Paridad de género

Licencia parental compartida: ¿Puede la ley seguir el ritmo de la realidad?

Licencia parental compartida: Un reciente análisis sugiere que los responsables políticos han sido "cómplices del mantenimiento de la desigualdad de género".

Licencia parental compartida: Un reciente análisis sugiere que los responsables políticos han sido "cómplices del mantenimiento de la desigualdad de género". Image: REUTERS/Hannah McKay

John Letzing
Digital Editor, World Economic Forum
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Paridad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Paridad de género

Este artículo es parte de: Centre for the New Economy and Society
  • La licencia, o permiso, parental compartida se está convirtiendo en una realidad en cada vez más lugares del mundo, más recientemente en Sudáfrica.
  • Pero esa política progresista suele ser mejor en la teoría que en la práctica.
  • Si es capaz reflejar el funcionamiento real de las economías modernas, se prevén grandes ganancias.
  • El Informe Global sobre la Brecha de Género 2023, del Foro Económico Mundial, afirma que "los gobiernos reconocen cada vez más la importancia de invertir en la economía de los cuidados y toman medidas para apoyarla".

Un retrato del siglo XIX de una futura esposa con expresión enfurecida se ha convertido recientemente en un meme de TikTok para airear una amplia variedad de quejas. Según ese meme, es posible que la modelo parisina frunciera el ceño porque estaba a punto de cargar con el peso de la maternidad, en una época en la que las mujeres francesas tenían el doble de hijos que ahora.

No mucho después de que se secara "La Prometida Hesitante (La Fiancée Hésitante)", algunos países empezaron a dar sus primeros y vacilantes pasos para abordar las desigualdades de la maternidad. En 1877, Suiza prohibió el empleo de mujeres embarazadas -al menos en las fábricas. Al año siguiente, Alemania empezó a mantener a las madres en casa durante las semanas tras el parto -sin remuneración, por supuesto. El florecimiento del Estado del bienestar llevó al reconocimiento internacional del derecho a una licencia remunerada tras el parto en 1919. En la actualidad, la mayoría de los países cuentan con algún tipo de licencia de maternidad (con una flagrante excepción).

Para las mujeres, en cierto modo, esto no ha hecho sino empeorar las cosas.

Las sociedades tienden a necesitar que ocurran dos cosas al mismo tiempo: que se críen niños y que crezcan las economías. Pero más de un siglo después de que aquella infeliz prometida de París se iniciara en las alegrías de la vida familiar, aún no hemos descubierto exactamente cómo conseguirlo. El camino más prometedor puede ser el diseño de licencias compartidas, de forma que se equilibre mejor la carga de la parentalidad y la remuneración en función del sexo.

A principios de este mes, una decisión del Tribunal Supremo de Sudáfrica puso a este país en vías de convertirse en el primero de África en introducir la licencia parental compartida. Decenas de otros países ya lo ofrecen. Sin embargo, el concepto aún está en fase de desarrollo.

Incluso en lugares donde los padres pueden disfrutar de licencias remuneradas, a menudo no lo hacen.
Incluso en lugares donde los padres pueden disfrutar de licencias remuneradas, a menudo no lo hacen. Image: Foro Económico Mundial

El pasado mes de junio, los habitantes de Ginebra (Suiza) aprobaron un sistema pionero de licencia parental compartida que concede seis semanas a las parejas para que las repartan a su antojo, además de las licencias de maternidad y paternidad ya existentes. Pero en Berna, un cantón suizo situado a unas dos horas en automóvil hacia el este, una propuesta de licencia parental presentada en las urnas ese mismo día fue recibida con un rechazo "mordaz".

La división es una representación bastante justa del impulso desigual de la licencia compartida.

Incluso allí donde existe, sobre todo en el norte de Europa, son relativamente pocos los hombres que hacen uso de ella. Suecia se sitúa en el extremo superior, con casi 350 hombres beneficiarios de licencias parentales públicas por cada 100 nacimientos (frente a 409 mujeres; cada progenitor puede repartirlo en varios bloques). En Quebec, más del 90% de los padres se han acogido a la licencia, pero la provincia canadiense es un caso atípico: en el conjunto del país, las madres se acogen a la licencia con más del doble de frecuencia que los padres.

Este tipo de disparidad es habitual. En algunas de las naciones más ricas del mundo que ofrecen licencias compartidas, como Austria, Polonia y la República Checa, la participación de los hombres se ha mantenido por debajo de 10 perceptores por cada 100 nacimientos.

A menudo, el modelo tropieza con la realidad de las necesidades y comportamientos humanos básicos.

Los trabajadores tienden a desconfiar de la reducción salarial que puede suponer la licencia de paternidad, o del estigma que puede suponer para su carrera profesional. Los empresarios han demostrado que estos temores no son necesariamente infundados: los estudios demuestran que, en algunos casos, los hombres que se acogen a la licencia ven mermado su potencial de ingresos en el futuro.

¿Has leído?

Cómo no ser "cómplice" de la desigualdad de género

Sin embargo, para cualquiera que piense en términos generales, la licencia compartida tiene mucho sentido desde el punto de vista económico.

En Sudáfrica, por ejemplo, sus defensores afirman que la adopción de un modelo compartido hará que la ley se ajuste más a la realidad, ya que hasta ahora se ha encomendado a las mujeres una parte muy desproporcionada del cuidado de los niños pequeños. Y esto no sólo ocurre en Sudáfrica.

Un análisis publicado a principios de este año por investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles concluyó que optar por marginar a la mano de obra femenina, destinándola al servicio de guardería, socava fundamentalmente la estabilidad económica. Sugería que la igualdad de participación de la mano de obra en África, por ejemplo, aumentaría el PIB colectivo de la región en un 10% en pocos años. "La mayoría de las veces, los gobiernos son cómplices en el mantenimiento de la desigualdad de género", escribieron los autores.

Otros beneficios de armonizar la crianza de los hijos son menos tangibles. Los niños criados por padres que disfrutan de licencias tienden a tener mejores "resultados" (una forma torpe de decir logros, salud y felicidad), mientras que los propios padres parecen tener una mayor "satisfacción en la relación" (no hace falta traducción).

En gran parte del mundo, tener hijos es demasiado caro. Sin embargo, los países con una población activa cada vez más envejecida no pueden permitirse el lujo de disuadir a la gente de formar una familia, o de perder a demasiados de ellos en la crianza a tiempo completo cuando lo hacen.

En Australia, donde la participación de la mujer en el mercado laboral sigue siendo cercana al 60%, frente a más del 70% de los hombres, los defensores de un programa de licencia parental compartida, recientemente introducido, afirman que mantendrá a más mujeres en la población activa, y de paso añadirá el equivalente a 84 000 millones de dólares a la economía.

La Prometida Hesitante (La Fiancée Hésitante), Auguste Toumouche
¿Qué pensaba exactamente esta prometida hesitante? Image: Auguste Toulmouche (Dominio público)

La plena aceptación de la licencia parental compartida podría requerir un cambio generacional

En Estados Unidos, un estudio reveló que el 36% de los hombres mayores de 65 años piensa que los padres no deberían poder disfrutar de ninguna licencia de paternidad, pero en el caso de los hombres de entre 30 y 49 años, la cifra se reduce al 10%.

California adoptó en 2004 el primer programa de licencia familiar remunerada del país, que ofrece hasta ocho semanas de pago a las personas que quieren ausentarse del trabajo para estrechar lazos con sus hijos recién nacidos. En 2018, la proporción de solicitudes presentadas por hombres había aumentado del 16% al 38%.

Once de los 50 estados de EE. UU. obligan actualmente a la mayoría de las empresas a ofrecer al menos una licencia parental remunerada. Sin embargo, las empresas que optan por ofrecer más tiempo libre del obligatorio se han visto obligadas a reducirlo en los últimos tiempos.

Incluso cuando se amplían o se crean desde cero nuevos sistemas potencialmente útiles, los detalles importan.

En el Reino Unido, una política de licencia parental compartida introducida en 2015 ha sido criticada por todo, desde pagos míseros para los padres, equivalentes a la mitad del salario digno del país, hasta una definición "ficticia" de la palabra "compartida". Hasta el verano pasado, la tasa de utilización del programa entre las madres que cumplían los requisitos era del 1%, y para los padres era del 5%.

Está claro que una cosa es promulgar las leyes que necesitamos. Hacerlo de forma que tenga sentido práctico para los nuevos padres es otra.

Más información sobre el equilibrio entre procreación y progreso económico

Para más contexto, aquí hay enlaces a otras lecturas de la plataforma de Inteligencia Estratégica del Foro Económico Mundial:

  • Este análisis de la política británica de licencia parental compartida sostiene que pocas personas se benefician de ella porque se diseñó "sin tener en cuenta cómo las creencias sobre quién proporciona la "mejor crianza" pueden condicionar las decisiones parentales". (The Conversation)
  • Si queremos hacer más atractiva la licencia de paternidad, la flexibilidad es probablemente más importante que los incentivos económicos, según este estudio sobre las reformas en Austria. (VoxEU)
  • No está nada mal: según este estudio, una política sueca aplicada en 1995 para conceder licencias parentales a nuevos padres hizo que muchos menos tuvieran que ser hospitalizados por motivos relacionados con el alcohol. (Science Daily)
  • "A menudo, muchos empleados -e incluso directivos- no comprenden del todo lo que ofrecen sus políticas". Recortar las licencias parentales en EE. UU. es "mal negocio", según este artículo. (MIT Sloan Management Review)
  • China sigue adelante con su política de fomento de la natalidad y, según este artículo, la licencia parental costará a las empresas una media de 2500 dólares por nacimiento. Según uno de los expertos citados, es suficiente para disuadir a las empresas de adoptar esta política. (YiCai Global)

En la plataforma de Inteligencia Estratégica, puedes encontrar fuentes de análisis de expertos relacionadas con la Desigualdad de Género, el Trabajo, la Gobernanza con visión de futuro y cientos de temas adicionales. Tendrás que registrarte para verlo.

Image: World Economic Forum
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Paridad de géneroFuerza laboral y empleo
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

El cambio climático afecta más a las mujeres. Debemos legislar para proteger su salud

Matthias Berninger

16 de enero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial