• La capacidad de fabricación actual puede no ser suficiente para abastecer un programa mundial de vacunación contra el COVID-19.
  • Los acuerdos de financiación pública suelen restringir el acceso a las vacunas en la actualidad.
  • Se necesitan más asociaciones entre los investigadores y los fabricantes.

Actualmente se están ejecutando a un ritmo acelerado numerosos programas de desarrollo de vacunas contra el coronavirus, y algunos candidatos prometedores están entrando en la fase 1 (dosis y ausencia de toxicidad), otros están avanzando en la fase 2 (eficacia en pequeños grupos de personas) y algunos podrían pasar a la fase 3 antes del verano (uso en grupos de miles de pacientes, en múltiples países).

Dicho esto, existe una gran posibilidad de que cuando se esté más cerca de la concesión de licencias y la aprobación, la capacidad de fabricación de los programas con los candidatos más prometedores no sea suficiente para llevar a cabo un programa mundial de vacunación que cumpla el principio de acceso universal, equidad y priorización de la oferta para beneficiar a las poblaciones más vulnerables.

Es posible que este dilema se agrave aún más por el tipo de arreglos de financiación pública que se han establecido para apoyar a los creadores de vacunas en sus esfuerzos de investigación y desarrollo. Esa financiación suele ir acompañada de obligaciones para que los fabricantes produzcan en el territorio del país que proporciona los recursos financieros, lo que a su vez puede dar lugar a una restricción de las exportaciones y a una disponibilidad limitada de la vacuna más allá de la población de los países en cuestión.

Con no menos de 10 vacunas que avanzan rápidamente por la vía clínica, se calcula que el mercado mundial actual de vacunas es de 3.500 millones de dosis (sin incluir la vacuna contra la gripe estacional). Las vacunas contra la difteria y el tétanos y contra el sarampión representan cerca del 50% de ese volumen total.

La oferta actual, aunque el mundo cambiara repentinamente y en masa de la fabricación de las vacunas existentes a la fabricación de una para COVID-19, no está a la altura de la necesidad de vacunar a poblaciones de miles de millones de personas para poner fin a la crisis actual.

El desarrollo de vacunas es un proceso complicado y largo
El desarrollo de vacunas es un proceso complicado y largo
Imagen: Sanofi


A juzgar por las soluciones de fabricación que se están diseñando actualmente para la vacunación con COVID-19, el mejor escenario para la administración de vacunas fuera de los países del G7 es de una magnitud de unos pocos cientos de millones de dosis, cuando podrían necesitarse hasta 4.000 millones de dosis para atender las necesidades de las poblaciones más vulnerables del planeta.

Debe haber una forma mejor.

La Red de Fabricantes de Vacunas de los Países en Desarrollo (DCVMN) representa la mayoría de las vacunas producidas en más del 65% en cada región de la OMS, excepto la región europea (EUR). Esta red de 40 fabricantes, ubicada en países en desarrollo como India, Indonesia, Corea del Sur, Brasil, China, Sudáfrica, debe ponerse en marcha.

El Foro Económico Mundial propone crear un mecanismo de emparejamiento para los innovadores y los fabricantes de vacunas. Su objetivo es proteger tanto a los innovadores, que encontrarán la capacidad de producir, como a los fabricantes, que tendrán acceso a las vacunas candidatas en las vías de desarrollo clínico adecuadas, es decir, cuando lleguen a la fase 3 y no antes, evitando así la necesidad de que los innovadores obtengan de forma unilateral y exclusiva grandes capacidades de los fabricantes individuales mientras sus vacunas aún no se hayan probado.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Un mecanismo como el descrito en el párrafo anterior representaría un cambio en la forma en que las fuerzas tradicionales del mercado están configurando tradicionalmente el panorama de la fabricación de vacunas, al fomentar los acuerdos bilaterales entre los investigadores y los fabricantes de vacunas. El Gran Reajuste requiere esos tipos de mecanismos en los que el interés de todos prevalece sobre el de una élite. En palabras del Presidente Macron: "Una vacuna es un bien público mundial, que no está sometido a las fuerzas del mercado".