Perú superó los 100.00 casos de coronavirus, informó el miércoles el Ministerio de Salud, mientras el brote ha disparado la demanda de medicinas y sus precios generando indignación de consumidores y amenazas de sanciones por parte del Gobierno.

El país sudamericano cumple una cuarentena de poco más de dos meses en busca de frenar la pandemia que prácticamente ha paralizado la economía local y dejado a millones sin empleo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Los casos de coronavirus subieron a 104.020, frente a 99.483 del reporte del martes, mientras que la cifra de muertos subió a 3.024 personas, desde los 2.914 fallecidos en el informe previo, según datos difundidos por el Ministerio de Salud.

La cifra de casos en Perú -la segunda más alta en América Latina después de Brasil- se ha duplicado en dos semanas y confirma que continua creciendo rápido, lo que ha provocado no solo el colapso de los hospitales sino también ahora la escasez de medicamentos para tratar a los pacientes por COVID-19.

Perú anotó su primer caso confirmado el 6 de marzo y en 25 días llegó a 1.000 contagios. Le tomó solo 14 días más para sumar 10.000 casos el 14 de abril, según un recuento de Reuters.

La policía local realizó el miércoles intervenciones en varias farmacias de Lima, donde los precios de medicamentos básicos como paracetamol, amoxicilina y azitromicina han subido hasta 10 veces. En algunos centros estaban, además, supuestamente se acaparaban medicinas, según las autoridades.

“Hay hasta productos adulterados, que ponen en peligro a las personas”, dijo el coronel de la policía Jorge Pérez.

La unidad de vigilancia de productos farmacéuticos del Ministerio de Salud dijo que el precio de una tableta de azitromicina se ha elevado hasta un equivalente de 6 dólares, desde menos 70 centavos de dólar antes de la pandemia.

Además, la gente debía hacer largas filas para comprar medicinas, generando molestias y muchos reclamos.

El presidente Martín Vizcarra anunció el martes una fiscalización en la venta de medicamentos y dijo que aprobará una norma para incorporar una lista de genéricos obligatorios -no de marcas- para las farmacias, sujeto a sanciones y penalidades.

La cuarentena en Perú se extenderá hasta el 24 de mayo. Algunos sectores de la economía como el minero, pesquero, restaurantes para ventas a domicilio y construcción han reiniciado gradualmente sus actividades, cumpliendo protocolos sanitarios bajo la supervisión oficial.