• Le pedimos consejo a dos marinos mayores para mantener el ánimo durante el confinamiento.
  • Esto es lo que nos dijeron sobre cómo gestionar tripulaciones, conservar la motivación y mantener a raya el aburrimiento.

El confinamiento será una realidad nueva y dura para muchas de las casi 3 000 millones de personas de todo el mundo que ahora se encuentran confinadas en sus hogares. Las familias y los compañeros de piso que podían estar acostumbrados al contacto ocasional ahora viven uno encima del otro. Los conflictos subyacentes pueden estallar con más fuerza que nunca. Los malos hábitos se magnificarán. El aburrimiento y la frustración pueden encontrar salidas poco sanas.

Dicho de otro modo, la claustrofobia puede aparecer. En el ámbito náutico, las tripulaciones de los barcos se encuentran a menudo hombro con hombro con sus compañeros en un espacio relativamente pequeño durante semanas o incluso meses cada vez. Entonces, ¿cómo garantizan los responsables de la gestión de las tripulaciones en el mar una navegación sin problemas? ¿Qué consejo podrían dar para cualquier persona que esté a cargo de una tripulación sin experiencia?

Le pedimos opinión a dos marinos. El capitán Jens-Christian Schou es responsable del buque portacontenedores de 120 000 toneladas Cap San Lorenzo, operado por Maersk, que actualmente se encuentra navegando frente a las costas de Brasil. El Capitán Chris Brandon, ahora jubilado, sirvió en la Marina Mercante Británica durante 19 años; como primer oficial de un petrolero de BP, se encargó de la gestión de la tripulación, incluyendo un viaje de 14 semanas de duración de Kuwait a Rotterdam.

¿Cuáles son sus prioridades a la hora de gestionar una tripulación durante largos viajes?

Capitán Schou (J-CS): es importante encontrar el equilibrio entre mantener la seguridad de la tripulación y hacer los trabajos. En general, mi prioridad diaria es la ejecución segura de todos nuestros trabajos. La misma prioridad tiene mantener contenta a mi tripulación y el barco bien abastecido, para poder seguir haciendo lo que mejor hacemos: entregar el cargamento donde se necesita.

Hablo mucho con mi tripulación para ver cómo puedo ayudarlos, en caso de que tengan problemas personales y necesiten ayuda para resolverlos. Eso también forma parte del trabajo. Tienes que ser un poco de todo como capitán: madre y padre, sacerdote, policía y persona para desahogarse cuando sea necesario.

A la gente del mar no solo nos preocupa nuestro propio bienestar, sino también nuestros seres queridos que están lejos. Estoy preocupado por mi propia esposa e hijos, y ahora más durante la crisis de COVID-19, y lo expreso con sinceridad a bordo. Es importante hablar de ello; necesitamos expresarnos y confiar los unos en los otros. Los miembros de mi tripulación saben que pueden acudir a mí cuando me necesiten, si quieren expresar sus preocupaciones o quejarse de algo, y créanme, los marineros se quejan mucho. Yo siempre estoy ahí para lo que necesiten. Los capitanes sabemos que si los marineros dejan de quejarse, algo va mal, así que sabemos que si lo hacen, entonces todo está en su sitio.

Capitán Brandon (CB): mantener la motivación y evitar que el aburrimiento se convirtiera en un problema eran mis principales prioridades, y lo conseguimos manteniendo a la tripulación empleada de manera remunerada o significativa, o teniéndolos entretenidos con actividades como juegos de cubierta, concursos, películas, competiciones y ejercicios de entrenamiento.

También era importante supervisar la actividad social de la tripulación y evitar la formación de camarillas y la intimidación. También dejé la puerta abierta, escuchando sus preocupaciones y demostrando haber escuchado y después haciendo que formaran parte de la solución de cualquier problema.

¿Cuáles son los mayores desafíos en este sentido?

CB: mantener la motivación sin que ello afecte a la disciplina puede ser un desafío, y encontrar tareas trascendentes puede ser difícil después de un par de semanas una vez que se han finalizado las tareas rutinarias.

La intolerancia puede convertirse en un problema social peligroso si no se identifica y se gestiona desde un principio. Si bien los rasgos menos aceptables de alguien pueden tolerarse durante períodos cortos, pueden volverse irritantes durante un período prolongado y pueden provocar hostilidades declaradas.

¿Qué le resulta más difícil de estar en el mar durante largos períodos? ¿Qué estrategias utiliza teniendo eso en cuenta?

CB: El aburrimiento es el mayor enemigo. Las personas utilizan diferentes estrategias; tener un pasatiempo es vital, así como mantener una buena conexión social con los compañeros. Los marineros sin experiencia suelen necesitar orientación y asesoramiento porque no están acostumbrados a las condiciones.

J-CS: se trata de mantenerse ocupado. Si tenemos tareas por hacer, no nos paramos a hablar sobre lo que no podemos hacer en cualquier caso. Por tanto, mantener la rutina es muy importante, al igual que hablar unos con otros a bordo para ver si alguien necesita más ayuda.

¿Cómo se adaptan los miembros de la tripulación?

J-CS: las tripulaciones son como cualquier otra parte de la sociedad. Por ejemplo, en este momento, algunos quieren hablar sobre el coronavirus todo el tiempo, mientras que otros se han vuelto más introvertidos y prefieren evitarlo. En este período tan complejo, la mayoría de nosotros pensamos más en las familias que tenemos en casa y nos comunicamos más con ellos para comprobar si están bien. Tenemos la suerte de tener una buena conexión a Internet a bordo, ya que nos ayuda a estar en contacto.

CB: las tripulaciones suelen adaptarse bien; los miembros más experimentados de la tripulación entienden la situación y hacen esfuerzos por mantener la armonía. Además de los libros, la tecnología moderna implica que todos tienen un portátil o tableta y pueden almacenarse películas en memorias USB. Incluso podría decirse que aunque todos estos dispositivos pueden perjudicar nuestras relaciones sociales en tierra, resultan esenciales a bordo de un barco.

Si pudieras dar un consejo a las personas que están a punto de entrar en un largo período de aislamiento en casa, especialmente a los que tienen un «tripulante» que cuidar, ¿cuál sería?

J-CS: hay que intentar mantenerse ocupado y estar centrado. Aquí en el mar estamos acostumbrados a estar confinados en un espacio pequeño, y la mayoría de nosotros lo afronta apoyándose en las rutinas diarias y socializando al máximo. Además, y este es el consejo difícil, hay que intentar no especular demasiado sobre los problemas que no se pueden cambiar en este momento.

CB: conceda a cada uno su propio espacio y no se entrometa; sea razonable. Reconozca que todos necesitamos nuestra privacidad, incluso los niños. No confíe en que otras personas le van a entretener o divertir, no sea egoísta y, sobre todo, muestre la misma tolerancia que espera que muestren con usted.