La muerte de George Floyd ha generado una sacudida en todo el mundo, incluyendo en Gran Bretaña. Ya hemos visto todos al menos una de las imágenes o vídeos de su asesinato. Fue algo impactante. Es difícil imaginar que alguien vea lo que sucedió y no se horrorice.

Mientras que los británicos han salido a las calles en protesta, muchos han verbalizado su desprecio al respecto porque, desde su punto de vista, no tenemos el problema con el racismo que tiene Estados Unidos.

Irónicamente, muchas personas se han enojado por la ira. Es probable que otros hayan reconocido las injusticias en voz baja para sí mismos, pero decidieron no denunciarlo en absoluto.

"El menos racista sigue siendo racista"

Un estudio publicado en 2019 en la revista Frontiers in Sociology sugirió que Gran Bretaña es uno de los países menos racistas de Europa.

Pero como dijo el rapero Dave durante su actuación en los Brit Awards en febrero de 2020, haciendo referencia al estudio: "El menos racista sigue siendo racista". Recibió una reacción generalizada de espectadores furiosos que afirmaban que estaba equivocado y era un desagradecido.

Se trata de un hombre negro que actúa en un programa británico, por lo tanto, Gran Bretaña no es racista, según la discusión. Ha tenido éxito como artista musical en Gran Bretaña, por lo que Gran Bretaña sin duda alguna no es racista. Ha ganado mucho dinero de los fans de este país. Es imposible que seamos racistas. ¿No es así?

La primera vez que fui a Europa del Este, me insultaban cada vez que salía de mi habitación de hotel, por lo que no estoy seguro de que ser el país "menos racista" de Europa sea exactamente una recomendación brillante: el listón no está especialmente alto.

Soy abogada en prácticas, lo que significa que estoy en la etapa final de formación antes de convertirme en abogada de pleno derecho, cualificada y colegiada, casi como si fuera un aprendiz.

Este es uno de los puestos más codiciados y competitivos que hay en este país. Estoy segura de que la gente también me miraría y diría: “Ella es una mujer negra y lo ha conseguido. Eso no sería posible si el racismo todavía fuera un problema en este país”.

Pero lo he logrado a pesar del racismo, no por su ausencia.

La verdad es que he experimentado racismo en todas las etapas de mi vida. Mis primeros recuerdos de ello son de cuando tenía apenas tres años.

Lo seguí sufriendo en mis años en el colegio, donde el aumento del vocabulario tenía como consecuencia el aumento de los insultos, y me llamaban cosas como "Lola la negra cola" y me pegaban y me daban patadas en el patio y en el barrio donde vivía.

Ser silenciosamente "no racista" no es suficiente. El silencio es complicidad.

—Lola-Rose Avery

Hay una larga lista de personas negras comparadas con animales de color oscuro. A mí me tocó cuando un grupo de personas me comparó con un caballo en varias ocasiones mientras estaba en la universidad.

En ese momento, las redes sociales ya existían, así que las personas también podían crear cuentas falsas y enviarme mensajes anónimos de abuso racial más extremo.

Cuando fui a la facultad de derecho, el racismo más encubierto que había experimentado en el pasado se transformó en microagresiones: comentarios sutiles pero ofensivos dirigidos a una minoría, a menudo reforzando involuntaria o inconscientemente un estereotipo.

Cuando me llamaron "agresiva" después de un ejercicio grupal, una profesora tuvo que decir que había escuchado el debate y que yo no era agresiva, sino asertiva. Más tarde, otro estudiante me llamó "gueto".

"No es un problema de los EE. UU. No está aislado”.

Recientemente parece que he despertado a mucha gente al compartir en Twitter algunos ejemplos de mis experiencias, que antes eran impensables para ellos, a pesar de que ha sido mi realidad cotidiana desde siempre y muchas personas negras pueden verse reflejadas sin duda alguna.

Mis experiencias son un microcosmos del racismo que tenemos aquí en Gran Bretaña: lo evidente, sí, pero también lo más sutil, que se infiltra insidiosamente en todos los aspectos de nuestra sociedad y que puede ser imperceptible para cualquiera que no sea el receptor, cualquiera que no sea una persona étnica negra o que pertenezca a una minoría.

El racismo sistémico que provocó la muerte de George Floyd también está a nuestras puertas. No es un problema de los EE. UU. No se trata de incidentes aislados.

Ser silenciosamente "no racista" no es suficiente Los blancos, que son los beneficiarios de este sistema, deben educarse sobre cómo denominar este problema y denunciarlo con la misma vehemencia que los negros y las minorías étnicas si se quiere erradicar. El silencio es complicidad.