• La transformación digital amplía un importante nicho laboral

Jean Baptiste Castillo (29) acaba de conseguir trabajo como programador en I Solutions, una compañía barcelonesa especializada en transformación digital. En plena pandemia, ha dado un giro a su carrera profesional. Esta primavera dejó su trabajo como comercial en una empresa –que, por cierto, al poco tiempo bajó la persiana– y en junio, se apuntó a un bootcamp, un curso intensivo para convertirse en programador. “En agosto obtuve el título y al poco tiempo conseguí trabajo en un ámbito en el que no tenía experiencia previa. Estoy satisfecho con la decisión”, celebra este francés afincado en Barcelona.

Castillo es uno de los centenares de personas que están recurriendo a las academias de programadores para reconvertirse a nivel laboral y encontrar trabajo en el sector digital, uno de los pocos que está generando empleo durante la pandemia y que en los últimos años, registra mayores crecimientos en la ciudad.

“Las solicitudes para cursar un bootcamp se están disparando. En la última semana hemos registrado casi 200. En el mismo periodo del año anterior tuvimos 24”, comenta Sara Díaz, la directora de IT Academy, la escuela de programadores de Barcelona Activa, la agencia de desarrollo local del Ayuntamiento. En Skylab Coders, una de las academias pioneras de la ciudad, no tienen plaza libre hasta el mes de abril, asegura el fundador David Monreal, que está rechazando el 60% de solicitudes. En Ironhack, la mayor escuela en España, la cifra de alumnos está creciendo por encima del año anterior, asegura Adrià Baqués, el responsable en Barcelona. Incluso la emprendedora Olga Boisán decidió fundar en plena pandemia Let’s Code, una escuela de bootcamps online, y ahora asegura que está acogiendo más estudiantes de lo esperado. “Apuntarse a un bootcamp es una buena opción para mucha gente: para quien se ha quedado sin trabajo, quien se quiere reinventar o quien busca mejorar competencias digitales”, dice la directora It Academy, que ampliará plazas de 150 a 800 en un año.

El sector digital sigue demandando talento durante la pandemia y las academias forman profesionales en 3 meses

El bootcamp nació en Silicon Valley para dar respuesta a la elevada demanda de programadores en las multinacionales tecnológicas, que no les bastaba con la oferta de graduados que salían de la universidad. El fenómeno llegó a España en el 2013 con el nacimiento de Ironhack en Madrid y ha eclosionado en los últimos años, coincidiendo con el incremento de start-ups y el auge de demanda de talento digital en todo tipo de empresas. Las cifras de Barcelona Digital Talent demuestran este fenómeno: la demanda de talento digital ha incrementado un 80% en los últimos dos años, mientras que la oferta de profesionales digitales solo ha crecido un 23%. Respondiendo a esta necesidad, han aparecido una veintena de academias solo en Barcelona en los últimos cuatro años. No hay un registro oficial con datos detallados pero así lo confirman distintos agentes del sector. (Tampoco está contabilizada la cifra de alumnos que han cursado un bootcamp en los últimos años).

En la gran mayoría de los casos, las academias ofertan cursos intensivos de una duración de tres meses o cursos a tiempo parcial de medio año de duración. Forman desarrolladores web, especialistas en análisis de datos, en diseño web... Los títulos no están homologados pero las empresas los dan por buenos, sean en Barcelona, Madrid u otras grandes ciudades europeas. El precio del bootcamp oscila entre los 6.000 y 10.000 euros (excepto los de Barcelona Activa, que son gratuitos). Según distintas fuentes consultadas, el porcentaje de personas que encuentran trabajo al acabar el curso está entre el 70% y el 95% y el salario medio oscila entre 17.000 y 23.000 euros brutos.

“El éxito de estas escuelas se explica porque dan respuesta a una necesidad de mercado de forma ágil y rápida. Los titulados no solo encuentran trabajo en start-ups, sino en empresas convencionales que buscan perfiles digitales”, comenta Jordi Arrufí, el director en Talento Digital de la fundación Mobile World Capital. Sin embargo, David Monreal (Skylab) no se muestra tan optimista. “Muchas empresas tecnológicas del sector turístico y de los eventos están cerrando a raíz de la pandemia y las ofertas laborales de programadores están bajando”. Según Barcelona Digital Talent, aunque el sector está creando empleos, las ofertas entre marzo y mayo cayeron un 45% respecto a 2019.

Monreal alerta de que ahora hay una sobreoferta de perfiles junior, que son los que precisamente se forman en los cursos bootcamp. A raíz de ello, augura una reordenación en el propio sector. “Es probable que algunas escuelas tengan que cerrar a causa de la pandemia”, coincide Arrufí. Ahora, lo que el mercado demanda son perfiles tecnológicos senior, comentan. La academia Assembler School ha detectado esta necesidad y ha lanzado al mercado cursos de más duración para formar profesionales con mayor profundidad. Con el crecimiento acelerado de la digitalización, todo el mundo tiene claro que el mercado seguirá demandando programadores una vez superada la pandemia.