Salud mental

Cómo afrontar la creciente crisis de salud mental de los trabajadores

Tenemos que normalizar las conversaciones sobre salud mental en el lugar de trabajo.

Tenemos que normalizar las conversaciones sobre salud mental en el lugar de trabajo. Image: Getty Images

Aleksandra Agatowska
Chief Executive Officer, PZU Życie, PZU Group
Shyam Bishen
Head, Centre for Health and Healthcare; Member of the Executive Committee, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Salud mental??
La visión global
Explora y monitorea cómo Salud mental afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Salud mental

Este artículo es parte de: Reunión Anual del Foro Económico Mundial
  • La salud mental de los empleados puede influir en la productividad, la innovación y la prosperidad económica.
  • Las organizaciones deben ayudar a afrontar esta crisis de salud pública apoyando a las personas y a las comunidades.
  • Aquí esbozamos como configurar políticas de salud mental en el lugar de trabajo y fomentar una cultura de atención.

En el complejo mosaico de retos globales, pocos hilos conductores son tan críticos como el bienestar mental de nuestra mano de obra. Más allá de ser una obligación moral, la salud mental de los empleados es una piedra angular estratégica para el éxito de las organizaciones, ya que influye en la productividad, la innovación y la prosperidad económica.

En Europa, la crisis de salud mental es cruda. La encuesta del Eurobarómetro 2023 reveló que el 46% de los encuestados se enfrentaron a problemas emocionales o psicosociales el año pasado, pero más de la mitad no buscó ayuda profesional, lo que indica la existencia de grietas en la infraestructura sanitaria cuando las personas son más vulnerables.

Polonia refleja la inestabilidad regional. El año pasado se produjeron casi 1,3 millones de bajas por enfermedad debidas a trastornos mentales y del comportamiento, lo que se tradujo en 23,8 millones de días de ausencia por enfermedad. Eso supone el 10% de todas las ausencias causadas por incapacidad laboral temporal. Los trastornos mentales y del comportamiento ocupan un lugar destacado entre las enfermedades.

¿Has leído?

En una investigación de IQS encargada por PZU, el 84% de los polacos declararon que la salud mental es el área más importante que afecta a su bienestar general. Numerosos estudios confirman que el trabajo influye en la salud mental de los empleados, lo que demuestra la necesidad de acciones activas para apoyar la resiliencia mental de los trabajadores.

Casi el 90% de los empleados consideran necesario que los empresarios introduzcan un programa que se ocupe de la salud mental y esperan que la empresa ayude a quienes lo necesiten, facilitando también el acceso a apoyo especializado si es necesario. A pesar de estas cifras, sólo el 18,5% de los empleados polacos consideran que existe apertura en su organización a la hora de informar sobre problemas mentales.

¿Has leído?

    Amenazas para la optimización global de la mano de obra

    La agitación a la que se enfrentan los empleados abarca desde el estrés laboral exacerbado por la pandemia hasta la ansiedad climática. Las consecuencias van más allá de la angustia individual. Los problemas de salud mental no resueltos, que aumentan el absentismo y el abandono, al tiempo que reducen el compromiso, disminuyen sustancialmente la productividad y aumentan los costes para las organizaciones con el paso del tiempo.

    Dado que la cultura interna determina la percepción externa, una mala salud mental se traduce en pérdida de reputación, pérdida de clientes y disminución de ingresos. Abordar esta crisis es una misión crítica para la sostenibilidad de la organización, la resiliencia de la sociedad y la optimización de la fuerza laboral global en el panorama del siglo XXI, definido por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad.

    Como la cultura interna y la reputación externa están cada vez más interrelacionadas, a menudo la competitividad de una organización viene definida por la experiencia holística de sus empleados. En tiempos de incertidumbre y ansiedad climática, las estructuras de apoyo a la salud mental en el lugar de trabajo se vuelven más críticas que nunca para retener y comprometer plenamente el talento.

    Necesidad de urgencia

    Es evidente que existe un vínculo inextricable entre nuestra propia sostenibilidad como empresas y el bienestar de los empleados que impulsan el progreso. Solo si abordamos juntos esta crisis de salud pública a través de marcos cooperativos, sanando tanto a las personas como a las comunidades, podremos liberar plenamente nuestro potencial colectivo.

    Los empleadores, que determinan la ética cultural y el acceso a la asistencia, están en una posición única para impulsar el cambio. Aunque existen muchas intervenciones progresistas, desde el asesoramiento psicológico y las políticas de trabajo híbrido hasta la formación en resiliencia y las iniciativas de servicios a la comunidad, su adopción sigue estando aislada. Esto exige un planteamiento integrado alineado con el futuro del trabajo.

    Descubre

    ¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la salud mental?

    Soluciones multidimensionales

    Aunque los retos parecen monumentales, existen soluciones en múltiples frentes. Las políticas en el lugar de trabajo, la ética cultural y el acceso a las prestaciones de salud mental enmarcan la actuación de los empleadores para impulsar un cambio positivo. Sin embargo, a pesar de estar en una posición única para influir en los resultados, muchas empresas no han dado suficiente prioridad a la salud mental dentro de sus ecosistemas. Esto exige centrarse urgentemente en normalizar las conversaciones sobre salud mental en el tejido empresarial.

    Para hacer frente a estos retos, es imprescindible formular políticas, prestaciones y normas culturales en el lugar de trabajo que den prioridad a la salud mental. Medidas como la iniciativa Mental Health in the Workplace (Salud Mental en el Trabajo), del Foro Económico Mundial, que forma parte de la iniciativa más amplia Healthy Workplaces (Lugares de Trabajo Saludables), se erigen como faros de esfuerzos de colaboración destinados a sintetizar soluciones holísticas basadas en pruebas. Estos esfuerzos implican a partes interesadas de diversos sectores y grupos demográficos, fomentando la salud de los empleados y la resiliencia de la sociedad a escala mundial.

    Entre los participantes proactivos en esta iniciativa mundial se encuentra la aseguradora PZU. Su marco multidimensional, personificado en la estrategia #WellBeing, combina la energía vital, la resiliencia mental y el equilibrio entre la vida laboral y personal a través de un repertorio de diversas iniciativas. Su conjunto de ofertas incluye líneas telefónicas confidenciales de apoyo emocional, plataformas de orientación en línea, campañas de voluntariado en el lugar de trabajo e instalaciones de trabajo híbridas. La investigación activa y la colaboración entre jerarquías hacen de la salud mental una prioridad, fomentando una cultura de atención y confianza.

    Los empleados tienen acceso a un asesoramiento crucial en caso de problemas personales o profesionales a través de líneas directas, mientras que las plataformas en línea ofrecen una orientación esencial en caso de crisis mental. El trabajo a distancia permite una mayor armonía entre las responsabilidades, y las campañas de voluntariado unen a la comunidad en torno a causas sociales más amplias. En última instancia, estas intervenciones no sólo facilitan el acceso al apoyo, sino que también impulsan el cambio cultural, fomentando la resiliencia en medio de una complejidad e incertidumbre crecientes.

    A medida que nos enfrentamos a la creciente crisis de salud mental entre los trabajadores, podemos dar rienda suelta al poder transformador de la colaboración entre empresarios, gobiernos, organizaciones sin ánimo de lucro y proveedores de servicios sanitarios.

    Las iniciativas polifacéticas de PZU Życie (aseguradora de vida del Grupo PZU) demuestran que los líderes financieros pueden desempeñar un papel fundamental en la formación de una mano de obra más sana y resistente. Su compromiso con la educación, ejemplificado a través de conferencias, seminarios web y plataformas dedicadas al bienestar, se completa con todo un ecosistema de productos de seguros de vida, servicios (atención médica, incluidas consultas psicológicas) y beneficios (acceso gratuito a actividades deportivas) que ayudan a otras empresas a cuidar del bienestar de sus empleados. Al fin y al cabo, la salud mental no puede separarse de una buena salud física y de relaciones sociales positivas.

    Un llamamiento al cambio

    Al encontrarnos en una coyuntura crítica, nuestro imperativo es claro: debemos defender una cultura de atención, resiliencia y vitalidad en nuestros lugares de trabajo globales. El empresario del siglo XXI debe ir más allá de una visión transaccional de la mano de obra. Las estrategias holísticas integradas en el ADN de la organización, que abarcan estructuras de apoyo emocional, políticas de trabajo flexibles, acceso a servicios de salud mental y un espíritu de confianza, transparencia y propósito colectivo, son fundamentales para alimentar fuerzas laborales florecientes y economías prósperas.

    Juntos, construyamos sistemas inclusivos en los que todo el mundo disponga del andamiaje necesario para prosperar a pesar de la creciente complejidad. Nuestro futuro común depende del bienestar que invirtamos en mejorar hoy. La única manera de avanzar es juntos. El compromiso colectivo de las partes interesadas de todos los sectores puede mejorar el bienestar individual, optimizar la mano de obra en todo el mundo, estimular la preparación para el futuro y desbloquear la prosperidad socioeconómica. Ahora que nos encontramos en un precipicio, la necesidad de apoyar la salud mental de los empleados es clara y urgente. Nuestra capacidad para forjar sistemas inclusivos, en los que todos puedan prosperar, depende de la prioridad que concedamos hoy a esta cuestión. El futuro empieza ahora.

    Loading...
    No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

    Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

    Inscríbete de forma gratuita

    Licencia y republicación

    Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

    Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

    Temas relacionados:
    Salud mentalDavos AgendaFuerza laboral y empleoFuturo del trabajoHealth and Healthcare
    Comparte:
    World Economic Forum logo
    Agenda Global

    La Agenda Semanal

    Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

    Suscríbete hoy

    Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

    Una generación a la deriva: Por qué los jóvenes son menos felices y qué podemos hacer al respecto

    Andrew Moose and Ruma Bhargava

    8 de abril de 2024

    Sobre nosostros

    Eventos

    Medios

    Socios y Miembros

    • Únete

    Ediciones en otros idiomas

    Política de privacidad y normas de uso

    © 2024 Foro Económico Mundial