Industrias en Profundidad

Los aviones autónomos podrían hacer los vuelos más seguros, accesibles y sostenibles

Aviones estacionados en una terminal.

La Movilidad Aérea Avanzada podría ser el cambio más significativo de la aviación desde la era de los reactores. Image: Pexels/Ahmed Muntasir

David Hyde
Lead, Autonomous Systems, World Economic Forum LLC
Jia Xu
Chief Executive Officer, SkyGrid, Inc.
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Industrias en Profundidad??
La visión global
Explora y monitorea cómo Travel and Tourism afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Travel and Tourism

Listen to the article

  • La movilidad aérea avanzada, que incluye tecnologías como aviones más autónomos, está marcando el comienzo del cambio más significativo en la aviación desde la llegada de la era de los reactores hace más de 70 años.
  • El uso de la autonomía en la aviación podría mejorar la seguridad, ampliar el acceso y evitar que los humanos tengan que realizar trabajos peligrosos y monótonos.
  • Alcanzar el potencial de la autonomía es necesario un esfuerzo multilateral, por lo que el Foro Económico Mundial ha puesto en marcha la iniciativa AVIATE (Advancing AViation Innovation and Autonomous Technology for Everyone).

Tras años de expectación y constantes avances por parte de la industria, por fin estamos a punto de hacer realidad el potencial de la Movilidad Aérea Avanzada (AAM, por sus siglas en inglés), un nuevo concepto de transporte que utiliza innovadores diseños de aeronaves y tecnologías de vuelo para trasladar personas y mercancías y prestar servicios de forma más eficiente. De este modo, se producirá el cambio más significativo en la aviación desde la llegada de la era de los reactores hace más de 70 años. Los avances en propulsión eléctrica, almacenamiento de baterías, fabricación avanzada y autonomía permitirán a las aeronaves realizar nuevos tipos de misiones que serán transformadoras para las personas, los lugares y las economías.

La movilidad aérea urbana es sin duda el caso de uso de AAM que más ha cautivado la imaginación, con la promesa de trasladar personas y mercancías dentro de las zonas pobladas y entre ellas. En el reciente Salón Aeronáutico de París, los cielos se llenaron de taxis aéreos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL), que ofrecieron un anticipo de los vehículos que transportarán pasajeros durante los Juegos Olímpicos del año que viene.

Más allá del entusiasmo que rodea a las operaciones iniciales, es importante señalar que el impacto del AAM en nuestras vidas crecerá gradualmente. Los primeros servicios de taxi aéreo de este tipo serán limitados en número y probablemente se limitarán a "viajes premium", por lo que es poco probable que sean una opción de transporte diario para la mayoría de la gente. Para que esta tecnología sea más accesible, necesitamos soluciones que permitan ampliar el número de aviones y drones urbanos de unas pocas docenas a cientos o incluso miles. Para ello será necesaria una mayor automatización y digitalización del sistema de control del tráfico aéreo y una mayor autonomía de las aeronaves, incluido el despliegue de aeronaves autónomas supervisadas a distancia.

¿Has leído?

El Consejo Global del Futuro de la Movilidad Autónoma del Foro Económico Mundial, en el que participa Honeywell, analiza los distintos retos que plantea el desarrollo y la implantación responsables de la movilidad autónoma, tanto en tierra como en el cielo.

Aunque el concepto de avión autónomo pueda incomodar a algunas personas, es importante pensar en cómo la autonomía puede aumentar las capacidades humanas en la aviación -y viceversa- en lugar de sustituirlas.

En la actualidad, muchas funciones de las aeronaves ya están automatizadas, con pilotos automáticos y sistemas de control de vuelo de gran precisión e integridad que guían a los aviones por los cielos siguiendo rutas cuidadosamente planificadas, a menudo sin apenas intervención humana. La automatización a bordo, unida a las infraestructuras adecuadas de comunicación y posicionamiento en tierra y en el espacio, también es capaz de aterrizar aviones de fuselaje ancho en condiciones difíciles y de visibilidad nula.

A medida que progresen las capacidades autónomas, las tareas rutinarias de la aviación, como la supervisión de las funciones de los sistemas de a bordo, el cumplimiento de instrucciones sencillas de control del tráfico aéreo y la gestión de la separación, estarán cada vez más automatizadas, lo que aliviará a los pilotos de las cargas operativas y reducirá el riesgo que suponen los errores humanos y la fatiga. Los pilotos, aunque no estén en el vehículo, seguirán teniendo el control en última instancia, y todos los diferentes elementos del sistema, incluida la tecnología autónoma de a bordo, el sistema de mando y control, la infraestructura de vigilancia y comunicación, y la interfaz remota piloto-máquina, se diseñarán e integrarán meticulosamente para cerrar el caso de seguridad de la aeronave.

Los avances en propulsión eléctrica, almacenamiento de baterías, fabricación avanzada y autonomía permitirán a las aeronaves realizar nuevos tipos de misiones que serán transformadoras para las personas, los lugares y las economías.

Esta nueva combinación de humano y máquina puede ayudar a inaugurar una nueva era de aviación más segura, eficiente y accesible. La autonomía no se limitará a los taxis aéreos; hay un gran número de casos de uso que permitirá una mayor autonomía. En la Segunda Conferencia Anual sobre Movilidad Aérea Avanzada de Honeywell, los líderes de la industria y el gobierno se reunieron para intercambiar ideas sobre la realización del sueño de la AAM. Las empresas a la vanguardia de la autonomía aérea presentaron sus perspectivas sobre cómo el vuelo autónomo puede mejorar sustancialmente la seguridad, ampliar el acceso a las comunidades desatendidas y sustituir a los humanos en trabajos peligrosos, sucios y aburridos.

Muchas de estas aplicaciones también representan oportunidades tempranas de permitir el despliegue rápido de sistemas más limitados de vuelo autónomo para crear impacto y valor económico hoy mismo. Por ejemplo, ya se están utilizando drones autónomos para ayudar en labores de búsqueda y rescate y evaluar infraestructuras críticas, y pronto podrían complementarse con aeronaves autónomas de mayor tamaño para la extinción de incendios o la agricultura, que son algunos de los trabajos más peligrosos que realizan los pilotos en la actualidad. Y aunque es posible que los aviones comerciales nunca lleguen a ser totalmente autónomos, abundan las oportunidades de simplificar, automatizar y respaldar las funciones de los pilotos para que la aviación sea más segura, más rentable y, por tanto, más accesible para las comunidades que hoy no pueden ser atendidas de forma viable por las rutas existentes.

Los drones autónomos ya se utilizan para ayudar en las labores de búsqueda y rescate.
Los drones autónomos ya se utilizan para ayudar en las labores de búsqueda y rescate. Image: REUTERS

Alcanzar el potencial de la autonomía exige un esfuerzo de colaboración en el que participen todas las partes interesadas de la comunidad aeronáutica -fabricantes, operadores, pilotos y reguladores-, así como el público en general, que en última instancia tendrá que votar con su cartera depositando su confianza en estas máquinas. Aunque en el sector hay distintas opiniones sobre el ritmo y el alcance de la autonomía en la aviación, existe un consenso abrumador en que la seguridad debe ser siempre el objetivo primordial. La autonomía debería abrirse camino en los aviones gracias a las mejoras de seguridad. El sector de la aviación tiene un largo historial de trabajo conjunto para hacer avanzar la seguridad hasta los impresionantes niveles que vemos hoy en día, y la colaboración entre múltiples partes interesadas será fundamental para garantizar una transición fluida hacia un futuro que abrace el potencial del vuelo autónomo.

Consciente de ello, el Foro Económico Mundial ha puesto en marcha la iniciativa "Avance de la innovación en aviación y tecnología autónoma para todos" (Advancing AViation Innovation and Autonomous Technology for Everyone, AVIATE). Este esfuerzo mundial ayudará a las partes interesadas a prepararse y acelerar la materialización de los beneficios de la aviación autónoma y a garantizar su adopción responsable. AVIATE reunirá a las partes interesadas de la industria, los gobiernos, el mundo académico y la sociedad civil para arrojar luz sobre cuestiones clave relacionadas con la aviación autónoma y ayudar a dar forma a un ecosistema de aviación más seguro, accesible y sostenible que funcione para todos.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La desinformación es una amenaza para nuestro ecosistema de confianza. Los expertos explican cómo frenarla

Jesus Serrano

31 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial