Climate and Nature

COP28: Cómo acelerar la investigación sobre el potencial de remoción de CO2 de los océanos

El océano es ya el mayor sumidero de carbono del mundo, y quizá podamos aprovecharlo aún más. Pero hay que seguir investigando. Image: Unsplash/Thomas Vimare

Sam Zak
Project Specialist, Ocean Innovation, World Economic Forum
Brad Ack
Chief Executive Officer, Ocean Visions
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo El Océano afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Climate and Nature

  • El océano tiene un gran potencial de remover dióxido de carbono, pero se necesita mucha más inversión para determinar cómo puede aprovecharse ese potencial.
  • Es necesario acelerar la investigación para responder a preguntas clave sobre la viabilidad, escalabilidad y seguridad de los distintos enfoques de remoción del dióxido de carbono de los océanos.
  • La COP28 representa una importante oportunidad para avanzar en los debates mundiales sobre un programa de investigación y desarrollo a escala y acelerado para la eliminación del dióxido de carbono de los océanos.

Aunque una rápida y profunda descarbonización de la economía mundial sigue siendo esencial para garantizar un clima seguro, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha dejado claro que la reducción de las emisiones por sí sola ya no garantizará que se evite un cambio climático catastrófico.

Dada la lentitud de los avances en la reducción de emisiones, también es necesaria la remoción del dióxido de carbono (RDC) para alcanzar los objetivos climáticos.

Garantizar la seguridad climática exige, en última instancia, una reducción neta de las concentraciones atmosféricas de CO2 respecto a sus ya elevados niveles actuales. Para lograrlo, debemos pasar de contaminadores de carbono a emisiones netas cero - y más allá a "netas negativas". Esencialmente, debemos limpiar el legado de contaminación por carbono que desarregla el sistema climático global y amenaza a las personas en todo el mundo.

La limpieza de la contaminación por carbono sólo puede hacerse mediante remoción de carbono. Si nuestro objetivo es garantizar la seguridad climática, la RDC es esencial, junto con la reducción de emisiones y la adaptación. Ninguna de ellas puede intercambiarse por la otra. Necesitamos las tres al mismo tiempo.

Sigue habiendo dudas legítimas sobre si la remoción de carbono puede ampliarse de forma viable y segura, y en qué medida. Es imperativo responder rápidamente a estas preguntas; las nefastas consecuencias de no detener el cambio climático exigen que no dejemos ninguna herramienta potencial sin estudiar. La enorme envergadura del reto de la limpieza del carbono, que requiere la eliminación de miles de millones de toneladas de CO2 de la atmósfera y su almacenamiento seguro, exige que se estudien y apliquen todos los enfoques posibles.

¿Has leído?

Un océano de oportunidades

El océano puede ser nuestro mejor aliado en esta limpieza, dado su papel actual en el ciclo global del carbono.

El océano es ya el mayor sumidero de carbono del mundo, con 50 veces más carbono secuestrado en las profundidades oceánicas que en la atmósfera. Hay potencial para ampliar esta contribución de forma segura. Dado que el océano es tan vasto, cualquier enfoque seguro y eficaz que se demuestre podría operar en última instancia a la escala masiva necesaria para reducir significativamente los niveles de carbono atmosférico.

Se están estudiando varios métodos oceánicos de remoción del dióxido de carbono, divididos a grandes rasgos en dos enfoques: biótico, que se basa en organismos del océano para secuestrar carbono, y abiótico, que no depende de organismos biológicos.

Entre los métodos posibles figuran la adición de minerales o líquidos alcalinos al océano para aumentar la absorción de CO2 atmosférico; el uso de la electroquímica para extraer el CO2 del agua de mar; el ascenso o descenso artificial del agua del océano para favorecer la fotosíntesis o acelerar el hundimiento de la biomasa, estimulando el crecimiento de las algas mediante la fertilización con nutrientes para que absorban más carbono; y el cultivo de algas que capturen carbono y garanticen el almacenamiento a largo plazo de su carbono incorporado.

También es imprescindible restaurar ecosistemas costeros como los manglares y las praderas marinas, que son sumideros de carbono muy eficientes y aportan muchos otros beneficios a las personas y a la naturaleza.

La eliminación de dióxido de carbono en el océano puede ser una baza clave en la lucha contra el calentamiento global.
La eliminación de dióxido de carbono en el océano puede ser una baza clave en la lucha contra el calentamiento global. Image: Ocean Visions

A pesar del potencial del océano, carecemos de datos e información muy necesarios, lo que convierte a esos métodos en incógnitas en el campo de la RDC. Aunque hemos mejorado nuestros conocimientos sobre las distintas vías y se están realizando pruebas de campo a pequeña escala, aún quedan cuestiones críticas sobre la adicionalidad, la durabilidad, la escalabilidad, el coste y la seguridad a escalas relevantes para el clima. También se está desarrollando la capacidad de supervisar, notificar y verificar eficazmente el carbono eliminado mediante las distintas soluciones de remoción oceánica.

Con los largos plazos necesarios para ampliar las nuevas tecnologías y soluciones, debemos avanzar rápidamente para responder a estas preguntas fundamentales para evaluar con precisión la oportunidad de remoción de carbono oceánica.

Una nueva hoja de ruta publicada por Ocean Visions esboza un programa integral para ayudar a probar o refutar la viabilidad de las vías de remoción de carbono oceánica de aquí a 2030. Se basa en tres pilares interconectados: ciencia, tecnología y política.

Tres pilares para la agenda de remoción de carbono oceánica

La ciencia es lo más importante. Debemos diseñar y llevar a cabo ensayos de campo controlados de cada tecnología en múltiples entornos a escalas adecuadamente grandes. Cada ensayo debe ir acompañado de una supervisión y verificación efectivas por parte de terceros para responder a preguntas fundamentales sobre la eficacia y la seguridad.

Desde el punto de vista tecnológico, se necesita mucha más capacidad intelectual para seguir iterando y optimizando las propias tecnologías de remoción de carbono oceánicas, con nuevos campos y áreas de conocimiento, como la IA y la biología sintética, que ayuden a pensar en el diseño y la escala de los sistemas viables.

Por último, nada de esto puede hacerse sin marcos políticos y normativos de apoyo, que faciliten la aceleración de la investigación y el desarrollo, junto con esfuerzos para aumentar el apoyo político y social a la acción. Dada la importante inversión y el compromiso político necesarios para alcanzar la escala de pruebas requerida, es esencial que los gobiernos nacionales y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático reconozcan formalmente la importancia de la RDC y su potencial.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con los océanos?

Aprovechar la COP28

La COP28 es una oportunidad para desarrollar y reforzar el apoyo a la RDC. A medida que se intensifica la emergencia climática, todas las naciones tienen la responsabilidad de acelerar significativamente y escalar sus acciones para reducir las emisiones como una prioridad. Los Estados pueden hacer avanzar la agenda de la remoción de carbono oceánica, comprometiéndose a colaborar en el avance de la investigación y el desarrollo mediante la financiación y la creación de marcos normativos que permitan una investigación segura.

Otras partes interesadas también tienen papeles clave que desempeñar: los científicos y académicos son necesarios para diseñar y participar en ensayos de campo, supervisar y llevar a cabo las ciencias sociales pertinentes. Las ONG pueden ofrecer asesoramiento experto sobre equidad, justicia y biodiversidad y exigir responsabilidades a los dirigentes. Los financiadores pueden comprometerse a apoyar la investigación a gran escala, y los medios de comunicación pueden llamar la atención sobre las últimas innovaciones.

La magnitud del reto de la descarbonización y el riesgo de colapso climático, con sus graves implicaciones para toda la vida en la Tierra, obligan a considerar todas las soluciones. Es un imperativo moral avanzar juntos con rapidez para demostrar, o incluso refutar, el papel que la remoción de carbono oceánica podría desempeñar para hacer frente a la crisis climática y garantizar un futuro seguro.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate and NatureEl Océano
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Por qué los pequeños agricultores tienen mucho para enseñar sobre el cambio climático

Alvaro Lario

23 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial