• Sin una vacuna o un tratamiento eficaz para COVID-19, podríamos enfrentarnos de forma continua al contagio y a la muerte al menos hasta finales de 2020.
  • Para evitar una mayor propagación del coronavirus, debemos controlar qué parte de la población ha estado en contacto con el virus y es potencialmente inmune.
  • Para evitar un colapso económico, los gobiernos deberán asumir funciones de gran magnitud sin precedentes para garantizar la continuidad del negocio y los empleos.

Unos meses después, todavía es difícil constatar la escala y el alcance del impacto global de COVID-19. Un tercio de la población mundial se encuentra bajo algún tipo de «confinamiento». Más de 200 países están afectados, y en muchos lugares el número de nuevos casos y muertes todavía crece exponencialmente. Mientras tanto, se está fraguando una segunda crisis en forma de recesión económica.

Todos queremos dejar atrás esta crisis lo antes posible. Pero, al margen del ansia que tenemos por reiniciar nuestra vida social y económica, para hacerlo, debemos centrarnos en la salud pública. Eso tiene un coste enorme, pero es mejor que la alternativa. La colaboración del gobierno y de las empresas, basada en la evidencia científica más reciente, es nuestra mejor oportunidad para evitar que una recesión a corto plazo se convierta en una depresión global.

Si bien los gobiernos y las empresas que han «doblado la curva» pueden poner en marcha con cautela iniciativas para restablecer partes de la vida social y económica, siempre supervisadas por funcionarios de salud pública, las empresas deben dejar atrás temporalmente sus intereses competitivos y trabajar conjuntamente para garantizar que se obtenga lo antes posible la vacuna más efectiva y la producción necesaria comience a gran escala lo antes posible. Es la única salida verdadera de esta crisis.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Empecemos por reconocer los datos médicos disponibles en la actualidad. Si bien aún no conocemos todos los hechos sobre COVID-19, está claro que planteará un riesgo excepcional para la salud pública mundial durante al menos otro año y posiblemente mucho más, debido a tres razones esenciales. En primer lugar, este nuevo coronavirus es extremadamente contagioso. En segundo lugar, la enfermedad de COVID-19 que provoca es muy grave. En tercer lugar —y esto es crucial— no tenemos inmunidad «de fondo» en la población y todavía no contamos con una vacuna.

Primero debemos considerar su potencial de contagio. Cualquier persona infectada con este nuevo virus contagia por término medio a otras dos o tres personas y nadie es inmune ante este nuevo virus. En pocas semanas, este virus ha infectado a millones (el recuento oficial de casos sigue siendo inferior a 2 millones, pero el recuento no oficial es probablemente al menos cinco veces más elevado y sigue aumentando). En los próximos meses, COVID-19 pondrá en peligro a la mayoría de la población mundial.

Eso significa que nos enfrentamos a una pandemia a gran escala y no hay atajos para salir de ella. En los últimos 100 años, este virus solo puede compararse con la gripe española de 1918, que durante dos años mató a aproximadamente 50 millones de personas y a la que siguió la depresión económica de 1920-1921. Esa gripe también fue un virus muy contagioso y virulento, contra el que la población mundial no tenía inmunidad alguna. Si esa catástrofe se repite, nos enfrentamos a la posibilidad de que se produzcan muchos millones de muertes y una depresión prolongada.

Difusión de COVID-19 a nivel mundial.
Difusión de COVID-19 a nivel mundial.
Imagen: Foro Económico Mundial

En segundo lugar, ahora sabemos que la tasa de mortalidad de los casos confirmados de COVID-19 es del orden del 5 %. La tasa de mortalidad en todos los casos (incluidos los que aún no están reconocidos) aún se desconoce, pero lo más probable es que sea al menos de un 1 %. Estos porcentajes son muy serios: suponen, cuando menos, una cifra entre 10 y 50 veces mayor que la gripe estacional y comparable a la infame «gripe española». Todos los parámetros epidemiológicos (posibilidad de contagio, virulencia y falta de inmunidad) son similares entre la gripe española y COVID-19.

En consecuencia, los hospitales de todo el mundo están inundados de pacientes. Desde Nueva York a Tokio, y desde Barcelona a Teherán, miles de personas ya mueren todos los días, en lo que solo puede describirse como una emergencia de salud global increíblemente excepcional: todos los trabajadores sanitarios «de primera línea» de todo el mundo afirman que nunca han visto algo así.

En tercer lugar, y este es el mayor problema: no hay vacuna y ni siquiera un tratamiento muy efectivo. Una vacuna contra la gripe es inútil contra COVID, como lo son la mayoría de fármacos existentes que han sido probados. Los informes sobre la eficacia (parcial) de la cloroquina o los fármacos contra el VIH están pendientes de confirmación. Eso nos deja con la perspectiva de muertes y contagios continuos hasta al menos finales de finales de 2020.

Por si esta perspectiva drástica no fuera suficiente, hay que tener en cuenta que el impacto del virus hasta ahora se ha sentido principalmente en el mundo desarrollado, el «Norte Global». Sin embargo, la cifra final de muertos y gran parte de sus repercusiones socioeconómicas vendrán determinadas por su propagación y tasa de mortalidad en los países de ingresos bajos y medios, en el «Sur Global», que cuenta con varios miles de millones de personas en la actualidad, cuando la pandemia está en su fase inicial.

Hay una señal de esperanza de que la población es mucho más joven y está menos afectada por las enfermedades cardiovasculares y otras comorbilidades (que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades graves en el norte). Pero, las personas del Sur tienen una carga mucho mayor de infecciones «de fondo» y menos acceso a suficientes alimentos y servicios médicos de calidad. Lo que sucede en las zonas pobres del «centro urbano» de la ciudad de Nueva York probablemente prediga en parte lo que pronto sucederá en el Sur Global, y esa imagen parece bastante sombría.

Sabiendo todo esto, ¿qué escenarios sociales, económicos y de salud pública debemos planificar razonablemente? ¿Cuál es la solución?

En ausencia de una vacuna, esta pandemia solo se detendrá cuando una gran parte de la población adquiera inmunidad después del contagio. Es el famoso concepto de la «inmunidad colectiva».

Se podría argumentar (como lo hizo el Reino Unido durante un tiempo) que deberíamos dejar que eso suceda, y cuanto antes, mejor. El problema de esa estrategia es lo que presenciamos hoy en la ciudad de Nueva York: antes de que se instale esta inmunidad colectiva, tenemos una «propagación natural» exponencial muy rápida. La cifra de personas que enferman simultáneamente y necesitan atención médica desesperadamente es tan elevada que el sistema de salud se bloquea y muchos (cientos de) miles de personas simplemente se asfixian, exacerbando las tensiones sociales y políticas.

Entonces estamos mejor manteniendo a distintas escalas las medidas actuales de contención: no matar el virus ni poner fin a la epidemia muy pronto, porque eso es imposible sin una vacuna. Sin embargo, para frenar la epidemia lo suficiente como para dar a nuestros sistemas de salud la oportunidad de hacerle frente debemos apoyar a los pacientes que tienen problemas respiratorios graves con oxígeno y respiración artificial para que su sistema inmunológico tenga la oportunidad de superar la infección. Podemos alcanzar la inmunidad colectiva, pero solo de forma muy gradual.

Mirando hacia el futuro, la gran pregunta que nos queda por responder es la siguiente: ¿cuánto tiempo debe mantenerse el confinamiento y cuándo y cómo lo abandonaremos paulatinamente?

Al final, debemos permitir que la economía se reinicie e impedir una segunda epidemia de problemas de salud mental o sociales al tiempo que se evita un nuevo brote de la epidemia. China, Corea, Alemania y Austria ya están reiniciando con cautela o planeando reiniciar partes de la vida social y económica. Pero deben hacerlo de una manera extremadamente cautelosa, dirigidos por expertos en salud pública. De lo contrario, podrían desencadenar problemas de salud mental y financiera de impacto comparable a una crisis de salud pública.

Imagen: Statista

Se pueden implantar dos estrategias complementarias para prevenir un mayor crecimiento epidémico, que permiten a varios gobiernos tomar decisiones sobre cómo reiniciar gradualmente la vida social:

El primero es la prueba serológica, es decir, la búsqueda de anticuerpos específicos de COVID en la población general. Al hacer esto, puede controlar qué parte de la población ha estado en contacto con el virus y es potencialmente inmune.

El segundo es desarrollar una «prueba de antígeno rápida» fiable para diagnosticar rápidamente a los portadores del virus (con o sin síntomas mínimos) e instalar un «rastreo de contactos» por tecnología de aplicaciones para identificar rápidamente los contactos de las personas contagiadas que podrían ser puestos en cuarentena para evitar una mayor propagación.

Para los gobiernos y las empresas, combinar ambas estrategias puede ser la mejor oportunidad para que la economía despegue de nuevo. Los aspectos se iniciarán primero de entre la apertura de centros educativos, lugares de trabajo, tiendas y restaurantes deberían ser una decisión que se tome país por país. Sin embargo, una vez que las mejores prácticas se vuelven claras, los países deben estar dispuestos a aprender y coordinarse entre sí. Solo podremos salir de esta crisis juntos. Si no nos ayudamos mutuamente, corremos el riesgo de sufrir una recaída grave, por lo que la receta para la crisis se convertiría en depresión.

En última instancia, debe quedar claro: la única estrategia a largo plazo para erradicar este virus es un fármaco o vacuna COVID. Este tipo de desarrollo supone que se tienen al menos varias docenas de candidatos que funcionan muy bien in vitro y en modelos animales. Por lo general, lleva varios años comercializar uno o dos. Dado este conocimiento, no debemos planificar una recuperación económica y social en un año, simplemente por esperanza.

Por supuesto, podríamos tener la suerte de que un fármaco existente, ya aprobado, también pudiera actuar contra este virus, o que un fármaco eficaz contra COVID eficaz pudiera prevenir la mortalidad y mejorar la recuperación de las personas contagiadas. En el primer supuesto, la detección masiva está sucediendo hoy, así que lo sabremos pronto. También se establecen nuevos esquemas para pruebas rápidas de vacunas candidatas y podría surgir un candidato adecuado en cuestión de meses. Sin embargo, incluso entonces, llevará tiempo producirlo y entregarlo a escala mundial. Sin embargo, todas las partes interesadas globales deben brindar todo su apoyo, tanto financiero como burocrático, para llegar a esta solución lo más rápido posible. Este es un momento para colaborar, no para competir.

En ausencia de una vacuna ampliamente disponible, y sabiendo que esta situación probablemente se prolongue más de un año, y posiblemente varios, no solo un par de meses, debemos realizar cambios fundamentales en nuestro sistema económico. Para evitar un colapso económico, los gobiernos deberán asumir funciones de gran magnitud sin precedentes para garantizar la continuidad del negocio y los empleos. La deuda pública que generará esta situación deberán asumirla los hombros más fuertes: las empresas y las personas más capaces de asumirla. El principio esencial que todos tendrán que suscribir es que todos estamos juntos en esto, a largo plazo, y todos debemos salir juntos.

Nos hemos enfrentado a graves crisis antes. Pero si queremos salir indemnes de esto a largo plazo, debemos planificar un impacto y una colaboración sin precedentes a corto plazo. Superaremos esta crisis, pero solo si trabajamos juntos y trabajamos duro.