Climate Action

Este principio indígena podría transformar nuestra forma de invertir en la naturaleza

Las comunidades y los principios indígenas pueden ofrecer nuevas perspectivas de inversión que contemplen objetivos a largo plazo y responsabilidad personal.

Las comunidades y los principios indígenas pueden ofrecer nuevas perspectivas de inversión que contemplen objetivos a largo plazo y responsabilidad personal. Image: Unsplash/Josh Withers

David Sangokoya
Head of Civil Society Impact, World Economic Forum
Professor Deen Sanders OAM
Integrity Lead and Indigenous Leader, Deloitte
Guy Williams
Asia Pacific and Global Nature Lead, Deloitte
Alice Bell
Integrity Director, Deloitte
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Climate Action??
La visión global
Explora y monitorea cómo Infrastructure afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Long-Term Investing, Infrastructure and Development

Listen to the article

  • El principio de los siete siguientes, presente en muchas comunidades indígenas de todo el mundo, pide a las personas y organizaciones que examinen el impacto de sus decisiones en las generaciones futuras.
  • La aplicación de este principio a la inversión en la naturaleza facilita el pensamiento a largo plazo y mitiga los riesgos que se derivan de los objetivos estrechos.
  • En el centro de este enfoque está la responsabilidad hacia nuestros antepasados y las generaciones futuras. ¿Qué pensarían los tataranietos de nuestros bisabuelos de las decisiones que tomamos hoy?

Pensar a corto plazo, ya sea en las próximas elecciones o en el próximo informe trimestral de resultados, no es adecuado para abordar la crisis climática. Pero, ¿y si hubiera otra forma de entender y analizar nuestras inversiones y proyectos?

El principio de las siete generaciones siguientes, o principio de las siete generaciones, se encuentra en muchas comunidades indígenas de todo el mundo, y puede ofrecer una solución a las deficiencias de las inversiones a corto plazo.

Maa-Bularrbu es el término utilizado para describir el enfoque entre el pueblo Worimi del norte de Nueva Gales del Sur en Australia. También es un elemento de los pueblos haudenosaunee (iroqueses) de Norteamérica. En Nueva Zelanda, el pueblo maorí concibe el "mokopuna's mokopuna" a través de cuatro generaciones.

El principio de los próximos siete indígenas

El concepto sostiene que uno es responsable no sólo de sí mismo o de su familia inmediata, sino de llevar el conocimiento y la responsabilidad de las generaciones pasadas a las siete generaciones siguientes. Aunque los conceptos indígenas de parentesco y ascendencia no se traducen fácilmente en modelos jerárquicos descendentes, si imagináramos el principio de las Siete Generaciones en un sentido occidental, esto significaría pensar en el impacto de tus acciones cotidianas en los bisnietos de tus bisnietos.

Cuando todos aceptamos la responsabilidad de las consecuencias que nuestras decisiones individuales tienen en las generaciones futuras, se amplía en una responsabilidad colectiva para mantener la integridad del sistema a través de las generaciones. No por el interés de las familias individuales, sino por el interés de mantener un sistema que sostenga nuestra especie.

A nivel organizativo, el principio presenta una perspectiva amplia en relación con los sistemas económicos y el mundo natural, desafiando una visión a mucho más largo plazo que los términos políticos del gobierno o un ciclo de informes trimestrales de las empresas.

A medida que la crisis climática se desarrolla y el colapso de nuestro mundo natural se hace cada vez más evidente, debemos reconocer que las inversiones deben realizarse teniendo en cuenta la naturaleza y las generaciones futuras. Al poner nuestra mirada en la restauración de los paisajes que habitan las generaciones pasadas, presentes y futuras, el principio de los Siete Próximos nos empuja a examinar cómo podemos abordar nuestras propias necesidades urgentes, teniendo en cuenta también los intereses de las generaciones pasadas y futuras. ¿Cómo podemos obtener resultados no sólo en un año o en diez, sino también en más de cien años, mucho más allá de nuestra vida y de la de nuestros descendientes inmediatos?

Al aplicar el principio "Next Seven Again" a la práctica actual, surgen tres paradojas críticas: velocidad, calidad y escala. Examinar y abordar estas paradojas garantizará que cualquier inversión que se haga en la naturaleza ahora sea en nuestro propio interés como especie.

La paradoja de la velocidad

La necesidad de una respuesta rápida a la crisis climática es evidente, y los crecientes compromisos multilaterales de las naciones son una señal positiva. Durante la COP26, 145 países se comprometieron a poner fin y revertir la deforestación para 2030. Más de un tercio de las mayores empresas del mundo que cotizan en bolsa tienen ahora objetivos netos cero, muchos de los cuales implican programas de conservación y restauración de la naturaleza en horizontes temporales cortos.

El aumento de la demanda de inversiones en la naturaleza es una tendencia bienvenida, sin embargo, la urgencia con la que se persiguen estos proyectos y la presión por obtener rendimientos medibles y estrechos, como marcadas caídas de las emisiones de carbono, ha dado lugar a menudo a una priorización de las inversiones que favorece a los proyectos a corto plazo y de menor calidad. En ocasiones, esto puede conducir a resultados sociales y medioambientales negativos involuntarios que desvirtúan los beneficios previstos desde la perspectiva de los tataranietos de nuestros bisabuelos.

"Como cultura continua de 100.000 años, mi pueblo mide el tiempo y la naturaleza a escala geológica. Mi pueblo tiene la experiencia y la historia de cuatro glaciaciones, cada una de las cuales transformó paisajes y ecosistemas enteros."

Deen Sanders OAM, Worimi, Deloitte

Puede que el tiempo geológico no tenga cabida en el sistema actual, pero el pensamiento temporal multigeneracional pone de manifiesto el valor de los principios de gobernanza centrados en la creación de confianza y colaboración que valoran la asociación y el éxito a largo plazo por encima de la ambición o la avaricia a corto plazo.

La paradoja radica en el tiempo necesario para construir estas asociaciones de forma que respondan a las necesidades sociales y ecológicas de la tierra, mientras que al mismo tiempo nuestros riesgos relacionados con el clima siguen aumentando.

Las paradojas de la escala y la calidad

Para las empresas conscientes del impacto de su cadena de suministro y las que buscan invertir en la naturaleza para compensar sus emisiones, el desarrollo de los mercados de carbono y la deforestación evitada y la degradación de la tierra (REDD+) son también un avance bienvenido.

Aunque los proyectos REDD+ integran cada vez más una serie de valores y unidades de medida, incluidos los indicadores sociales y ecológicos, estos proyectos siguen centrándose en gran medida en el objetivo de la reducción de las emisiones de carbono. Por ello, los proyectos siguen simplificando una única unidad de medida y monetización, por ejemplo, las toneladas de CO2, y le dan prioridad por encima de la miríada de otros valores que hay que captar en estos paisajes forestales tan diversos y complejos. La razón de un enfoque limitado es ayudar a que las inversiones impulsen la mayor escala posible. Sin embargo, estos enfoques son propensos a la toma de decisiones que no tienen en cuenta la complejidad social y ecológica y los beneficios colaterales, y pueden llevar a agrupar paisajes enteros, a menudo representando mal los sistemas localizados de la naturaleza.

Para los pueblos indígenas, la relación con el paisaje es curatorial, cultural, familiar y profundamente localizada. Esta forma de localización no está intrínsecamente en desacuerdo con las prácticas actuales de inversión en la naturaleza, pero la búsqueda de la escala y la simplicidad como modelo de maximización de los beneficios suele restar importancia a los beneficios que podrían obtenerse de la intensidad económica localizada.

La paradoja aquí radica en el rendimiento de la inversión a largo plazo desde una perspectiva financiera, medioambiental y social. Optimizar una sola variable en un sistema complejo aumenta la fragilidad y eleva la probabilidad de riesgos sistémicos y consecuencias no deseadas. Estos puntos débiles pueden evitarse si las estrategias de inversión se basan en la sabiduría indígena, como el principio de las Siete Generaciones, y se asocian con las comunidades locales.

El futuro de las inversiones en la naturaleza con información indígena

Otros dos aspectos fundamentales del principio de las Siete Generaciones son las nociones de "relacionalidad" y "responsabilidad". Entenderlas puede resolver las paradojas de la velocidad, la escala y la calidad cuando se trata de invertir en la naturaleza.

La relacionalidad desafía las perspectivas de inversión para reconocer el valor de las relaciones profundas y complejas a través y dentro de los sistemas. La responsabilidad se refiere a cómo entendemos nuestros deberes en la salud de esos sistemas.

Nuestro actual sistema de mercados e inversiones está regulado e incentivado sobre un paradigma de responsabilidad. Pero la rendición de cuentas y la responsabilidad son distintas. Otras personas, mercados o sistemas reguladores nos hacen rendir cuentas, pero la responsabilidad es un compromiso personal. Es un ejercicio de agencia individual para el cuidado de los demás.

Así, el paisaje -o la madre, "Nyairi Barray" en la lengua gathang del pueblo worimi- te confiere la responsabilidad de cuidar un sistema que sostiene a las generaciones futuras. Cuando aceptamos nuestra responsabilidad con el paisaje como nuestra madre, como pueblo indígena, como comunidades locales y como inversores, cambiamos el marco a través del cual se realizan las recompensas y el éxito.

Las consecuencias son evidentes e inmutables, y transforman los enfoques de la planificación de los trabajos de conservación y restauración en cualquier paisaje y en los planes de ejecución que concilian las paradojas mencionadas de las estrategias de inversión actuales.

Somos capaces de comprender mejor nuestra inextricable relación y responsabilidad como parte interdependiente de la naturaleza, lo que desplaza la demanda de proyectos inmediatamente accesibles, a gran escala y de baja calidad, a inversiones de alta calidad a largo plazo, las que mantienen los árboles en pie y los ríos fluyendo durante mucho tiempo en nuestro futuro colectivo.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate ActionForum Institutional
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Las "4 C" de los directores de sostenibilidad

Gareth Francis

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial