Educación y habilidades

Prospectiva estratégica: cómo preparar nuestra mente para la toma de decisiones intergeneracional

Una silla vacía en una habitación. Future thinking.

¿Qué le dirías a tu versión futura si estuvieras pensando en el futuro? Image: Pexels/Paula Schmidt

Ewa Lombard
Assistant Professor in Sustainable Decision Making, Montpellier Business School
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Educación y habilidades??
La visión global
Explora y monitorea cómo Educación y habilidades afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Educación y habilidades

  • Los estudios sugieren que creer en un futuro positivo de la sociedad puede influir en el modo en que las personas se comportan y toman decisiones en el presente.
  • Cuando la gente cree en un futuro colectivo positivo, altera su comportamiento para que ese futuro no sea sólo una idea remota, sino probable.
  • Aunque resulte difícil imaginar un futuro mejor, los juegos de rol y la simulación para generar pensamiento de futuro pueden crear impresiones duraderas y aumentar nuestra capacidad de imaginar un futuro colectivo positivo.

Imagina una silla vacía que te representa en el año 2050. Sentado frente a esta silla, visualiza a tu versión del futuro llena de coraje y resiliencia frente a los desafíos climáticos. Háblale abiertamente, expresándole tus miedos y preocupaciones; deja que te responda con sabiduría y seguridad, ofreciéndote orientación sobre cómo sortear las incertidumbres. Date cuenta de que en ti reside la capacidad de superar el miedo y abrazar la esperanza de un futuro sostenible.

Este breve guión de psicodrama se basa en un método llamado "la silla vacía", que se utiliza para tratar emociones difíciles del pasado, así como para ayudar a prepararse para conversaciones y situaciones del futuro. También podría ser una técnica útil para aliviar el miedo al futuro debido al cambio climático en un taller colectivo de reflexión sobre el futuro.

Escenarios para la prospectiva estratégica

El pensamiento con escenarios es una herramienta fundamental en el campo de la prospectiva estratégica. Se emplea para anticipar futuros plausibles en un horizonte temporal superior a 10 años. Los escenarios son una ayuda para la toma de decisiones, especialmente en contextos caracterizados por gran incertidumbre.

Pasar por el proceso de desarrollo de escenarios prepara a los responsables de la toma de decisiones y a sus organizaciones para navegar con destreza por los riesgos y oportunidades potenciales que estos futuros pueden albergar. Para los participantes en un taller de este tipo, el ejercicio también proporciona un modelo de predicción a partir del cual pueden ajustar sus creencias actuales sobre el futuro.

¿Has leído?
Cómo caracterizan el futuro los líderes, de tranquilo a tempestuoso.
Cómo caracterizan el futuro los líderes, de tranquilo a tempestuoso. Image: Foro Económico Mundial

La creación de predicciones y la realización de pruebas son la base de la forma en que el cerebro humano percibe y aprende sobre el mundo, y este acto de pre-vivir una experiencia hipotética nos permite pre-entrenar una respuesta en caso de que alguna vez nos encontremos en una situación similar. En otras palabras, al crear recuerdos del futuro, enriquecemos el abanico de lo que es importante, posible y aceptable para nuestro cerebro, además de pre-vivir los sentimientos, acciones y decisiones que una nueva realidad puede suscitar.

¿Por qué es importante pensar en el futuro ahora?

Muchos futurólogos advierten de los sesgos, como el sesgo de disponibilidad y el sesgo de confirmación, a la hora de imaginar futuros alternativos. Pero aparte de filtrar lo que es subjetivamente inverosímil, nuestras mentes pueden no estar dispuestas a afrontar los miedos y preocupaciones que suscita imaginar o simplemente hablar de futuros lejanos.

Aunque nos acercamos a la Cumbre de las Naciones Unidas para el Futuro -o Cumbre del Futuro-, es posible que muchas personas aún no se sientan cómodas con la habilidad de la alfabetización prospectiva, que, como promueve la UNESCO, es la capacidad de utilizar el futuro con eficacia. Puede ser difícil para la gente imaginar horizontes temporales lejanos, como 2050, porque un horizonte temporal típico para la cognición humana es de 10 años en el futuro. Sobre todo si la prioridad es satisfacer las necesidades de supervivencia, como ocurre en los países y comunidades en desarrollo.

Desde el punto de vista neurocientífico, el pensamiento de futuro (también conocido como prospección) está subservido por varios procesos mentales que permiten a los individuos simular, imaginar, planificar y predecir la probabilidad de su futuro. De hecho, la memoria y la imaginación de futuro están estrechamente vinculadas a través de mecanismos neurocognitivos comunes, y ambas están influidas por el estado mental actual (estado de ánimo y emociones), las experiencias pasadas y una disposición conocida como perspectiva temporal futura.

Depresión, burnout y ecoansiedad: sesgos negativos hacia el futuro

El terreno psicológico de las personas influye mucho en su capacidad de prever un futuro positivo. Los estudios subrayan una correlación significativa entre una orientación negativa hacia el pasado -manifestada como recuerdos negativos dominantes, rumiación y arrepentimiento- y una visión pesimista del futuro.

Una orientación negativa hacia el futuro, conceptualizada como un sentimiento de desesperanza futura, expectativas negativas o falta de pensamiento sobre el futuro, impide la capacidad de imaginar y trabajar hacia un futuro positivo. Del mismo modo, la depresión, el burnout y la apatía reducen la capacidad de imaginar el futuro. Además, el aumento de la ecoansiedad, alimentada por la preocupación por la degradación del medio ambiente, y la solastalgia (una forma de angustia existencial causada por el cambio ambiental), pueden obstaculizar la creencia en la propia capacidad para actuar positivamente de cara al futuro.

Empeñarse en pensar en el futuro puede provocar la aparición de esos temores y encerrar nuestra imaginación en visiones de distopía colectiva o, peor aún, en ninguna visión imaginable del futuro.

Cómo ven los líderes los próximos 10 años en términos de riesgos.
Cómo ven los líderes los próximos 10 años en términos de riesgos. Image: Foro Económico Mundial

Creer en un futuro colectivo positivo es una poderosa motivación

Sin embargo, los estudios sugieren que la creencia en un futuro positivo de la sociedad puede influir en la forma en que las personas se comportan y toman decisiones en el presente. Los datos de más de 6000 participantes de 24 países sugieren que la creencia en el desarrollo económico y el progreso científico, así como en los beneficios de construir una comunidad más solidaria y moral en el futuro, predice el compromiso individual en acciones proambientales públicas, privadas y financieras.

Cuando la gente cree en un futuro colectivo positivo, altera su comportamiento para que ese futuro modelado no sea sólo una idea remota, sino una predicción probable. De hecho, los pensamientos episódicos sobre el futuro pueden acabar influyendo en nuestras decisiones y acciones a favor de la persecución de objetivos.

Los vínculos entre el pensamiento de futuro y la toma de decisiones son múltiples, desde la reducción de la distancia psicológica y temporal con el futuro hasta el aumento de la probabilidad estimada de un resultado futuro. El pensamiento de futuro episódico y el pensamiento de futuro colectivo pueden favorecer la consecución de un objetivo común al dar forma a la sensación de que los acontecimientos imaginados ocurrirán (o no) en el futuro, lo que en los estudios se denomina creencia en la ocurrencia futura.

Juegos de rol y simulación para pensar en el futuro

Aunque los estudios sobre el pensamiento colectivo de futuro están en pañales, se caracterizan por un intenso interés tanto por parte de los psicólogos sociales como de los futurólogos. Uno de los primeros estudios notables sugiere que la esperanza de paz es menor en las generaciones más jóvenes que en las de más edad en poblaciones marcadas por décadas de conflicto. Curiosamente, el grado de esperanza en la paz de los participantes aumentó tras una experiencia virtual de envejecimiento de tres minutos en la que veían sus manos envejecidas y eran guiados por el experimentador para imaginar que tenían 80 años y rememorar su pasado.

Este ejemplo pone de relieve que, aunque sea difícil imaginar un futuro mejor que el actual (dadas las predicciones actuales sobre el cambio climático), ciertas intervenciones basadas en juegos de rol y simulaciones pueden crear impresiones duraderas y aumentar nuestra capacidad de imaginar un futuro colectivo positivo.

Los participantes en un taller podrían, por ejemplo, imaginar que se ponen en la piel de su yo futuro o que explican sus elecciones actuales a su hijo o nieto dentro de 25 años. Estas experiencias de inmersión pueden crear una profunda conexión con el futuro, fomentando la empatía y el sentido de la responsabilidad hacia las generaciones venideras -o ayudando a hacer las paces con el miedo al futuro, empoderando la acción en el presente.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Educación y habilidadesFuturo del trabajoLeadership
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo pueden las universidades utilizar blockchain para transformar la investigación

Scott Doughman

26 de marzo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial