Economías más justas

Invertir en estas 3 cosas puede prepararnos para la próxima generación de la movilidad

Una viajera con un perro se para en un andén del metro en la estación de Alexanderplatz en Berlín, Alemania, 27 de marzo de 2023.

¿Cómo pueden los países superar los retos políticos, financieros y de infraestructuras para mejorar la movilidad? Image: REUTERS/Annegret Hilse

Gilles Roucolle
Managing Partner, Europe, Oliver Wyman
Comparte:
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Economías más justas

Listen to the article

  • Los nuevos proyectos de infraestructuras, necesarios para reducir las emisiones y mejorar la movilidad, pueden ser costosos y políticamente difíciles de ejecutar.
  • Las estructuras heredadas -desde edificios a tuberías de agua- reducen el espacio disponible para nuevos proyectos, mientras que las tecnologías digitales han impactado la demanda.
  • Sin embargo, es posible crear nuevas y mejores infraestructuras mediante la electrificación, la movilidad compartida, la innovación digital y el trabajo en coalición de los gobiernos.

En un mundo ideal, las naciones avanzadas pondrían en marcha rápidamente nuevos proyectos de infraestructuras a larga escala para mejorar la movilidad, agilizar el transporte de mercancías y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en ciudades repletas de gente.

Pero en los últimos años, proyectos masivos como las redes ferroviarias de alta velocidad y las autopistas se han vuelto mucho más difíciles de ejecutar. Políticamente, cada vez es más difícil en las democracias lograr el consenso necesario para ejecutar proyectos caros y de varias décadas de duración.

¿Has leído?

Además, las estructuras heredadas -desde edificios hasta tuberías de agua- reducen el espacio disponible para nuevos proyectos. Al mismo tiempo, las tecnologías digitales fragmentan la demanda y reducen el número de consumidores y viajeros al facilitar el acceso a viajes de bajo coste, coordinar servicios compartidos y ayudar a navegar por las opciones de transporte sugiriendo modos para los distintos tramos de un viaje en función de las preferencias del viajero.

Para alcanzar los objetivos de movilidad en las próximas décadas, los líderes empresariales y gubernamentales deben coordinar una compleja gama de actores y servicios. La movilidad mundial requerirá 2,5 billones de dólares en inversiones para 2040, el doble que en 2017. La combinación de inversiones ya está cambiando, y es probable que una gran parte se destine a una combinación de servicios de movilidad digitalmente revitalizados, tradicionales y nuevos, como trenes de alta velocidad de bajo coste y la recarga de automóviles eléctricos. Así se desprende de un reciente estudio del Foro Oliver Wyman, junto con entrevistas a 30 ejecutivos y expertos de la industria mundial.

La combinación de inversiones en movilidad ya está cambiando
La combinación de inversiones en movilidad ya está cambiando Image: Oliver Wyman

Para lograr el máximo impacto en la movilidad, los grandes operadores y el creciente número de nuevas empresas de movilidad deben trabajar en coalición con gestores de infraestructuras, operadores, gobiernos, fabricantes de vehículos y facilitadores digitales. Los modelos de movilidad de éxito del futuro compartirán tres elementos comunes:

1. Electrificación y movilidad compartida

La movilidad utiliza una enorme cantidad de recursos y contribuye significativamente al cambio climático. Reducir estas cargas supone un reto gigantesco. El transporte representa alrededor de una quinta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, la segunda fuente más importante después del sector energético.

Los automóviles se están electrificando rápidamente. La micromovilidad, que incluye varios patinetes y bicicletas, es casi toda eléctrica o de tracción humana, al igual que una gran parte del transporte ferroviario.

Automóviles, aviones, trenes: ¿de dónde proceden las emisiones de CO2 del transporte?
Automóviles, aviones, trenes: ¿de dónde proceden las emisiones de CO2 del transporte? Image: Our World in Data

El transporte aéreo es otra historia, ya que la comercialización de combustibles de aviación sostenibles (SAF) aún está lejos. Este desfase podría provocar un desplazamiento hacia otros modos de transporte. Por ejemplo, Francia ha prohibido los vuelos nacionales que puedan cubrirse en tren en 2,5 horas o menos. Las normativas sobre el carbono podrían seguirles en algunas jurisdicciones, comprometiendo la ventaja de precio del transporte aéreo sobre el tren en muchos mercados.

La movilidad también ocupa espacio, otro recurso limitado. A medida que las ciudades crecen, necesitan transportar más personas y mercancías, pero no hay espacio suficiente para ampliar continuamente las vías y autopistas. Además, aumenta la demanda de más espacio para los peatones y la movilidad activa, como las bicicletas. Las vías y los vehículos existentes deben transportar más personas y mercancías y atender a diversos servicios.

Una forma de hacerlo es compartir más activos. Muchos operadores ferroviarios ya comparten vías, sobre todo en la Unión Europea, donde la infraestructura y los operadores de servicios ferroviarios están separados. Los vehículos también se comparten cada vez más. Un vehículo privado típico está inmovilizado alrededor del 95% del tiempo (una de las razones por las que las ciudades tienen tantos estacionamientos en la calle). Los servicios de taxi y auto compartido permiten desplazarse en automóvil, pero utilizando menos vehículos y liberando espacio en la ciudad. El primero ya está bien implantado, y otros servicios, como el automóvil compartido o el préstamo de una flota específica, resultan cada vez más atractivos para los jóvenes y los habitantes de las ciudades. El espacio disponible podría utilizarse para otros fines, como la movilidad activa, las líneas de tranvía y los carriles bus.

2. Servicios de movilidad activados digitalmente

El comportamiento de los viajeros solía estar dictado por las opciones disponibles, que a menudo eran sólo autos o un transporte en masa limitado. Hoy, el cliente final es lo primero. Los innovadores digitales han invertido la cadena de valor, y los servicios basados en aplicaciones permiten a los clientes diseñar paquetes de viajes como lo hacían las agencias de viajes, eligiendo rutas, operadores de servicios y modos.

Otro fruto de la innovación reciente es la gran previsión de crecimiento de nuevos servicios de movilidad activados digitalmente, como el estacionamiento inteligente, la recarga de baterías y el uso compartido de vehículos. Según un estudio del Foro Oliver Wyman y el Instituto de Estudios del Transporte (ITS ) de la Universidad de California en Berkeley, una selección de 13 de estos servicios crecerá a un ritmo medio de casi el 10% anual durante la década actual hasta alcanzar los 660 000 millones de dólares en 2030. Esta cifra contrasta con el crecimiento de alrededor del 5% del sector de la movilidad en general.

Los modos tradicionales también están innovando a través de la tecnología digital. En 2016, después de que el emblemático servicio ferroviario de alta velocidad TGV de la SNCF francesa sufriera la presión de los vuelos y autobuses de bajo coste, la empresa lanzó una exitosa marca de bajo coste y alta velocidad, Ouigo (que se traduce como "Sí, vete").

Las reservas y la venta de billetes se realizan exclusivamente en línea, lo que elimina la necesidad de mostradores de venta, centros de llamadas y agencias de viajes. El coste de venta de un billete se redujo de más de 10 euros a menos de 4. La supervisión digital de los componentes del tren permitió el mantenimiento predictivo, lo que redujo los costes y aumentó considerablemente el uso eficiente del material rodante.

3. Infraestructura desarrollada a través de coaliciones entre la industria y el gobierno

Además de software, los servicios nuevos y digitalizados necesitan instalaciones para cargar y estacionar vehículos, preferiblemente en conexiones intermodales que enlacen con las opciones ferroviarias y autobús. El transporte público necesita más carriles exclusivos para autobuses y tranvías -quizá algún día incorporen sistemas de recarga por inducción- y se integrará cada vez más con las torres de oficinas y residenciales, como ocurre en muchas de las principales ciudades asiáticas. En las autopistas, los sensores inteligentes podrían acelerar la introducción de la automatización de los vehículos.

Pero equipar a las ciudades para la movilidad de próxima generación requiere decisiones que den prioridad a determinadas formas de movilidad. ¿Cuánto debe gastarse en transporte público? ¿Debería reasignarse espacio para los automóviles a las bicicletas y la micromovilidad? Y, en el futuro, ¿podrían los drones y los taxis eléctricos voladores surcar los cielos de las ciudades?

Cómo está cambiando la cuota de movilidad por modo de transporte
Cómo está cambiando la cuota de movilidad por modo de transporte Image: Oliver Wyman

Para tener éxito, los operadores de servicios y las empresas de infraestructuras deben trabajar en coalición con los gobiernos o correr el riesgo de toparse con obstáculos. Los patinetes eléctricos, por ejemplo, parecen una buena forma de desplazarse que consume pocos recursos, pero si no se gestionan adecuadamente, las flotas que circulan libremente podrían obstaculizar los pasos de peatones. En el caso de París, en un referéndum celebrado en abril, una amplia mayoría de votantes pidió que se prohibieran los patinetes eléctricos de alquiler.

Como siempre, la movilidad es algo más que un reto tecnológico: es un reto eminentemente político. Sin embargo, es posible crear nuevas y mejores infraestructuras mediante la electrificación, los activos compartidos, los gobiernos que trabajan en coalición y la innovación digital en movilidad.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo puede el sector financiero ayudar a restablecer la cooperación en un mundo dividido

Matthew Blake

28 de febrero de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial