• Estamos viviendo el inicio de una nueva revolución tecnológica en torno a las tecnologías de la Industria 4.0, como la inteligencia artificial (IA), la robótica y el Internet de las cosas (IoT).
  • La Industria 4.0 se refiere a los sistemas de producción "inteligentes" y conectados, diseñados para detectar, predecir e interactuar con el mundo físico, a fin de tomar decisiones que apoyen la producción en tiempo real.
  • Los países en desarrollo deben diversificar su producción hacia sectores más avanzados tecnológicamente.

Así como el rápido cambio tecnológico puede acelerar el progreso, también corre el riesgo de dejar atrás a muchas personas. Históricamente, cada ola de progreso tecnológico, desde la Revolución Industrial, se ha asociado a una mayor desigualdad entre países. Antes del siglo XIX, había poca disparidad de ingresos entre los países; hoy en día, la diferencia media de ingresos per cápita entre los países desarrollados y los países en desarrollo es de más de 40.000 dólares.

¿Cuál sería el efecto de la Industria 4.0? ¿Facilitaría o dificultaría la industrialización de los países en desarrollo? ¿Reduciría o aumentaría las desigualdades?

¿Qué es la Industria 4.0?

La Industria 4.0 se refiere a los sistemas de producción "inteligentes" y conectados que están diseñados para detectar, predecir e interactuar con el mundo físico, con el fin de tomar decisiones que apoyen la producción en tiempo real. En la fabricación, puede aumentar la productividad, la eficiencia energética y la sostenibilidad. Aumenta la productividad al reducir los tiempos de inactividad y los costes de mantenimiento.

Las estimaciones sugieren un aumento de la disponibilidad de la línea de producción entre un 5 y un 15%. También puede ofrecer oportunidades de ahorro energético y sostenibilidad a través de la optimización. Por ejemplo, en un estudio de caso de una multinacional del sector del plástico, la Industria 4.0, mediante el uso de sensores de energía, redujo el consumo de energía en una de sus plantas en torno al 40%, lo que supuso un ahorro de energía de más de 200.000 dólares al año. Sin embargo, solo unos pocos países desarrollan y comercializan las tecnologías de la Industria 4.0.

Hasta ahora, Estados Unidos y China lideran las publicaciones y las patentes. También cuentan con las mayores plataformas digitales, la mitad de los centros de datos a hiperescala del mundo, los mayores índices de adopción de la 5G, el 94% de toda la financiación de las nuevas empresas de IA en los últimos cinco años y el 70% de los principales investigadores de IA del mundo.

La fabricación de alta tecnología y la capacidad de investigación y desarrollo son otro elemento crítico para la Industria 4.0, que también aumenta las oportunidades para que las empresas de los países desarrollados obtengan una ventaja de liderazgo. Por ejemplo, las empresas europeas han realizado muchas inversiones en IoT. Junto con China y Estados Unidos, representan alrededor de tres cuartas partes de todo el gasto en IoT.

¿Cómo afectaría la Industria 4.0 a las desigualdades?

El cambio tecnológico afecta a la desigualdad a través de los puestos de trabajo, los salarios y los beneficios. En el caso de la Industria 4.0, la nueva tecnología aumenta principalmente la productividad.

A medida que las empresas se vuelven más productivas, también son más competitivas y tienen más probabilidades de contratar a más trabajadores altamente cualificados en mejores puestos de trabajo. Los países en los que las empresas adoptan la Industria 4.0 podrían esperar un mayor aumento de la productividad y la competitividad, así como de los salarios.

Al mismo tiempo, la Industria 4.0 también conlleva algunos retos específicos. Por ejemplo, muchos estudios predicen una gran pérdida de puestos de trabajo en la economía debido a la IA y la automatización. Pero no tienen en cuenta que no todas las tareas se automatizan y, sobre todo, que se crean nuevos productos, tareas y profesiones en toda la economía. La Industria 4.0 en el sector manufacturero puede aportar enormes ganancias de productividad, pero la mayoría de las empresas de los países en desarrollo están muy lejos de utilizar la Industria 4.0.

Aprovechar la Industria 4.0 para el desarrollo inclusivo

Los países en desarrollo no podrán desplegar ampliamente la Industria 4.0 si tienen una manufactura débil. Necesitan diversificar su producción hacia sectores más avanzados tecnológicamente.

El Estado tiene un papel crucial en la promoción de sectores potenciales, el fortalecimiento de los sistemas de innovación, la creación de coherencia entre las políticas de CTI (ciencia, tecnología e información) y otras políticas sociales y económicas, y la garantía de un enfoque participativo en este proceso. Los gobiernos también deberían promover un acceso asequible y de alta calidad a Internet y crear competencias digitales en el sector empresarial, incluidas las PYME. También deberían crear las condiciones necesarias para desplegar la Industria 4.0 en la fabricación.

Entre ellas se encuentran el desarrollo de estrategias nacionales que dirijan el despliegue coordinado de la Industria 4.0, la creación de un mecanismo de múltiples partes interesadas que institucionalice un enfoque participativo para fomentar la Industria 4.0, y la creación de una cooperación internacional para acelerar la transferencia de tecnología y conocimientos técnicos.

Para fomentar la adopción de la Industria 4.0, los gobiernos deben sensibilizar al sector privado, promover las inversiones y facilitar la financiación para el despliegue de la Industria 4.0. Los responsables políticos de los países en desarrollo también deberían estar atentos a los cambios en los patrones comerciales y en las cadenas de valor mundiales y a cómo afectarían a su mano de obra. Los trabajadores que no puedan formarse o reciclarse y pierdan su empleo deberían contar con mecanismos más sólidos de protección social.

El papel fundamental de la colaboración internacional

La comunidad internacional debe unirse para ayudar a los países a aprovechar esta nueva ola tecnológica. Se corre el riesgo de perpetuar los desfases observados en anteriores revoluciones tecnológicas.

En este sentido, hay cinco áreas críticas:

1. Compartir conocimientos e información y realizar investigaciones;

2. Ayudar a diseñar políticas y estrategias y a poner en marcha iniciativas;

3. Ayudar a desarrollar la capacidad de todos los actores del sistema nacional de innovación sobre la Industria 4.0;

4. Promover la transferencia de tecnología a través de nuevos enfoques de asociación innovadores, abordando los fallos del mercado, de los sistemas de innovación y de las capacidades;

5. Ayudar a establecer marcos jurídicos, directrices, normas y estándares.

La Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de las Naciones Unidas ofrece a los Estados miembros una plataforma para explorar formas de fortalecer y coordinar mejor la cooperación internacional centrada en la CTI, en el espíritu del multilateralismo, para aprovechar las tecnologías y la innovación de la Industria 4.0 en beneficio de todos.