Davos Agenda

Debemos rediseñar nuestras interacciones y tecnologías digitales. Aquí te contamos por qué.

Múltiples estudios demuestran que nuestras interacciones digitales tienen efectos reales y cuantificables en nuestra salud mental y bienestar emocional.

Múltiples estudios demuestran que nuestras interacciones digitales tienen efectos reales y cuantificables en nuestra salud mental y bienestar emocional. Image: Shutterstock/Jatuporn Tansirimas

Isaac Castro García
Co-Founder and Co-Chief Executive Officer, Emerge
Sylvester "Sly" Lee
Co-Founder and Co-Chief Executive Officer, Emerge
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Davos Agenda??
La visión global
Explora y monitorea cómo La salud mundial afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Davos Agenda

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial

Listen to the article

  • Múltiples estudios demuestran que nuestras interacciones digitales tienen efectos reales y cuantificables en nuestra salud mental y bienestar emocional.
  • Más del 30% de los adultos de todo el mundo afirman sentirse solos, lo que pone de manifiesto que nos encontramos en medio de una epidemia de soledad.
  • Los grandes productos y empresas del mañana serán los que se centren en la experiencia humana, dando prioridad a la conexión emocional.

Dentro de cinco años, veremos nuestras interacciones digitales actuales del mismo modo que vemos nuestras emisiones de carbono. Durante la última década, las redes sociales han puesto de manifiesto los peligros de la tecnología cuando se diseña sin la humanidad en el centro. Las plataformas y tecnologías actuales explotan el comportamiento humano en beneficio de modelos de negocio quebrados que no alinean el valor de los accionistas con los valores de la sociedad y nuestras necesidades humanas más importantes.

¿Has leído?

Las redes sociales han prometido acercarnos, cuando en realidad sólo han servido para alejarnos aún más. Sin los beneficios de la proximidad física y la comunicación cara a cara, hemos perdido algo crucial que teníamos en nuestras interacciones hace una década: humanidad, intimidad, profundidad y empatía. Hemos cambiado las conexiones reales y la profundidad por interacciones superficiales. Hemos sacrificado la intimidad y la compasión en aras de la comodidad y la rapidez. Ahora, los costes de este intercambio empiezan a ser evidentes.

Epidemia de soledad

Una y otra vez, múltiples estudios han demostrado que nuestras interacciones digitales tienen efectos reales y mensurables en nuestra salud mental y bienestar emocional. Un estudio de la Universidad de Arizona informa de que "la dependencia de los teléfonos inteligentes predice mayores informes de síntomas depresivos y soledad". Otro descubrió que las personas que pasan más tiempo en las redes sociales tienen el doble de probabilidades de experimentar un aislamiento social percibido. En la actualidad, más del 30% de los adultos de todo el mundo afirman sentirse solos, lo que supone aproximadamente 2000 millones de personas. Las pruebas son claras: estamos en medio de una epidemia de soledad.

Ansiamos llegar a los demás, pero las tecnologías actuales siguen limitándonos a dos sentidos y una pequeña ventana rectangular.
Ansiamos llegar a los demás, pero las tecnologías actuales siguen limitándonos a dos sentidos y una pequeña ventana rectangular. Image: Emerge/Phylizia Carrillo

Para contextualizar, vivir con contaminación atmosférica aumenta nuestras probabilidades de muerte prematura en un 5%. Vivir con obesidad las aumenta un 20%. La soledad supera ampliamente a ambas con un 50%, teniendo consecuencias similares a fumar 15 cigarrillos al día. En otras palabras, sentirse solo equivale a fumar un cigarrillo por hora, desde que nos levantamos por la mañana hasta que volvemos a la cama por la noche. Los resultados son alarmantes: las personas con fuertes vínculos sociales tienen "un 50% menos de probabilidades de morir en un periodo de tiempo determinado que las que tienen menos conexiones sociales". La soledad es uno de los mayores peligros vitales de nuestro tiempo.

Comparación de las probabilidades de disminución de la mortalidad en varias enfermedades. Imagen: Social Relationships and Mortality Risk: A Meta-analytic Review (Julianne Holt-Lunstad, Timothy B. Smith, J. Bradley Layton).
Comparación de las probabilidades de disminución de la mortalidad en varias enfermedades. Imagen: Social Relationships and Mortality Risk: A Meta-analytic Review (Julianne Holt-Lunstad, Timothy B. Smith, J. Bradley Layton). Image: Emerge/Evelyn Chin

Reimaginar las interacciones digitales

Afortunadamente, el futuro no está escrito en piedra. Tenemos la oportunidad de reimaginar nuestras interacciones digitales y diseñarlas con la humanidad en el centro. Los grandes productos y empresas del mañana serán los que se centren en la experiencia humana, priorizando la conexión emocional y la presencia compartida sobre la superficialidad de la comodidad y la influencia.

En la actualidad, el metaverso se describe como un "espacio colectivo virtual compartido", donde las personas pueden interactuar entre sí en un entorno simulado. La reciente explosión de libros sobre el metaverso, medios de comunicación, iniciativas y decenas de miles de millones de dólares gastados por las empresas en los últimos cinco años es indicativa del cambio tecnológico que se está produciendo. Mientras exprimimos las últimas gotas de avance tecnológico móvil, está claro que en 2033 no estaremos haciendo largas colas para el iPhone 24. En su lugar, estaremos utilizando un nuevo teléfono móvil. En su lugar, utilizaremos una plataforma informática totalmente nueva.

El metaverso que queremos utilizar se construirá sobre la base de nuestras necesidades emocionales y psicológicas. La transición hacia él será tecnológica, pero, lo que es más importante, supondrá un cambio de paradigma sociológico. Aunque los debates iniciales se centraron en proyectos que nos hacían rascarnos la cabeza, como la propiedad virtual de la tierra y las NFT carentes de valor real, sabemos que el "por qué" por el que merece la pena luchar es la presencia compartida: la capacidad de sentirnos presentes con alguien que no está físicamente allí. Con cada nuevo paradigma tecnológico, tenemos la oportunidad de construir el mundo en el que queremos vivir. En un futuro muy próximo, en lugar de una videollamada temblorosa con nuestra abuela en un pequeño smartphone rectangular, ¿qué pasaría si ella pudiera aparecer en tu salón como un holograma totalmente encarnado, y tú pudieras alargar la mano y cogerla físicamente?

Emerge crea productos que tienden puentes entre la distancia y el tiempo. El simple contacto de la mano de un ser querido puede salvar distancias emocionales.
Emerge crea productos que tienden puentes entre la distancia y el tiempo. El simple contacto de la mano de un ser querido puede salvar distancias emocionales. Image: Emerge/Mauricio Terán

Dentro de este nuevo paradigma, tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada y las interfaces cerebro-cerebro desempeñarán un papel crucial. Entrarán en juego nuevos equipos, plataformas, disciplinas y sentidos. Redefiniremos los contratos sociales en el mundo virtual, donde la emoción, la confianza y la seguridad se convertirán en nuestras divisas más importantes. Descentralizaremos la experiencia de la plataforma en favor del ser humano.

Daremos a nuestra hija una caricia tranquilizadora desde el otro lado del océano. Cogeremos la mano de nuestra abuela fallecida. Jugaremos al ajedrez con nuestro mejor amigo, que se mudó por motivos de trabajo, y derribaremos las barreras de la distancia y el tiempo. Atesoraremos esos momentos significativos. No sustituiremos las experiencias en persona, sino que mejoraremos nuestras experiencias virtuales para los momentos en que no sea posible estar físicamente cerca. Nuestras interacciones digitales con los demás volverán a centrarse en nuestra experiencia humana.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Davos AgendaTecnologías emergentesLa salud mundialSalud mental
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Construir una economía del cuidado: 4 líderes explican por qué invertir hoy creará un impulso positivo de prosperidad

Silja Baller and Julia Hakspiel

8 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial