Naturaleza y Biodiversidad

Cómo puede el comercio contribuir a acabar con la contaminación por plásticos

Los países deben comprender el comercio de plásticos y las cadenas de valor del plástico para hacer frente a la contaminación por plásticos.

Los países deben comprender el comercio de plásticos y las cadenas de valor del plástico para hacer frente a la contaminación por plásticos. Image: Unsplash/Iain Taylor

Jeet Kar
Lead, Policy and Sustainable Trade, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Naturaleza y Biodiversidad??
La visión global
Explora y monitorea cómo Plastic Pollution afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Plastic Pollution

Listen to the article

  • La contaminación por plásticos es transfronteriza debido a los patrones globales de consumo y producción.
  • El comercio puede formar parte de la solución a la contaminación por plásticos mediante acuerdos comerciales que apoyen los flujos de plástico responsables y la circularidad.
  • En una cumbre que se celebrará en Uruguay se debatirá por primera vez el establecimiento de un tratado internacional vinculante sobre la contaminación por plásticos, que deberá entrar en vigor en 2024.

Representantes gubernamentales se reúnen estos días en Uruguay para poner en marcha el primer Comité Intergubernamental de Negociación (CIN) con el fin de alcanzar un tratado internacional vinculante para acabar con la contaminación por plásticos que la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA) se comprometió a cumplir para 2024, también conocido como la resolución UNEA 5.2.

Es la primera vez que el mundo verá una acción multilateral contra la contaminación por plásticos a tan gran escala, a medida que la naturaleza transfronteriza de la contaminación por plásticos se hace cada vez más evidente.

¿Has leído?

Un problema transversal

El comercio internacional y las cadenas de valor mundiales han dominado una parte sustancial del discurso sobre la contaminación por plásticos, y con razón. Dado que los patrones de producción y consumo son globales, es necesaria la colaboración intersectorial y entre cadenas de valor para que las medidas contra el plástico sean eficaces.

Las prohibiciones y restricciones nacionales sobre los plásticos sólo funcionarán si los gobiernos que las aplican conocen la magnitud del plástico que entra en sus economías a través de las importaciones. Además, las importaciones ilícitas de residuos plásticos y el vertido de residuos siguen siendo preocupantes. Asfixian los tenues sistemas de gestión de residuos de muchos países en desarrollo y agravan la contaminación marina por plásticos.

Dado que el comercio es una de las razones por las que la contaminación plástica es una crisis transfronteriza, también debe ser parte de la solución. El cambio a una economía circular de los plásticos, además de sus evidentes beneficios para el medio ambiente, también representa ganancias económicas sustanciales (un ahorro anual de más de 200 000 millones de dólares en todo el mundo, junto con la creación de más de 700 000 nuevos puestos de trabajo). Para los países en desarrollo, el comercio puede amplificar esta oportunidad de crecer de forma sostenible ampliando los mercados y abaratando la innovación.

Acción eficaz

El comercio puede apoyar la circularidad y la lucha contra la contaminación por plásticos de muchas maneras. Los acuerdos comerciales bilaterales y plurilaterales son vitales para instituir flujos internacionales de plásticos responsables, incluidos los plásticos integrados. Tales acuerdos pueden facilitar el comercio y crear economías de escala regionales en polímeros reciclados, reciclables, reutilizables y alternativos y sustitutos, atrayendo inversiones en estos sectores incipientes.

Además, los acuerdos comerciales pueden promover activamente la gestión de los productos plásticos, como los sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP), con una delimitación clara de las responsabilidades de importadores y exportadores en relación con los residuos que generan.

En países como Sudáfrica, el Departamento de Silvicultura, Pesca y Medio Ambiente (DFFE) está profundizando en su comprensión de cómo la política comercial puede apoyar la circularidad a través de la armonización de las normas, un mejor reciclaje y la sustitución, al tiempo que busca ampliar las regulaciones EPR existentes.

"También estamos forjando nuevas conexiones entre nuestros departamentos de Comercio y Medio Ambiente para hacer frente a la contaminación por plásticos", ha declarado.

Debido a su magnitud, el Acuerdo Continental Africano de Libre Comercio (AfCFTA) presenta una oportunidad sin precedentes para codificar los principios de la economía circular en el comercio a nivel continental. Los países pueden minimizar las barreras técnicas al comercio mediante el desarrollo de normas comunes y mutuamente reconocidas para favorecer los bienes y servicios críticos para la circularidad, cosechando en el proceso los dividendos económicos de un comercio mejorado.

Para los países en desarrollo, es importante tener una comprensión holística de sus cadenas de valor del plástico y del peso económico del sector para una acción mejor informada sobre el plástico. Esto promoverá la producción y el consumo sostenibles de plásticos y permitirá su reciclado seguro.

Excma. Sra. Marie Chantal Rwakazina, Embajadora de la República de Ruanda en Suiza

La Oficina Sudafricana de Normalización (SABS) ya está elaborando parámetros de referencia adecuados para la economía circular que podrían incorporarse a normas continentales más amplias. Otros bloques regionales como la ASEAN y la Alianza del Pacífico también pueden impulsar la acción sobre el plástico a escala y disfrutar de beneficios económicos aprovechando el poder de los mercados y las normas comunes.

El Convenio de Basilea, que somete la mayoría de los flujos transfronterizos de residuos plásticos al consentimiento obligatorio del país importador, puede ser otra herramienta eficaz para frenar el comercio ilegal de residuos plásticos. Los bloques económicos regionales pueden aplicarlo de forma coordinada, minimizando las fugas de residuos plásticos que socavan las prohibiciones y restricciones nacionales. Al mismo tiempo, las estipulaciones del Convenio pueden aprovecharse para promover el comercio internacional responsable de residuos plásticos, acelerando el consentimiento para los flujos de residuos que pueden hacer crecer la economía circular (por ejemplo, envases reciclables y reutilizables).

La cadena de valor del plástico

El papel del comercio en la economía circular también debe ir más allá de los bienes. En la cadena de valor de los plásticos, varios servicios son cruciales para hacer realidad la circularidad.

Los servicios de investigación y desarrollo son esenciales en las fases de diseño de productos y abastecimiento de materiales para favorecer los modelos basados en la reutilización y alejarse de los polímeros vírgenes basados en combustibles fósiles. Del mismo modo, los servicios de recogida, clasificación y reciclaje de residuos son vitales en la fase posterior al consumo. Se necesitan laboratorios de ensayo y servicios de certificación y etiquetado para garantizar el cumplimiento de las leyes sobre reciclaje, reutilización y composición de los materiales. Los acuerdos comerciales deberían abarcar cada vez más estos servicios para eliminar las fricciones en su intercambio transfronterizo y estimular la tan necesaria innovación.

Mientras los países se preparan para las negociaciones que acabarán dando forma a un tratado internacional sobre la contaminación por plásticos, es imprescindible disponer de información y herramientas para medir el comercio de plásticos y comprender las cadenas de valor del plástico. Estos conocimientos servirán para fundamentar los debates sobre el tratado y ofrecerán una perspectiva sistémica y económica de la acción plástica para la elaboración de políticas informadas. La resolución 5.2 de la UNEA es histórica y un testimonio de cooperación internacional positiva para resolver los retos comunes que asolan el planeta. Sin embargo, para erradicar la contaminación por plásticos en todas partes y sin perjudicar los medios de subsistencia, el comercio debe ser la piedra angular de la solución.

"Para los países en desarrollo, es importante tener una comprensión holística de sus cadenas de valor del plástico y el peso económico del sector para una acción mejor informada sobre el plástico", dijo recientemente Marie Chantal Rwakazina, Embajadora de la República de Ruanda en Suiza. "Esto promoverá la producción y el consumo sostenibles de plásticos y permitirá su reciclado seguro".

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Naturaleza y BiodiversidadCadenas de suministro y transporteComercio e Inversión
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

El mundo tiene un problema de contaminación. La innovación puede ayudar a resolverlo

Tania Strauss and Sundararajan Mahalingam

4 de julio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Iniciar sesión
  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial