Bienestar y Salud Mental

Explicado: ¿Cómo afecta el cambio climático a la salud mental?

Las temperaturas más altas derivadas del cambio climático pueden tener efectos negativos en la salud mental, como el bajo estado de ánimo, mientras que los trastornos psiquiátricos tienden a aumentar durante las olas de calor.

Las temperaturas más altas derivadas del cambio climático pueden tener efectos negativos en la salud mental, como el bajo estado de ánimo, mientras que los trastornos psiquiátricos tienden a aumentar durante las olas de calor. Image: Unsplash/Matt Palmer

Alessandro Massazza
Research Manager, Evidence Wellcome
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Bienestar y Salud Mental??
La visión global
Explora y monitorea cómo Salud mental afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Society and Equity

Este artículo es parte de: Centre for Nature and Climate

Listen to the article

Este artículo se publicó por primera vez en Wellcome.org en inglés.

  • El aumento de las temperaturas como consecuencia del cambio climático puede tener efectos negativos en la salud mental, como el bajo estado de ánimo, mientras que los trastornos psiquiátricos tienden a aumentar durante las olas de calor.
  • Los fenómenos meteorológicos extremos pueden causar angustia psicológica y conducir potencialmente al trastorno de estrés postraumático, la depresión y los trastornos por consumo de sustancias.
  • Ciertos medicamentos para problemas de salud mental también pueden alterar la capacidad del organismo para regular la temperatura, lo que significa que las personas que toman estos medicamentos son especialmente vulnerables a las altas temperaturas.
  • Se necesita más investigación sobre cómo intervenir lo antes posible para prevenir y gestionar los problemas de salud mental en el contexto del cambio climático.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de 2022 declaró que existe una confianza muy alta en que el cambio climático haya afectado negativamente a la salud mental. Teniendo en cuenta que los problemas de salud mental frenan a millones de personas cada día, es crucial que comprendamos cómo puede afectar el cambio climático a nuestra salud mental.

Fenómenos meteorológicos extremos y salud mental

El cambio climático está provocando fenómenos meteorológicos más frecuentes y extremos, como inundaciones y tormentas. Las personas que viven estas situaciones pueden verse expuestas a sucesos potencialmente traumáticos, como presenciar lesiones graves o la muerte. Como consecuencia, muchas personas experimentarán mayores niveles de angustia psicológica y una minoría puede desarrollar problemas de salud mental más graves, como trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión o trastornos por consumo de sustancias.

Los fenómenos meteorológicos extremos también pueden repercutir en algunos de los determinantes sociales y económicos de la salud mental al provocar desempleo, falta de vivienda o inseguridad alimentaria e hídrica. Esto, a su vez, también puede afectar negativamente a la salud mental.

Las personas, las familias y las comunidades suelen mostrar altos niveles de resiliencia ante fenómenos meteorológicos extremos y la mayoría de las personas se recuperan totalmente o mantienen una buena salud mental con el apoyo psicosocial adecuado. Sin embargo, con la escalada y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, no sabemos si este tipo de resiliencia puede durar a largo plazo.

Calor y salud mental

El cambio climático está provocando un aumento de las temperaturas en todo el mundo, lo que puede tener diversos efectos perjudiciales para la salud mental. Por ejemplo, las hospitalizaciones por trastornos psiquiátricos y las visitas psiquiátricas de urgencia tienden a aumentar durante las olas de calor. También se ha demostrado que las tasas de suicidio son más altas durante las olas de calor y se espera que aumenten con el aumento de las temperaturas, aunque las pruebas sobre la relación entre el calor y el suicidio siguen siendo contradictorias.

Aún no se conocen bien los vínculos entre el calor y la mala salud mental. Una hipótesis es que el aumento de las temperaturas puede bajar el estado de ánimo, haciendo que las personas se sientan más irritables y estresadas y empeoren los síntomas de los problemas de salud mental. A nivel mundial, se ha demostrado que los periodos de olas de calor están relacionados con un mayor sentimiento negativo expresado en Internet.

¿Has leído?

El calor también puede alterar el sueño, y dormir mal puede aumentar los problemas de salud mental. Un estudio muy amplio que analizó diez mil millones de observaciones del sueño descubrió que el calentamiento de las noches está mermando el sueño humano a nivel mundial y de forma desigual, siendo este efecto tres veces mayor para los residentes de los países con menores ingresos.

Por último, algunos medicamentos para problemas de salud mental pueden alterar la capacidad del organismo para regular la temperatura, lo que significa que las personas que los toman son especialmente vulnerables a las altas temperaturas.

Contaminación atmosférica y salud mental

Se ha demostrado que el cambio climático y el aumento de las temperaturas incrementan los niveles de alérgenos y contaminantes presentes en el aire, lo que se traduce en un declive de su calidad.

Cada vez hay más pruebas de que la mala calidad del aire puede afectar negativamente a la salud mental, en particular a la depresión y la ansiedad. Un amplio estudio entre todas las personas mayores de 65 años inscritas en Medicare en EE.UU. mostró que la exposición a corto plazo a contaminantes (PM2,5 y NO2) se asociaba con un mayor riesgo de ingreso hospitalario agudo por trastornos psiquiátricos.

Del mismo modo, los niveles más altos de contaminación atmosférica se han relacionado con un mayor uso de los servicios de salud mental entre las personas con trastornos psicóticos o del estado de ánimo en el Reino Unido.

También se ha demostrado que la exposición a la contaminación atmosférica durante la infancia y la adolescencia está relacionada con la aparición de problemas de salud mental en la transición de los jóvenes a la edad adulta. Se sugiere que esto se debe a que la contaminación atmosférica perjudica el desarrollo normal del sistema nervioso central.

Enfermedades infecciosas y salud mental

El cambio climático es un factor importante en la aparición de enfermedades infecciosas en nuevas partes del mundo, como la malaria, el dengue y el zika. La supervivencia, reproducción, abundancia y distribución de patógenos, vectores y huéspedes pueden verse influidas por los cambios asociados al calentamiento global.

La salud física y mental están intrínsecamente entrelazadas. Estar expuesto a tasas más elevadas de enfermedades infecciosas puede tener efectos perjudiciales significativos en la salud mental debido a la hospitalización o a vivir con las consecuencias a largo plazo de una infección grave. Las personas que padecen ciertas enfermedades, como las tropicales desatendidas, también pueden sufrir estigmatización y discriminación.

Ansiedad climática y otras reacciones psicológicas emergentes al cambio climático

Además de la exposición directa a los riesgos climáticos, cada vez más personas manifiestan reacciones psicológicas relacionadas con la perspectiva del cambio climático.

No existe un diagnóstico clínico para estas experiencias, pero ha habido varios intentos de captarlas con nuevos términos. Estos incluyen (entre otros):

  • solastalgia - incapacidad de encontrar consuelo en un paisaje familiar debido a la degradación medioambiental
  • duelo ecológico: sentimiento de pérdida que surge al experimentar la degradación del medio ambiente
  • Ansiedad climática: sentimiento de ansiedad ante el cambio climático.

Un amplio estudio realizado con 10.000 niños y jóvenes de 10 países reveló que el 45% de los encuestados afirmaba que sus sentimientos sobre el cambio climático afectaban negativamente a su funcionamiento diario. Otro estudio reveló que las emociones negativas relacionadas con el clima se asociaban a más síntomas de insomnio y mala salud mental.

Algunos sostienen que se trata de reacciones psicológicas adaptativas y constructivas al cambio climático y que no debemos patologizarlas. Cada vez hay más pruebas de que, en algunos casos, los niveles más altos de ansiedad climática pueden estar relacionados con niveles más altos de comportamientos proambientales.

¿Quiénes corren más riesgo de sufrir los efectos del cambio climático en su salud mental?

Aunque el cambio climático es un fenómeno global, sus efectos se dejan sentir de forma desigual en todo el mundo. Lo mismo ocurre con los efectos del cambio climático en la salud mental, ya que las comunidades y los grupos de personas con menos capacidad de adaptación al cambio climático tienen más probabilidades de sufrir las peores consecuencias para la salud mental.

Aunque la mayoría de las investigaciones sobre cambio climático y salud mental se han realizado en Europa, Norteamérica y Australia, muchos de los lugares más vulnerables al cambio climático se encuentran en entornos de ingresos bajos y medios. Estas comunidades suelen estar más expuestas al cambio climático, como las sequías, y cuentan con menos recursos para adaptarse a él. No hay muchos datos sobre estas comunidades, pero un pequeño estudio realizado entre pastores etíopes reveló que la inseguridad del agua contribuía a la preocupación y la fatiga extremas.

Otro pequeño estudio realizado en Tuvalu, un pequeño Estado insular en desarrollo del Océano Pacífico muy vulnerable al cambio climático, descubrió que una elevada proporción de los encuestados experimentaba angustia psicológica en relación con los factores de estrés del cambio climático hasta un grado tal que causaba deterioro en una o más áreas de la vida cotidiana.

Las comunidades indígenaspueden estar especialmente conectadas y depender del entorno natural que las rodea, lo que las expone a un mayor riesgo de experimentar una mala salud mental debido al cambio climático. Estas comunidades también poseen importantes formas de conocimiento y experiencia locales que pueden contribuir a su resiliencia e informar sobre las respuestas al cambio climático en otras zonas del mundo.

Otros grupos que se considera que corren especial riesgo de padecer mala salud mental debido al cambio climático son:

  • Jóvenes
  • Mujeres
  • Personas mayores
  • Personas sin hogar
  • Personas con problemas graves de salud mental y física

¿Cómo podemos prevenir y gestionar los efectos del cambio climático en la salud mental?

Para evitar los peores efectos del cambio climático sobre la salud, debemos abandonar nuestra dependencia de los combustibles fósiles en favor de energías limpias y renovables, detener la deforestación y restaurar nuestros hábitats naturales.

Las distintas estrategias de mitigación del cambio climático pueden tener múltiples beneficios colaterales para la salud mental. Cambiar a modos de transporte más activos cuando sea posible, como ir en bicicleta o a pie, puede tener efectos positivos en la salud mental, dada la relación entre la actividad física y la salud mental.

Del mismo modo, aumentar el acceso a los espacios verdes también puede tener efectos positivos en la salud mental. Una investigación financiada por Wellcome ha demostrado que estar en un espacio verde como un bosque o un parque, aunque solo sea durante 15 minutos, puede mejorar inmediata y momentáneamente el estado de ánimo y reducir los sentimientos de ansiedad de los jóvenes.

Aunque reduzcamos las emisiones y alcancemos los objetivos mundiales de cero emisiones para 2050, muchos de los efectos del calentamiento global son ya irreversibles. Por lo tanto, para proteger la salud de la población en el futuro es esencial que también nos adaptemos al cambio climático en curso.

Existen múltiples intervenciones eficaces basadas en pruebas para diferentes trastornos de salud mental. Algunas se han probado en contextos que pueden ser especialmente relevantes para el cambio climático, como catástrofes o con poblaciones migrantes y refugiadas. Sin embargo, se necesita más investigación sobre cómo intervenir lo antes posible para promover la salud mental y prevenir y gestionar los problemas de salud mental en el contexto del cambio climático.

La labor de Wellcome en el ámbito del clima y la salud prevé un mundo en el que se evite una catástrofe climática que permita el florecimiento de la salud humana. Esto incluye un futuro en el que nadie se vea frenado por problemas de salud mental en el contexto del cambio climático.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Bienestar y Salud MentalSalud y sistemas de saludAcción climáticaNaturaleza y Biodiversidad
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

4 formas sorprendentes de encontrar la felicidad, según los estudios

Michael Purton

12 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Iniciar sesión
  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial