• Los principios de gobernanza ágil tienen como objetivo aumentar la flexibilidad y la adaptabilidad de la administración a la hora de responder a las cambiantes condiciones tecnológicas.
  • Agile Nations es un proyecto que consagra estas creencias entre diferentes países.
  • Los Emiratos Árabes Unidos recibieron a líderes de todo el mundo para debatir sobre la colaboración en políticas de gobernanza ágil.

No es ningún secreto que la sociedad moderna ve a los líderes tecnológicos como celebridades. Son los visionarios que la civilización premia por cuestionar el status quo y establecer nuevas y audaces agendas. Algunas de sus ambiciones van incluso más allá de nuestro planeta. A nivel macro, sus innovaciones son los principales impulsores del aumento de la productividad y, en consecuencia, de la mejora del estándar de vida. Por desgracia, algunos de estos innovadores parecen estar frenados por la burocracia gubernamental, o eso es lo que se dice.

Los gobiernos se encuentran a menudo en la cuerda floja cuando se trata de la innovación, especialmente cuando la competencia del mercado y la protección del consumidor se ponen a prueba por el crecimiento tecnológico. Sin embargo, los gobiernos desempeñan un papel vital en el proceso. No sólo dirigen el desarrollo de nuevas tecnologías a través de programas apoyados por el gobierno, sino que crean entornos para la innovación. Fortalecer la posición del gobierno requiere a la vez innovación tecnológica y, lo que es más importante, innovación política.

La innovación política en detalle: los riesgos y las recompensas

La innovación política es el desarrollo de nuevos procesos, medidas, herramientas y prácticas que dan lugar a una mayor capacidad de los gobiernos para cumplir sus objetivos y resolver problemas complejos. La gobernanza ágil es uno de esos nuevos ejemplos de formulación de políticas innovadoras. Comprende un conjunto de técnicas que pretenden aumentar la flexibilidad y la adaptabilidad del gobierno a medida que responde a las cambiantes condiciones tecnológicas. Estas técnicas incluyen la experimentación, el sandboxing, las regulaciones basadas en resultados y la cocreación pública.

Los gobiernos suelen considerarse pilares de la estabilidad del sector privado. Rara vez se considera al gobierno como innovador. Toda experimentación o estructura política dinámica corre el riesgo de socavar esa seguridad. Si se aplica mal, la innovación gubernamental puede conducir a menos innovación en el sector privado. La falta de confianza en las condiciones del mercado - por los cambios regulares en el sistema normativo - podría dar lugar a una reducción de la inversión en la innovación del sector privado.

Sin embargo, si se hace bien, las empresas privadas tendrían más oportunidades de probar y perfeccionar sus productos en un entorno seguro pero realista. Al mismo tiempo, el gobierno puede desarrollar políticas y reglamentos para proteger a los consumidores y armonizar esta protección con los intereses privados.

El papel del gobierno en el fomento de la innovación

Es fundamental garantizar buenas prácticas de innovación por parte del gobierno y avanzar en esta agilidad de forma coordinada para que la flexibilidad del gobierno no se produzca a costa de la confianza del mercado. En los últimos 18 meses, Agile Nations -una red de siete países- ha fomentado con éxito la cooperación internacional a través de la gobernanza ágil en 10 proyectos diferentes.

Gracias a este éxito, el Proyecto de Enfoques Experimentales ha identificado las regulaciones favorables a la innovación de los miembros de Agile Nations para permitir la experimentación segura y abierta de nuevas tecnologías.

El objetivo es facilitar más entornos de buenas prácticas en materia de políticas innovadoras, como "sandboxes" y "scale boxes", y capacitar a las nuevas empresas para que prueben, desarrollen y lancen nuevas tecnologías y modelos de negocio.

Además, las Agile Nations están racionalizando los procesos complejos y repetitivos para aliviar las cargas de las empresas a través de su proyecto de Productos de Consumo Conectados. Países como el Reino Unido, Singapur y Canadá están colaborando para extraer los beneficios que posee el Internet de las cosas (IoT) y minimizar los riesgos para el sector privado de forma coordinada.

Equilibrio entre transformación y estabilidad

En la Cumbre Mundial de Gobiernos (World Government Summit), los Emiratos Árabes Unidos, que sustituirán al Reino Unido en la Presidencia de las Agile Nations en abril, convocaron a unos 50 líderes para debatir el delicado equilibrio entre la transformación ágil y la estabilidad.

Según estos líderes, los retos más críticos son la necesidad de contar con suficientes competencias y fluidez digital en el sector público y la coordinación entre regiones y fronteras. En última instancia, el gobierno debe transformarse para preservar los principios y valores que defiende.

Mientras los Emiratos Árabes Unidos toman las riendas de las Agile Nations, la innovación sigue siendo el mandato principal. Los gobiernos deben seguir redefiniendo sus funciones mediante la experimentación. Innovaciones como el metaverso proceden del sector privado. De la misma manera, los gobiernos deben desempeñar un papel activo en la configuración de estos activos digitales emergentes.

Por muy improbable que sea que estos emprendedores políticos alcancen el estatus de culto de nuestros líderes tecnológicos modernos, la innovación productiva y responsable no depende menos de los pioneros del sector público.