentido de identidad y experiencias satisfactorias.