• Los robots ayudan a los humanos en un número creciente de lugares, desde yacimientos arqueológicos hasta zonas de catástrofe y alcantarillas.
  • Los robots pueden recopilar datos, entrar en espacios reducidos e incluso llamar el ascensor.
  • Según el Foro Económico Mundial, la automatización creará 97 millones de nuevos puestos de trabajo en el futuro.

Los robots en el lugar de trabajo se asocian a menudo con la expulsión de los trabajadores humanos de sus puestos de trabajo.

Pero en muchos lugares del mundo, los robots y la tecnología relacionada, como la inteligencia artificial, están ayudando a los humanos en una serie de trabajos. Esto incluye trabajos de alto riesgo y complejos, y en lugares a los que los humanos no pueden llegar.

Estos son seis ejemplos.

Robots como Spot están ayudando a los humanos a desenvolverse en lugares de trabajo peligrosos.
Robots como Spot están ayudando a los humanos a desenvolverse en lugares de trabajo peligrosos.
Imagen: Parque Arqueológico de Pompeya

El perro robot de Pompeya

En las antiguas ruinas romanas de Pompeya, un perro robot llamado Spot ha sido contratado para realizar patrullas de seguridad.

Este robot cuadrúpedo puede inspeccionar "incluso los espacios más pequeños con total seguridad", dice el Parque Arqueológico de Pompeya, que se ocupa de la conservación del yacimiento, cerca de Nápoles (Italia).

Spot también ayudará a inspeccionar los túneles subterráneos excavados por los cazadores ilegales de reliquias que se están descubriendo en los alrededores de Pompeya. La ciudad y unas 20.000 personas quedaron sepultadas cuando el Monte Vesubio entró en erupción en 1979. Los datos que registre Spot ayudarán a sus colegas humanos a gestionar la seguridad del yacimiento y de sus trabajadores.

Entregas robotizadas

En Zúrich (Suiza), una empresa llamada Swiss-Mile ha desarrollado un robot sobre cuatro ruedas que puede agilizar el reparto de mercancías en las ciudades.

Además de poder desplazarse por sí mismo, el "transformer humanoide cuadrúpedo" puede subir escaleras y mantenerse en pie sobre sus dos ruedas traseras. Esto significa que puede llamar el ascensor y, "en el futuro, coger paquetes y abrir puertas", dice la empresa.

Las entregas suelen quedar atrapadas en el tráfico cuando se acercan a su destino. La idea es que el robot se encargue de estos problemas de entrega en la "última milla" de una forma más rápida y eficiente desde el punto de vista energético.

La robótica en la asistencia social

En Escocia, una de las principales áreas de interés es el uso de la robótica y la inteligencia artificial en entornos de asistencia social. En el National Robotarium, un nuevo centro de robótica e inteligencia artificial, se ha creado un laboratorio de asistencia que parece un hogar real.

Los científicos de este centro utilizan la robótica, la IA y las tecnologías de sensores para llevar a cabo funciones como el control de las condiciones de salud a largo plazo. La tecnología también puede ayudar a las personas en tareas como llamar por teléfono, encender las luces, abrir las puertas o ver la televisión.

El objetivo es ayudar a las personas a vivir de forma más independiente, y también dar un respiro a los cuidadores. En Escocia hay 1,1 millones de cuidadores no remunerados, según el National Robotarium, y una quinta parte de ellos afirma no haber tenido un descanso en más de cinco años.

Los robots de asistencia podrían trabajar en colaboración con los cuidadores de los centros de atención social.
Los robots de asistencia podrían trabajar en colaboración con los cuidadores de los centros de atención social.
Imagen: National Robotarium

Robots blandos para espacios reducidos

Hay robots de todas las formas y tamaños. En la Universidad China de Hong Kong, los científicos están descubriendo nuevos usos para un robot hecho de baba magnética, según informa New Scientist.

El robot tiene la consistencia de las natillas. Pero se ha mezclado con partículas magnéticas que pueden moverse y controlarse mediante imanes externos. Al ser blando, el limo puede pasar por espacios estrechos de 1,5 mm de diámetro y agarrar objetos sólidos envolviéndolos.

En las máquinas, el limo puede realizar funciones como la reparación de circuitos, dicen los investigadores en la revista Advanced Functional Materials. En los seres humanos, el limo puede "tragar y transportar cosas dañinas", como un objeto peligroso ingerido por error.

Robots de búsqueda y rescate

En zonas de catástrofe de difícil acceso y con gran peligro para la vida, los robots proporcionan un apoyo invaluable a los equipos humanos de búsqueda y rescate.

Se trata de pequeños y resistentes vehículos con orugas, cámaras y sensores que pueden buscar entre los escombros y trepar por los obstáculos. Teledyne FLIR, especialista en tecnología de detección con sede en Oregón (Estados Unidos), utilizó robots de este tipo en junio de 2021, cuando un bloque de torres se derrumbó parcialmente en el barrio de Surfside, en Florida.

En Japón, los equipos universitarios están desarrollando otro tipo de robot de búsqueda y rescate: un robot parecido a una manguera con una cámara de vídeo llamada Active Scope Camera que puede buscar en el interior de los edificios derrumbados. Los drones también ayudan a los equipos de búsqueda y rescate a ver los lugares de la catástrofe desde arriba.

Robots subterráneos

Las alcantarillas son otro escenario en el que los robots ayudan a los humanos a realizar trabajos difíciles.

Los fatbergs -grandes trozos de grasa, toallitas de pañales y otros artículos que se tiran por los desagües- son un problema creciente. Obstruyen las tuberías de agua y pueden provocar inundaciones.

Sewer Robotics, una empresa holandesa, está especializada en la fabricación de robots oruga que inspeccionan, limpian, cortan y mantienen las tuberías subterráneas. Sus robots están equipados con chorros de agua a alta presión que pueden romper los fatbergs, informa Wired.

La automatización en el trabajo

Además de los robots especializados como éstos, otros tipos de automatización están cambiando la naturaleza del trabajo.

En su Informe sobre el Futuro del Empleo 2020, el Foro Económico Mundial predice que para 2025 pueden surgir 97 millones de nuevos puestos de trabajo a medida que se acelera la automatización. Esta cifra es superior a los 85 millones de puestos de trabajo que, según las previsiones, desplazará la tecnología en todo el mundo.

En un blog del Foro, el experto en automatización Pascal Bornet afirma que la automatización inteligente liberará a los trabajadores para que puedan asumir elementos más creativos de su trabajo.

"Ayuda a los empleados a hacer el trabajo más rápido y mejor, pero también a tener más tiempo para centrarse en lo que realmente importa", afirma.