Cuarta Revolución Industrial

¿Cómo afecta la Cuarta Revolución Industrial a la inversión extranjera directa?

Robots en una cadena de fabricación: foto de un reportaje sobre inversión extranjera directa.

La inteligencia artificial y la robótica están revolucionando el proceso de fabricación. Image: Unsplash/Simon Kadula

Necmettin Kaymaz
Director of International Government Business, Investment Office of the Presidency of Türkiye
Aytug Goksu
Head, Network and Government Affairs, World Economic Forum
Comparte:
La visión global
Explora y monitorea cómo Cuarta Revolución Industrial afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Cuarta Revolución Industrial

Listen to the article

  • La Cuarta Revolución Industrial presenta oportunidades y retos para la inversión extranjera directa (IED), ya que transforma el modo de operar de las empresas.
  • La captación de estos fondos ha sido más competitiva a medida que la inversión mundial busca resiliencia a través de la Industria 4.0.
  • Los profesionales de la inversión extranjera directa deben ser ágiles y adaptarse a este nuevo panorama de inversión que ha traído consigo la nueva revolución industrial.

La Cuarta Revolución Industrial presenta tanto oportunidades como retos para atraer inversión extranjera directa (IED), ya que transforma significativamente la forma en que las empresas organizan sus redes internacionales de producción, un motor clave de la IED.

Ante el impacto transformador y disruptivo del avance tecnológico, las empresas multinacionales (EMN) han estado buscando formas alternativas de hacer negocios para mantener su competitividad.

La creciente aplicación de la automatización industrial ha transformado las estrategias operativas de las empresas internacionales, con importantes implicaciones para las economías receptoras, que dependen de la inversión extranjera directa.

Por otra parte, las economías en desarrollo han tenido dificultades para adaptarse a las nuevas realidades de la Cuarta Revolución Industrial. La falta de un marco normativo actualizado, de infraestructuras tecnológicas, de capacidad institucional y de cualificación de la mano de obra ha complicado aún más estos esfuerzos.

Por otra parte, el acceso a las tecnologías más avanzadas, o su adquisición, siempre ha sido un reto para las economías en desarrollo. Muchos países han encontrado la solución atrayendo IED que pueden ayudar a transferir los conocimientos técnicos y las tecnologías necesarias para su desarrollo económico.

¿Has leído?

A medida que el panorama de la inversión mundial deja de basarse solo en la eficiencia de los recursos, su enfoque tradicional, y pasa a buscar la resiliencia con la aplicación de la Industria 4.0, la captación de fondos de IED se ha vuelto más competitiva.

En las primeras décadas de la globalización, las empresas multinacionales buscaban nuevas ubicaciones principalmente para aumentar la eficiencia, donde el coste de la mano de obra era uno de los principales factores determinantes. Sin embargo, esto ya no es así. Aunque el coste laboral sigue desempeñando un papel importante, ahora hay otras consideraciones impulsadas por las capacidades de automatización y las métricas de resiliencia operativa.

A medida que las multinacionales han ido integrando tecnologías avanzadas en sus procesos de producción, la necesidad de una menor intervención humana está dando lugar a la creación de procesos de fabricación altamente eficientes y automatizados.

La robotización de la industria manufacturera

Con la introducción de nuevas tecnologías, las empresas utilizan cada vez más robots, inteligencia artificial (IA) e Internet de las cosas (IoT) en los procesos de fabricación, reduciendo así la necesidad de emplear trabajadores con las cualificaciones tradicionales.

Según el informe El futuro del empleo 2023 del Foro Económico Mundial, se espera que los robots humanoides y no humanoides sean creadores netos negativos de empleo en los próximos cinco años.

Los datos de la Federación Internacional de Robótica (IFR) muestran que el parque operativo de robots industriales alcanzará los 3,5 millones en 2021, lo que supone un aumento del 15 % respecto al año anterior. En la última década, el parque operativo de robots industriales se ha más que triplicado y sigue creciendo. Solo en 2021, las empresas industriales emplearán más de medio millón de nuevos robots.

Stock de robots industriales en millones de unidades.
Auge de los robots: Stock de robots industriales en millones de unidades. Image: Oficina de Inversiones de la Presidencia de Türkiye/Federación Internacional de Robótica

Aunque la automatización industrial crea desafíos para la inversión extranjera directa, además de aumentar la deslocalización cercana (nearshoring), y hasta cierto punto la repatriación de operaciones (reshoring), el lado positivo es que las multinacionales seguirán buscando nuevas ubicaciones, ya que su búsqueda no está impulsada únicamente por la rentabilidad de la mano de obra, sino también por la resiliencia, entre otras razones.

En este sentido, las métricas logísticas, la proximidad a los mercados de origen y de destino y los requisitos de entrada en el mercado seguirán figurando entre los factores clave de localización para las multinacionales, con un papel cada vez menor del coste de la mano de obra como factor determinante.

Además, las nuevas tecnologías de fabricación aumentadas por la IA y la impresión 3D conducen a "la fabricación distribuida, la personalización masiva y la mercantilización de la producción", por lo que las empresas buscarán nuevas ubicaciones para establecer instalaciones de producción modulares más cerca de los mercados finales a los que sirven.

El impacto social y económico de la automatización industrial podría ser más alarmante para los gobiernos. A medida que los robots sustituyan a los trabajadores y la Industria 4.0 cree un cambio hacia empleos altamente cualificados que requieran el aprovechamiento de tecnologías avanzadas, será más difícil para los responsables políticos generar nuevas oportunidades de empleo para las masas, a menos que tomen medidas anticipatórias.

Siendo así, también es cierto que la Cuarta Revolución Industrial creará nuevas oportunidades de empleo para personas con nuevas competencias que respondan a la creciente demanda en digitalización, ciberseguridad, privacidad de datos y más.

En este contexto, los países se enfrentan a importantes obstáculos para atraer inversión extranjera directa. Sin embargo, los países que pueden ofrecer ecosistemas de producción ágiles y flexibles también pueden convertir estas dificultades en oportunidades para atraer IED.

Mano de obra para atraer inversión extranjera directa

Mejorando sus infraestructuras industriales y digitales e invirtiendo en educación para recualificar la mano de obra, los países pueden atraer la IED de calidad necesaria para su desarrollo económico. Sin embargo, este es un largo camino que lleva años.

Una base de fabricación avanzada es imprescindible para aprovechar las oportunidades creadas por la nueva revolución industrial y atraer más inversiones de las empresas multinacionales. Según un estudio del Banco Mundial, solo un puñado de países pasó de la fabricación limitada a la fabricación avanzada en las cadenas de valor mundiales, indispensables para las operaciones globales de las multinacionales.

Transiciones nacionales entre distintos tipos de participación en la cadena de valor mundial.
Transiciones nacionales entre distintos tipos de participación en la cadena de valor mundial. Image: Oficina de Inversiones de la Presidencia de Türkiye/Banco Mundial

Los países en desarrollo no pueden esperar décadas para transformar sus economías. Pueden evitar la dependencia mediante políticas inteligentes y la colaboración con partes interesadas nacionales e internacionales, como el Centro para la Cuarta Revolución Industrial (C4IR ) del Foro Económico Mundial, una plataforma mundial de colaboración público-privada que ayuda a configurar el desarrollo y la aplicación de las tecnologías emergentes.

Türkiye, por ejemplo. Reconociendo la necesidad de una gobernanza ágil dada la velocidad del cambio y la transformación en todos los ámbitos de la vida asociada a la Cuarta Revolución Industrial, Türkiye se unió a la Red C4IR del Foro para preparar su base industrial para la revolución tecnológica.

El C4IR está albergado por la Asociación de Empresarios del Metal de Turquía (MESS), y el centro colabora con otros países de todo el mundo en el desarrollo de marcos de gobernanza para un despliegue justo e inclusivo de las nuevas tecnologías y la transformación industrial. La MESS también ha creado una nueva plataforma tecnológica de vanguardia, el MEXT Technology Center, para ayudar a sus miembros en su transformación digital hacia la Industria 4.0.

El reciclaje y la mejora de las cualificaciones también desempeñan un papel clave a la hora de mitigar el impacto negativo de la automatización industrial, que disminuye la necesidad de trabajadores no cualificados o poco cualificados y crea oportunidades para los trabajadores altamente cualificados.

La iniciativa Reskilling Revolution del Foro, que se puso en marcha en 2020 y "pretende dotar a mil millones de personas de una mejor educación, competencias y oportunidades económicas para 2030", es otra plataforma que los países y organizaciones pueden aprovechar.

Adaptarse al nuevo panorama inversor es clave

En conclusión, los profesionales de la inversión extranjera directa deben ser ágiles y adaptarse a este nuevo panorama de la inversión provocado por la nueva revolución industrial. Las agencias de promoción de la inversión deben recalibrar sus propuestas de valor y sus estrategias de promoción para seguir siendo atractivas y pertinentes para los proyectos de IED de nueva generación.

Mientras tanto, los gobiernos deben diseñar marcos políticos inteligentes para fomentar un entorno propicio para las prácticas de la Industria 4.0. Las capacidades de manufactura avanzada y la mano de obra cualificada, asociadas a las razones para invertir de las empresas, son fundamentales para atraer nuevas inversiones.

La nueva revolución industrial puede plantear retos a la hora de atraer inversiones extranjeras de dirección, pero también presenta oportunidades. Las partes interesadas deben asegurarse de estar en la mejor posición para aprovecharlas.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la cuarta revolución industrial?

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Cuarta Revolución IndustrialAdvanced Manufacturing
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

La IA generativa alcanzará los billones de dólares. Aquí hay una hoja de ruta para aprovecharla

Behnam Tabrizi, Walter Sun and Amogh Umbarkar

17 de enero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial