• La pandemia ha dado paso a una nueva era de trabajo remoto y las empresas deben crear las mejores condiciones para que los empleados cumplan sus objetivos a distancia.
  • La posibilidad de trabajar a distancia ha aumentado las posibilidades de colaboración internacional entre las organizaciones y al interior de las mismas.
  • En esta nueva era, las empresas se beneficiarán de la formación de sus actuales empleados en habilidades de comunicación intercultural, así como de la contratación de talento con este tipo de experiencia.

La llegada del Covid-19 impuso el distanciamiento social alrededor del mundo, incrementando interacciones virtuales, especialmente en contextos laborales. La necesidad de mantener el contacto durante la pandemia han llevado a que las reuniones virtuales se conviertan en la nueva normalidad. Como consecuencia, no sólo se incrementó la cooperación internacional entre Estados y la comunidad científica, sino también el trabajo internacional y a distancia. Ante esta nueva realidad, las empresas deben crear las mejores condiciones posibles para que sus equipos profesionales cumplan sus objetivos de manera remota.

Sin embargo, algo que quizás no ha sido totalmente considerado por empresas es el aumento de las interacciones interculturales debido a estos encuentros virtuales. Desde el punto de vista de las organizaciones, las interacciones virtuales ofrecen una oportunidad para volverse incluso más globales, y por esto, las interacciones interculturales deben ser alentadas con empeño.

Desde el punto de vista de los empleados, debido a que muchos trabajos se volvieron remotos durante la pandemia, de repente se vio posible conseguir nuevas oportunidades laborales en el exterior sin necesidad de dejar los hogares. En muchos países, los trabajadores pudieron aplicar a puestos remotos con mejores salarios, usualmente en otras monedas, como dólares o euros. El trabajo remoto internacional se convirtió en una gran oportunidad, no sólo para tener mayores ingresos, sino también para encontrar nuevos caminos de crecimiento profesional que no eran posibles a nivel nacional.

Como resultado de este aumento en prácticas de trabajo remotas, los empleados ahora están expuestos a contextos laborales cada vez más diversos. Como respuesta a esto, ahora no solo necesitan habilidades tradicionales, como un avanzado nivel de inglés o experticia digital, sino también habilidades interculturales.

¿Qué son las habilidades interculturales?

La Inteligencia Cultural y Comunicación Intercultural, que incluyen la gestión de la incertidumbre en contextos complejos y diversos, y la eliminación del sesgo inconsciente, por ejemplo, son habilidades que ayudan a los profesionales a relacionarse con colegas de diferentes contextos e identidades culturales, garantizando un ambiente laboral de respeto e inclusión. Además, estas habilidades ayudan a los empleados a cumplir sus objetivos exitosamente al interactuar con audiencias e interlocutores culturalmente diversos.

El liderazgo, la administración de tareas, la comunicación y el trabajo en equipo no significan lo mismo para las personas que provienen de distintos países y culturas. Por ejemplo, mientras que la comunicación puede ser clara y sencilla en algunas culturas y países, en otros puede ser más sofisticada y estratificada. Del mismo modo, la gente puede dar su opinión directa o indirectamente, o la toma de decisiones puede ser consensuada o concentrarse en una persona con poder, según el país y la cultura.

El entendimiento mutuo y la concientización cultural ayudan a los empleados a respetarse mutuamente, y a cumplir objetivos como conseguir nuevos clientes, cerrar negocios exitosamente, dar presentaciones con impacto, y desarrollar alianzas estratégicas.

El impacto de las habilidades interculturales

Entonces, ¿Cómo pueden estas habilidades ayudar a los profesionales a interactuar con personas de otras culturas? El trabajo remoto debe incrementar el entendimiento cultural y el respeto. También debe ayudar a reducir estereotipos, exclusión y discriminación. El mero hecho de trabajar con personas de otras culturas no ayuda automáticamente a que las personas desarrollen una conciencia cultural. Las empresas necesitan invertir en el desarrollo de habilidades interculturales.

Las empresas y organizaciones deberían focalizarse en capacitar a sus equipos y nuevos candidatos en desarrollarse en estas áreas. Las habilidades globales o interculturales que crecieron en demanda durante la pandemia, seguirán teniendo valor de ahora en adelante.

La adaptación y flexibilidad se convirtieron en factores clave para las empresas durante la pandemia, según el reporte “How business can emerge stronger” SEO Panel Survey realizado por PWC. Los resultados muestran que los CEOs priorizarán modelos de negocio flexibles y digitales, así como los orientados a sus empleados. De hecho, el 61% de CEOs encuestados afirmó que el cambio hacia el trabajo remoto persistirá.

Resaltando la creciente importancia de las habilidades interculturales, estos CEOs identificaron demostrar respeto por otros, construir relaciones de confianza y trabajar de manera efectiva en grupos diversos como las tres habilidades requeridas más importantes. Ellas fueron elegidas por encima de tener los estudios y experiencia pertinentes para el puesto de trabajo. En una investigación del British Council se demostró que las competencias interculturales son tan valoradas como las cualificaciones formales.

No hay duda de que el impacto de las diferencias culturales debe ser tenido en cuenta por parte de empresas y organizaciones. Como consecuencia, el desarrollo de la Inteligencia Cultural y Comunicación Intercultural son habilidades requeridas como nunca antes.

Nuevas habilidades para una nueva era

Sin embargo, este es un gran desafío que las empresas y organizaciones enfrentan. Los problemas de comunicación intercultural y otro tipo de obstáculos como la discriminación y exclusión pueden afectar la reputación, así como la productividad y el compromiso, resultando en malentendidos y débil colaboración. Todo esto puede impactar negativamente el crecimiento y éxito de la organización.

Por lo tanto, las empresas deberían capacitar a sus empleados con habilidades interpersonales e interculturales, pero también buscar nuevos talentos con estas habilidades. Una mentalidad global debe liderar los requerimientos de contratación en esta nueva era.