Los niños están accediendo a Internet a una edad más temprana, pasando más tiempo en línea y exponiéndose a un mayor riesgo de ciberacoso mientras la pandemia del COVID-19 les obliga a permanecer en casa, dijo el martes una agencia de la ONU.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), con sede en Ginebra, calcula que 1.500 millones de niños están fuera del colegio por las medidas de confinamiento para detener la propagación del nuevo coronavirus, obligándoles a entrar en Internet para su educación, pero también para mantener su vida social y sus actividades de entretenimiento.

“Muchos niños están entrando en Internet antes de lo que querían sus padres, a edades mucho más tempranas, y sin las habilidades necesarias para protegerse del acoso en línea o del cibermatonismo”, dijo Doreen Bogdan-Martin, una directora de la UIT, en una comparecencia virtual.

“Otro asunto es el tiempo que pasan en línea, aunque sea solamente para la enseñanza o para entretenimiento, juegos, socialización (...) tras completar sus clases”, indicó.

La UIT, que desarrolla estándares y guías, está intentando acelerar la publicación de recomendaciones para la protección infantil en Internet, con el objetivo de publicarlas en la próxima quincena, agregó Bogdan-Martin.

Médicos y psicólogos ya han alertado del impacto del brote y dijeron que la ansiedad provocada por la propagación del virus podría ser traumática para los niños.

No obstante, la UIT dijo que internet es una “línea de vida digital vital” y que la pandemia ha exacerbado la denominada “brecha digital” entre los que tienen acceso a Internet y los que no.

“Si hay algo que han ilustrado de forma dramática los acontecimientos sin precedentes de los últimos meses es la importancia vital y esencial de la conectividad”, afirmó.