• Las microgotas de menos de una centésima de milímetro de tamaño pueden propagar el coronavirus.
  • La investigación en Japón muestra que las microgotas pueden permanecer en el aire durante 20 minutos en espacios cerrados.
  • Abrir una ventana o una puerta puede eliminar las gotas.

Todos hemos escuchado los consejos sobre estornudar y toser en un tejido para evitar la propagación del coronavirus. Sin embargo, una nueva investigación realizada en Japón sugiere que la infección podría propagarse simplemente manteniendo una conversación con otra persona.

Usando cámaras de alta definición e iluminación láser, NHK, la emisora pública de Japón, realizó un experimento con un grupo de investigadores para capturar el movimiento de las microgotas (partículas que tienen un tamaño menor a una centésima de milímetro).

Descubrieron que estas microgotas se emiten cada vez que hablamos, y cuanto más fuerte hablamos, más se emiten. En consecuencia, dos personas que mantienen una conversación a una distancia normal podrían provocar fácilmente el contagio.

Los resultados del experimento subrayan el mensaje de distanciamiento social de la Organización Mundial de la Salud, que aconseja a las personas que se mantengan separadas al menos 1 metro en todo momento. También refuerza la necesidad de mantener las habitaciones bien ventiladas.

Una amenaza flotante

La investigación aporta un nuevo enfoque sobre la rápida propagación del coronavirus. Los estudios anteriores se centraron en los estornudos y la tos, que emiten gotas de tamaño superior a 1 milímetro que se pueden ver con una cámara normal.

NHK descubrió que las gotas de un estornudo caen rápidamente al suelo y no viajan muy lejos, incluso en ausencia de viento, pero sus cámaras también captaron microgotas, de menos de una centésima de milímetro de ancho.

En lugar de caer al suelo, las microgotas flotan en el aire y se desplazan. Los investigadores estiman que un solo golpe de tos o estornudo puede producir 100 000 microgotas.

«Las microgotas transportan muchos virus», afirma Kazuhiro Tateda, Jefe de la Asociación Japonesa de Enfermedades Infecciosas. «Las producimos cuando hablamos en voz alta o respiramos con dificultad. Las personas que nos rodean las inhalan y así es como se propaga el virus. Ahora estamos empezando a ver este riesgo».

Un riesgo invisible

Los investigadores simularon una situación con 10 personas en un espacio cerrado, del tamaño de un aula escolar media. Como se esperaba, cuando alguien tosió, las gotas más grandes cayeron al suelo en un minuto.

Las microgotas permanecen en el aire más tiempo en espacios cerrados.

¿Hasta dónde pueden llegar las microgotas en 10 minutos?
Imagen: Imagen: NHK

No obstante, 20 minutos después de la tos, las microgotas seguían flotando en el aire y se habían extendido por toda la habitación.

Sin embargo, cuando se abrió una ventana, las microgotas se eliminaron rápidamente con la brisa. Parece que cualquier flujo de aire elimina las partículas superligeras.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

«Lo importante es crear dos aberturas», afirma Tateda. «Haciendo esto al menos una vez por hora se reduce considerablemente el riesgo de contagio».

Los investigadores también afirman que el uso de una mascarilla puede reducir en gran medida la propagación de microgotas, lo que ayuda a proteger tanto al hablante como a sus oyentes del riesgo de contraer coronavirus.