• Estados Unidos sobrepasó el sábado a Italia como el país con el mayor número de muertes por coronavirus en el mundo, al registrar más de 20.000 decesos desde que empezó la epidemia, de acuerdo a un conteo de Reuters.

La penosa marca fue reportada justo el día en que el presidente Donald Trump sugirió que el país, que tiene más de medio millón de contagios de COVID-19, podría empezar a evaluar un regreso a la normalidad.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Estados Unidos ha presentado las tasas más altas de mortalidad hasta fecha por la epidemia, al informar casi 2.000 muertes diarias por cuatro día consecutivos, en su mayoría dentro y en las zonas aledañas a Nueva York.

Incluso esas estimaciones se consideran bajas, ya que Nueva York aún está tratando de incluir de la mejor manera posible en sus estadísticas un incremento de fallecimientos en las casas, no en hospitales.

Expertos en salud pública han advertido que la cifra de muertos en Estados Unidos podría llegar a 200.000 durante el verano boreal si se levantan las órdenes de confinamiento y de cierres de negocios después de apenas 30 días.

Pero la mayoría de las restricciones a la vida pública, como los cierres de escuelas y órdenes de emergencia de que los trabajadores no esenciales se queden en casa, han surgido a partir de la autoridad de los gobernadores de los estados, no del presidente.

Trump dijo que quiere que los estadounidenses vuelvan a la normalidad lo antes posible y que las medidas para evitar la propagación del coronavirus ya tienen en sí mismas un elevado costo económico derivados de la paralización y los gastos adicionales en salud pública.

El sábado en Nueva York, el gobernador del estado y el alcalde de la ciudad de enfrascaron en otra disputa sobre sus esfuerzos por combatir el virus, en el que ahora es su nuevo epicentro global, esta vez para debatir por cuánto tiempo más deberían permanecer cerradas las escuelas.

El alcalde Bill de Blasio declaró que las escuelas públicas de la Ciudad de Nueva York ya no volverían a abrir el 20 de abril, sino que permanecerían cerradas por el resto del actual año académico, diciendo que era “lo correcto”.

Sin embargo, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, empleó después su extensa conferencia diaria con los medios para descartar la orden del alcalde como una mera “opinión” y dijo que tomaría su propia decisión sobre las escuelas.

Las pautas federales actuales que abogan por medidas de distanciamiento social generalizadas se extenderán hasta el 30 de abril. Trump, que busca la reelección en noviembre, tendrá que decidir pronto sobre si extenderlas o comenzar a alentar a las personas a volver a trabajar y retomar cierto tipo de normalidad.

Trump dijo que presentará un nuevo consejo asesor, posiblemente el martes, que incluirá a algunos gobernadores estatales y se enfocará en el proceso de reapertura de la economía.