Los países donde las infecciones por coronavirus están disminuyendo aún podrían enfrentar un “segundo pico inmediato” si dejan de lado demasiado pronto las medidas para detener el brote, dijo el lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El mundo todavía está inserto en la primera ola del brote de coronavirus, dijo el doctor Mike Ryan, jefe de emergencias de la OMS, en una rueda de prensa online, en la que destacó que si bien los casos están disminuyendo en muchos países, siguen aumentando en Centro y Sudamérica, el sur de Asia y África.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Ryan explicó que las epidemias a menudo vienen en oleadas, lo que significa que los brotes podrían reaparecer a finales de este año en lugares donde la primera ola había disminuido.

También señaló que existe la posibilidad de que la tasa de infectados pueda aumentar nuevamente y de forma más rápida si las medidas para detener la primera ola se levantan demasiado pronto.

“Cuando hablamos tradicionalmente de una segunda ola, lo que a menudo queremos decir es que tras una primera ola la enfermedad reaparecerá meses después. Y eso puede ser la realidad de muchos países en algunos meses”, sostuvo Ryan.

“Pero también debemos ser conscientes del hecho de que la enfermedad puede intensificarse en cualquier momento”, añadió.

Ryan dijo que los países de Europa y América del Norte deberían “continuar implementando medidas sociales y de salud pública, medidas de vigilancia, medidas de testeo y una estrategia integral para garantizar que seguiremos una curva descendente y no tengamos un segundo pico inmediato”.

Muchos países europeos han tomado en las últimas semanas medidas para levantar las normas de confinamiento que frenaron la propagación de la enfermedad pero causaron graves daños a sus economías.