La Organización Mundial de la Salud instó el martes a viajeros a usar mascarillas en aviones y mantenerse informados ante el aumento de casos de COVID-19 en algunos países, lo que ha motivado nuevas restricciones en lugares como Australia.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La portavoz Margaret Harris instó a las personas a no ser sorprendidas por rebrotes epidémicos locales y medidas de cuarentena, afirmando que “si está en cualquier parte, está en todas partes y la gente que viaja debe entender eso”.

“Este virus está extendido y la gente tiene que tomar eso muy, muy en serio”, agregó.

La OMS dijo el mes pasado que actualizaría sus guías de viaje antes de las vacaciones de verano en el hemisferio norte, pero aún no han sido divulgadas.

En tanto, los viajeros deberían “recordar que las cosas cambiarán, o podrían cambiar”, dijo Harris en una rueda de prensa en Ginebra.

“Estamos viendo muchos aumentos, muchos cambios en diferentes países, países que habían frenado con éxito las primeras transmisiones están viendo un repunte”, agregó, mencionando a Australia y a Hong Kong.

Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, volvió a imponer medidas de confinamiento el martes y sus residentes deberán permanecer en casa a menos que realicen actividades esenciales, mientras las autoridades buscan contener el brote de coronavirus.

La guía previa de la OMS para viajeros incluía recomendaciones de sentido común aplicables a otros lugares, como el distanciamiento social, lavarse las manos y evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Harris también propuso el martes usar mascarillas en aviones, una medida que ya se exige en muchas aerolíneas.

“Si estás volando, no hay forma de mantener la distancia social en un avión, así que necesitarás tomar otras precauciones, incluido el uso de cobertura facial”, sostuvo.