• Ángel Gurría pide ser cautos y humildes a la hora de plantear una subida de impuestos

Una generación perdida. La pandemia corre el riesgo de marcar a los jóvenes que se asoman ahora al mercado laboral, ya que tendrán serias dificultades para encontrar un empleo y empezar el camino de su vida profesional.

“Igual que en la Gran Recesión, los jóvenes van a ser los grandes perdedores de esta situación”, advirtió ayer Ángel Gurría, secretario de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en un informe sobre el mercado laboral que se dio a conocer ayer en París.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

“Los graduados este año, también conocidos como la promoción del corona , tendrán pocas posibilidades de conseguir un puesto de trabajo o una simple experiencia laboral a corto plazo. Mientras tanto, los que son mayores que ellos ya están sufriendo una segunda crisis que afecta a sus jóvenes carreras, cuando la etapa inicial de su recorrido profesional tiene una profunda influencia para sus ganancias futuras”, señala el estudio.

En estos momentos, hasta las becas y las prácticas están paradas, lo que impide, según este organismo, a los jóvenes adquirir las soft skills , herramientas como comunicación, liderazgo y capacidad para trabajar en equipo cada vez más demandas en las empresas de hoy.

Los datos que proporciona la OCDE reflejan el grave deterioro del mercado laboral para este colectivo a raíz de la Covid-19. Por ejemplo, en EE.UU., la tasa de empleo juvenil se ha triplicado entre febrero y mayo, hasta el 25%. En Canadá, el número de jóvenes empleados en este mismo período cayó un tercio. Y el futuro no es prometedor. Para las jóvenes generaciones, arrancar su carrera en este contexto va a ser un reto de magnitud, si se tiene en cuenta que, según las estadísticas que maneja la organización, el número de ofertas publicadas online ha caído hasta un 60%.

Para revertir la tendencia, el informe subraya la necesidad de formarse y poner al día los conocimientos educativos, porque los que tienen menos estudios serán, junto a las mujeres y los trabajadores que operan en la economía informal, los más perjudicados.

Desempleo juvenil

“La llamada ‘promoción del corona’ tendrá difícil conseguir un trabajo”

Si se examinan las cifras globales, el coronavirus ha hecho estragos: de un plumazo, en tan sólo tres meses, se ha retrocedido una década en términos de empleo. A finales de este año la tasa de paro prácticamente se duplicará en los países de la OCDE. De un tasa del 5,2% pre-Covid, el 2020 finalizará en el 9,4%, una de las más altas desde que hay registros, con casi 20 millones de parados más. Para que se tenga una idea de la magnitud del impacto, el número de horas trabajadas descendió en ese periodo diez veces más que en los tres primeros meses de la crisis financiera global en el 2008-2009.

“La crisis se parece más bien a una ‘U’. Y si hay una segunda ola de contagios, entonces las cosas podrían ir a peor, con un repunte de la pobreza, de las quiebras y hasta de los crímenes”, advirtió Ángel Gurría.

Y España se confirma como el eslabón débil de esta cadena. Su tasa de paro se disparará hasta el 20,1% en caso de rebrote, pero incluso en ausencia de una segunda oleada, se mantendrá en niveles muy altos, en el 19,2%.

Una situación agravada por el hecho de que un 55,9% de los trabajadores españoles desarrolla su actividad laboral en un entorno de riesgo de contagio por la Covid-19, el mayor porcentaje entre los países OCDE, como consecuencia del elevado grado de proximidad física entre colegas de trabajo y la mayor frecuencia de interactuación con el público (basta con pensar en la restauración, el ocio o el turismo). Asimismo, destinos turísticos como Baleares o Canarias pueden enfrentarse a una “gran caída del empleo” si se producen brotes de coronavirus en España.

Pero no todo es negativo. Aparte del Ingreso Mínimo Vital, la OCDE valora de manera favorable la decisión de prohibir los despidos durante el periodo de confinamiento, que “fue una medida razonable dadas las circunstancias”, aunque “conlleva un riesgo de que los empleadores recurran a los contratos temporales, aumentando la dualidad del mercado laboral”, con lo que ahora, según el informe, habría que buscar un nuevo punto de equilibrio.

También hay algún matiz a la hora de examinar las políticas del Gobierno. Si este organismo aplaude la aplicación de los ERTEs como medida excepcional de protección del empleo, en estos momentos aboga por introducir ahora una mayor diferenciación en el uso de los distintos esquemas de protección temporal del empleo, con una mayor condicionalidad en aquellos sectores en los que se haya reanudado la actividad pero manteniendo el apoyo al resto de sectores.

Pocas oportunidades

Las ofertas online en el mercado laboral en este período han caído en España un 40%

Preguntado por este diario sobre la oportunidad de subir impuestos para reducir el déficit y cubrir los costes para la administración de las medidas sociales introducidas a raíz de la pandemia –tal como da a entender el Ejecutivo estos días–, Ángel Gurría se mostró más bien frío.

“Hay que mirar el momento y las necesidades. Es preciso ser cautos y humildes, porque todavía no tenemos ni vacunas ni tratamientos. La prioridad ahora mismo es ganar la guerra contra la pandemia”, dijo. Es decir, que una vez curados en salud, entonces también se podrán curar las heridas... financieras.