Behavioural Sciences

Comer menos carne para salvar el planeta

Britain Football Soccer - West Bromwich Albion v Tottenham Hotspur - Premier League - The Hawthorns - 15/10/16General view of a fan eating food before the gameAction Images via Reuters / Andrew BoyersLivepicEDITORIAL USE ONLY. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club/league logos or "live" services. Online in-match use limited to 45 images, no video emulation. No use in betting, games or single club/league/player publications. Please contact your account representative for further details. - RTX2OXX9

Image: REUTERS

Jeremy Coller
Founder, FAIRR Initiative
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Behavioural Sciences afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Behavioural Sciences

El objetivo de mantener el calentamiento global debajo de 2 °C, tal como se estableció en el Acuerdo de París, es una meta ambiciosa que requerirá de nuevas políticas, un cambio en el comportamiento del consumidor e innovaciones en tecnología en una amplia gama de industrias.

El foco de atención suele recaer sobre aquellas industrias tradicionalmente reconocidas como grandes emisores, por ejemplo petróleo y gas, minería y transporte. Sin embargo, una investigación a cargo de Chatham House indica que si no se reduce la producción y el consumo de ganado, las ambiciones de París serán imposibles. La producción de ganado, por ejemplo, es responsable del 14 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, más que el sector del transporte a nivel mundial.

El sector también utiliza el suelo y el agua de manera desproporcionada y contribuye considerablemente en la deforestación debido a la soja que se necesita para producir alimentos para los animales. Esto indica que la producción de carne es uno de los sectores que necesita ser repensado con mayor urgencia.

El consumo solo es parte de la respuesta

Parte de la solución se encuentra en reducir la demanda de ganado, y estamos comenzando a ver niveles inferiores de consumo de carne en el mundo desarrollado con, por ejemplo, un 25 % de los consumidores norteamericanos que disminuyó la ingesta de carne en el 2014.

También estamos comenzando a ver acciones del gobierno destinadas a reducir el consumo de carne por parte de los ciudadanos. Por ejemplo, el gobierno de China ha anunciado recientemente planes para reducir el consumo de carne por parte de los ciudadanos en un 50 %, mientras que en países como Dinamarca se están llevando a cabo reuniones activamente para introducir un impuesto sobre la carne roja. Podemos esperar programas legislativos similares en otras jurisdicciones en los próximos años.

Sin embargo, para frenar significativamente las emisiones es probable que también necesitemos nuevas tecnologías innovadoras del lado de la producción. En particular, existe un mercado para productos con el sabor, la textura y los beneficios nutricionales de la carne, ¿pero cuáles podrían producirse de una manera más sostenible?

El crecimiento de la carne artificial

Un grupo de empresas nuevas está aplicando un pensamiento vanguardista en biotecnología, ciencias médicas y fabricación para ayudar a alcanzar este desafío tecnológico. Está a la vanguardia de una revolución tecnológica alimenticia, demostrando que es cada vez más probable apartarse de los animales de granja como nuestra tecnología principal para producir alimentos. Se estima que el mercado de las proteínas basadas en las plantas crecerá en más de un 8 % anual en los próximos cinco años.

Hay tres tecnologías en particular que actualmente tienen el potencial para transformar la industria y reducir las emisiones:

Innovaciones de reemplazo: se trata de alimentos que utilizan la biotecnología y otros métodos para proporcionar a los consumidores una experiencia sensorial idéntica o mejorada en comparación con el producto animal que reemplazan. Un ejemplo es Impossible Foods con sede en California, que ha presentado una manera de preparar una hamburguesa vegetariana que sabe a carne, agregándole una molécula de hemoglobina que se encuentra en la raíz de algunas plantas. Entre otros productos basados en la carne que están siendo copiados sin animales se incluyen los huevos blancos (de Clara Foods), la leche (de Perfect Day) y la gelatina (de Gelzen).

Innovaciones en carne cultivada: muchas empresas nuevas están en carrera por traer la “carne cultivada” al mercado masivo, desarrollando hamburguesas y salchichas de laboratorio. Compañías como Mosa Meat y Modern Meadow lideran el sector, al igual que académicos como el Dr. Amit Gefen de la Universidad de Tel Aviv, quien está terminando la receta para desarrollar pechugas de pollo con tejidos de ingeniería tisular.

Innovaciones en el modelo de negocios: esto incluye compañías como Agricel y AeroFarms que están utilizando métodos nuevos para reducir el costo de la producción a escala. Los métodos de cultivo vertical en interiores sacan provecho del menor costo de las luces LED y del uso de estas para cultivar vegetales en grandes almacenes. Crecen las 24 horas al día, abasteciendo al mercado urbano con productos frescos y reduciendo al mismo tiempo el consumo de agua y químicos, además de los costos de transporte.

Más allá de frenar el calentamiento global, existe un verdadero incentivo financiero para desarrollar productos alternativos. La mayonesa sin huevo de la empresa líder de tecnología alimenticia Hampton Creek, los ha ayudado a convertirse en una de las compañías alimenticias de mayor crecimiento en la historia. Sus ingresos crecieron en más de 350 % en el 2015, y los protagonistas internacionales lo están entendiendo: Unilever lanzó su propia marca de mayonesa ”sin huevos, de corral” a principios de este año.

La reforma en el sector de la ganadería y la manera en que producimos carne y proteínas en nuestra alimentación se está volviendo un tema clave y una revolución tecnológica alimenticia es parte de lo necesario para satisfacer la creciente demanda mundial de proteínas dentro de las limitaciones ambientales de nuestro planeta.

Si las compañías de alimentos más importantes aprovechan estas nuevas tecnologías, no solo accederán a un mercado en crecimiento sino que además harán una contribución significativa para alcanzar los objetivos establecidos en París.

Las opiniones que se expresan en este artículo son solo del autor y no del Foro Económico Mundial

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Así es como las olas de calor pueden afectar la salud mental

Laurence Wainwright and Eileen Neumann

27 de julio de 2022

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial