• Podría haber seis tipos distintos de COVID-19, según un estudio del King's College London del Reino Unido.
  • Cada tipo podría distinguirse por su propio grupo de síntomas, dicen los investigadores.
  • Los primeros síntomas podrían ayudar a predecir cuán enfermo está alguien.

Los síntomas experimentados en los primeros días de una infección por COVID-19 podrían ayudar a predecir el curso que seguirá la enfermedad de un paciente.

Esa es una de las conclusiones iniciales de un equipo de investigadores del King's College London en el Reino Unido. Su investigación ha identificado seis posibles subdivisiones de COVID-19, utilizando el aprendizaje automático para analizar los datos de una aplicación de seguimiento de síntomas.

Estas conclusiones, procedentes de un documento preliminar que aún no ha sido revisado por homólogos, reflejan cómo está evolucionando el pensamiento sobre la enfermedad y cómo se están aprovechando las tecnologías para luchar contra ella.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Grupos de síntomas

La mayoría de la gente puede nombrar algunos de los principales síntomas de COVID-19, gracias a los informes de los medios de comunicación o, por desgracia, a la experiencia personal. Los síntomas más conocidos incluyen fiebre, falta de aliento, fatiga, dolores musculares, dolores de cabeza y la infame tos persistente.

A medida que se ha aprendido más sobre la enfermedad, la lista de síntomas ha crecido. La pérdida del sentido del gusto y del olfato (ageusia y anosmia, respectivamente) se detectó de forma anecdótica antes de ser aceptada por los organismos médicos de todo el mundo.

El porcentaje de casos confirmados de coronavirus que reportan disfunción olfativa.
El porcentaje de casos confirmados de coronavirus que reportan disfunción olfativa.
Imagen: Centro de Medicina Basada en la Evidencia

El equipo del King's College recientemente examinó los datos de alrededor de 1.600 personas con infecciones confirmadas de COVID-19 en el Reino Unido y los Estados Unidos. Cada uno de ellos había registrado los síntomas usando una aplicación durante marzo y abril. También se examinó un segundo conjunto de datos de alrededor de 1.000 usuarios de aplicaciones del Reino Unido, EE.UU. y Suecia que habían registrado sus síntomas durante mayo.

Los investigadores dicen que han sido capaces de agrupar los síntomas en seis divisiones, que dicen que podrían indicar cuán enfermo puede llegar a estar un paciente.

Sus seis grupos sugeridos son:

1. Gripe sin fiebre: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, dolores musculares, tos, dolor de garganta, dolor de pecho, sin fiebre.

2. Gripe con fiebre: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, tos, dolor de garganta, ronquera, fiebre, pérdida del apetito.

3. Gastrointestinal: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, pérdida del apetito, diarrea, dolor de garganta, dolor de pecho, sin tos.

4. Nivel uno severo, fatiga: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, tos, fiebre, ronquera, dolor de pecho, fatiga.

5. Nivel dos grave, confusión: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, pérdida del apetito, tos, fiebre, ronquera, dolor de garganta, dolor de pecho, fatiga, confusión, dolor muscular.

6. Nivel tres grave, abdominal y respiratorio: Dolor de cabeza, pérdida del olfato, pérdida del apetito, tos, fiebre, ronquera, dolor de garganta, dolor de pecho, fatiga, confusión, dolor muscular, falta de aliento, diarrea, dolor abdominal.

Indicadores de gravedad

Las seis categorías representan un espectro de dificultades respiratorias. La comprensión de este rango podría ayudar a la gestión clínica y a emparejar a los pacientes con el cuidado adecuado de manera efectiva y eficiente.

Analizando la información proporcionada por el paciente sobre los síntomas y sus resultados, el equipo de investigación dice que mientras que el 16% de los pacientes del Grupo 1 fueron admitidos en el hospital, casi la mitad de los del Grupo 6 lo fueron.

También descubrieron que los pacientes de 4, 5 y 6 tendían a ser mayores y tenían más probabilidades de tener condiciones preexistentes que iban desde la diabetes hasta la obesidad.

Se determinó que la combinación específica de síntomas comunicados por un paciente era un indicador potencial de si se enfermarían gravemente.

Si bien es necesario realizar más investigaciones, la labor subraya la importancia de que las instituciones de todo el mundo contribuyan al acervo más amplio de conocimientos sobre COVID-19 a nivel mundial.

La crisis del coronavirus ha dado lugar a una serie de colaboraciones mundiales, entre ellas la Plataforma de Acción de COVID del Foro Económico Mundial. Hasta ahora, más de 350 organismos públicos y más de 850 organizaciones privadas de todo el mundo se han sumado a la Plataforma, colaborando en 35 proyectos que van desde la prestación de asistencia sanitaria y vacunas hasta las cadenas de suministro y el apoyo económico.

La investigación también demuestra el poder de las nuevas tecnologías para ayudar a la investigación médica. Dijo Sébastien Ourselin, profesor de ingeniería sanitaria en el King's College de Londres y autor principal del estudio: "Ser capaz de reunir grandes conjuntos de datos a través de la aplicación y aplicarles el aprendizaje automático está teniendo un profundo impacto en nuestra comprensión de la extensión y el impacto de COVID-19, y de la salud humana en general".