• El mundo está cambiando de forma rápida e impredecible y esto complica la toma de decisiones de los líderes empresariales.
  • De una reunión de los Nuevos Campeones del Foro Económico Mundial , hemos extraído algunas ideas de los líderes empresariales sobre cómo avanzar.

El mundo tal y como lo conocíamos ha dejado de existir. Las empresas y las personas se han visto obligadas a realizar transiciones rápidas casi de la noche a la mañana, lo que ha provocado niveles sin precedentes de desconexión humana, estrés, falta de preparación e imprevisibilidad.

Esto tiene enormes implicaciones para los ejecutivos de las empresas y otros responsables de recursos humanos. En estos tiempos de crisis no resulta fácil saber qué, cómo y cuándo. ¿Cómo pueden los líderes fomentar la innovación, la resiliencia y la serendipia (buena suerte) necesarias para sobrevivir y prosperar?

De una sesión de liderazgo reciente con miembros de la comunidad de Nuevos Campeones del Foro Económico Mundial, una comunidad de líderes con éxito que están "en las trincheras" dirigiendo negocios globales, hemos resumido algunas ideas sobre cómo algunos de ellos han sobrellevado la crisis de la COVID-19 con sus empleados, fomentando una relación de confianza que les otorga fortaleza y resiliencia.

1. Acepte que nadie tiene todas las respuestas y sea transparente al respecto: Con un fuerte liderazgo y reconociendo que el plan exacto probablemente evolucione o cambie, los líderes pueden generar confianza y mantenerse abiertos a soluciones nuevas e innovadoras. Algunos de los directores ejecutivos de nuestros "Nuevos Campeones" son especialmente persistentes en este aspecto y han logrado convertir este ejercicio de transparencia en un vínculo sólido con sus empleados.

2. Esté disponible para otros: En un momento en el que muchos empleados se sienten desconectados entre sí y respecto a su empresa, es fundamental poder escuchar e interactuar activamente con ellos y brindarles la seguridad psicológica necesaria. Uno de los directores de "Nuevos Campeones", por ejemplo, abre sus puertas los martes y cualquier persona de la empresa, independientemente de su puesto, puede acudir a comentar con él la situación que le preocupa. Durante la crisis es de gran ayuda comprender las limitaciones específicas y resolverlas rápidamente.

3. Considere las crisis y los errores de manera diferente: Prácticas concretas, como los análisis y cierres de proyectos, ayudan a convertir los posibles fracasos en oportunidades de aprendizaje y nos permiten replantearnos las capacidades en función de los desafíos nuevos y emergentes.

4. Integrar la alegría: Múltiples estudios en los ámbitos de la psicología, la sociología y la antropología afirman que la alegría es altamente beneficiosa para la gestión del estrés, la creatividad y el aprendizaje. En un momento en que a las personas les resulta difícil levantarse de la cama, los líderes deben ser creativos para implicar a sus empleados. Esto puede incluir soluciones aparentemente inverosímiles, como las desarrolladas por Green Delta Insurance Company: el grupo ha creado canciones en las que todos cantan su trozo. El objetivo es garantizar el bienestar emocional de los empleados mediante el desarrollo de "espacios de relajación" para las personas que están en modo de lucha o huida, estados en los que no solemos alcanzar nuestras expectativas...

5. Ver en la adversidad una oportunidad: Desde la crisis de la COVID-19, han surgido múltiples iniciativas que, en circunstancias normales, habrían tardado años en concretarse, incluidas las relacionadas con las actividades virtuales. Utilizar este impulso como una oportunidad para integrar dichas iniciativas puede resultar beneficioso a largo plazo y brindar la posibilidad de desarrollar una organización más ágil y en red, siempre que los cambios estén en sintonía con los valores y los objetivos del grupo.

6. Iterar con rapidez: Se trata de cuestionar los supuestos y de una iteración rápida. Se pueden incluir opciones de baja probabilidad en nuevos productos que podrían ser adquiridos inesperadamente por personas (un ejemplo son los esquemas de préstamos individuales desarrollados por el Diamond Bank de Nigeria).

A lo largo de la historia, la civilización ha dependido de la capacidad de las personas de aprovechar al máximo lo desconocido. Los mejores líderes se dan cuenta de que, en un mundo que cambia rápidamente, el control total es una quimera; más bien, cultivan la diversidad, la conexión humana y una mentalidad de serendipia. Entonces, cultivar la serendipia se convierte en un enfoque activo para liderar en época de incertidumbre y, en vez de ser una amenaza, lo imprevisto puede ayudarnos a crear innovación, resiliencia y "buena suerte", especialmente en tiempos de crisis.

Como parte de la Comunidad de Nuevos Campeones, las empresas disfrutan de acceso a información urgente que permite la toma de decisiones estratégicas y las redes globales de múltiples partes interesadas del Foro fomentan las conexiones y la visibilidad globales. Solicite aquí

formar parte de esta comunidad.