• Las redes informales que incluyen organizaciones comunitarias y grupos religiosos están interviniendo para ayudar a las personas durante la pandemia COVID-19.
  • Llenan los vacíos que las organizaciones públicas y privadas tradicionales suelen dejar en términos de recursos y servicios.
  • Las redes informales que se están creando hoy pueden dar forma a nuestra recuperación económica y de salud de COVID-19.

La pandemia COVID-19 ha estimulado la creación de numerosas respuestas formales de emergencia, iniciativas y asociaciones. Sin embargo, a menudo las primeras personas que entran en escena en las comunidades más afectadas por el brote son redes informales, grupos de personas conectadas por lazos sociales, incluyendo las organizaciones comunitarias, los grupos religiosos y los clubes.

Te ofrecemos cuatro razones por las que las redes informales son esenciales para lograr un cambio significativo y deben ser una parte importante de la respuesta COVID-19.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

1. Las redes informales llenan los vacíos que otras organizaciones no pueden.

En todo el mundo, las redes informales a menudo tienden puentes para abordar las brechas sistémicas que, por una razón u otra, no están cubiertas por las instituciones existentes. Los hogares con bajos ingresos, socialmente aislados y marginados que viven en desiertos de movilidad, en zonas donde las personas no pueden acceder a los servicios básicos sin un vehículo, suelen ser los primeros afectados durante las crisis.

En respuesta al brote de coronavirus, numerosas organizaciones comunitarias han intervenido para entregar alimentos y suministros básicos a quienes lo necesitan y ayudar a sus vecindarios a ponerse en cuarentena. Por ejemplo, algunas organizaciones comunitarias están recaudando fondos y utilizando el dinero recaudado para proporcionar tarjetas de regalo digitales para los supermercados que ayudarán a las familias a preparar comidas para eventos como la Semana Santa, el Ramadán o la Pascua. Asimismo, UNICEF se asoció con redes informales, incluida la Iniciativa Conjunta de Aprendizaje de Comunidades Locales de Fe y Religiones para la Paz, para ayudar a las organizaciones de apoyo a gestionar las decisiones sobre el suministro de recursos a sus comunidades.

Esta práctica no es nueva. Más bien es una vieja táctica de las poblaciones desfavorecidas, con capacidad para concentrarse en los desafíos sistémicos de una comunidad. En Detroit, por ejemplo, donde el transporte cuesta un 30 % de los ingresos netos para el 20 % de los hogares más pobres y donde escasea el transporte público, los residentes aprovechan una red de favores sociales y el intercambio informal de automóviles para desplazarse a entrevistas de trabajo, comprar comida y llegar a colegio. En barrios como Washington Heights, en la ciudad de Nueva York, la red Dollar Van, una red de soluciones fuera de la red de transporte público y movilidad compartida, ayuda a las personas a hacer frente a la escasez de transporte público, que transporta una mayor cantidad de pasajeros que algunos proveedores de movilidad privados.

2. Son grupos focales naturales.

Los datos sobre comunidades marginadas pueden ser especialmente difíciles de recopilar con cierto nivel de rigor. Una amplia gama de esfuerzos, desde el censo hasta la empresa comercial, todavía no tiene más remedio que confiar en esos datos a pesar de las brechas que pueden introducirse en sus ideas. Por ejemplo, analicemos comunidades como las Primeras Naciones en Canadá, que representan a poblaciones indígenas del país y que cerraron sus fronteras para limitar la exposición al brote de COVID-19. La red genera interés desde organizaciones gubernamentales, académicas y sin ánimo de lucro de todo el mundo por los datos que recopila sobre su comunidad.

Las redes informales proporcionan una solución a este desafío. Los líderes de las redes informales concentran el conocimiento de sus grupos específicos para apoyarlos. No solo tienen un conocimiento profundo de las condiciones socioeconómicas de la vida en sus comunidades, sino que también están excepcionalmente en sintonía con los matices culturales, los retos de confianza y posibles asociaciones con instituciones formales. Esto significa que para las organizaciones que entran en una nueva región, implantan una nueva tecnología o prueban un nuevo concepto, a menudo la forma más rápida de obtener datos fiables y completos es a través del líder de una red comunitaria.

Los datos procedentes de redes informales pueden estar descoordinados y carecer de las mejores prácticas de operacionalización más básicas, pero eso se debe en parte a que no existe un marco definido para abordar las redes informales. En cambio, los líderes de la comunidad suelen conservar información que consideran relevante, siguiendo las prácticas que consideran mejores, y mantienen una imagen íntegra de las necesidades, los deseos, los fracasos y los éxitos de su gente. A medida que consideramos iniciativas más inclusivas, debemos plantearnos adaptar nuestros propios marcos para la recopilación de datos y hacer que sea atractivo para estos líderes sentarse a la mesa y compartir sus conocimientos.

Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Estos granjeros de Ohio han empezado a ofrecer entregas semanales de vegetales, carnes, quesos durante el brote de coronavirus.
Imagen: REUTERS

3. Las redes informales cuentan con la confianza de la gente.

Las redes informales a menudo poseen una motivación distinta de las entidades públicas o privadas. Las entidades basadas en la fe suelen adoptar una mentalidad de «rebaño», con promesas de recompensas espirituales. Las organizaciones vecinales a menudo crean su propio sistema tribal para construir un microcosmos que se esfuerzan por conservar.

Una red informal a menudo se basa en una identidad que se ve amenazada por la gran masa, como los grupos de estudiantes internacionales que se conectan para cocinar alimentos desde casa en los campus universitarios. Muchos inmigrantes han experimentado la agradable sorpresa de escuchar inesperadamente una frase de su casa, expresada del modo que lo harían sus madres, y la conexión inmediata que resulta de la confianza. Estas redes informales tienden a ser las primeras en aparecer en una crisis, asumir más riesgos entre sí y pueden convertirse en poderosos aliados.

Cuando COVID-19 llegó a Westchester, por ejemplo, unos días antes de la festividad judía de Purim a principios de marzo, mientras las instituciones públicas estaban determinando el confinamiento y las empresas privadas reconsideraban las oportunidades comerciales, los líderes religiosos de la red jasídica de Jabad leyeron la Meguilá en la puerta de casas cerradas. En Tokio, Seúl, Roma y Milán, la red se adaptó a la situación que se desarrollaba rápidamente al celebrar la fiesta de nuevos modos aprobados por las autoridades de salud.

Para garantizar el inicio real de un período de recuperación, las instituciones deben asociarse con redes formales para ayudar a hacer cumplir y escalar las medidas de salud recomendadas, mitigar el coste de la pandemia sobre la salud mental y generar confianza en las instituciones públicas y privadas para que el pánico no persista más allá de lo peor de la crisis de salud, posiblemente transformándose en una depresión económica.

A medida que el mundo se recupere de esta pandemia, habrá más críticas sobre las respuestas de una u otra institución ante la crisis, a qué velocidad lo hicieron y con qué medidas. Las redes informales pueden contribuir al equilibrio de estas conversaciones importantes con una positividad constructiva para ayudar a garantizar que el mundo avance.

4. Pueden ser invisibles, pero pueden cambiar el mundo.

La Primavera Árabe es uno de los ejemplos notables más recientes de una red informal que está cambiando el mundo. Aparentemente sin mucha organización, las personas promulgaron el cambio dictado por sus valores comunes, provocando una revolución que difícilmente podría haber nacido de una organización cívica, pública o privada.

No fueron los primeros y no serán los últimos. La Revolución Americana la inició una milicia autoorganizada de agricultores, motivada por el infame tema de los «impuestos sin representación». Vladimir Lenin forjó una reputación que pondría fin a la Rusia zarista a través del «trabajo clandestino del partido». Incluso los talibanes, cuando se unieron por primera vez a principios de la década de 1990, comenzaron como un pequeño grupo de guerrilleros que se habían resistido a la ocupación soviética de Afganistán (1979-1989) y se les unió un grupo de estudiantes, que les dio su nombre, ya que talibán significa «estudiante» en pashto.

Hay millones de personas en todo el mundo que son vulnerables a trastornos e interrupciones como los provocados por COVID-19. La pandemia ha generado un desempleo históricamente elevado, y nuestras cifras no incluyen muchos trabajadores, incluidos los indocumentados y los os números son exclusivos de muchos, incluidos los trabajadores indocumentados y con base en efectivo. Cuando el Banco Mundial intentó recientemente cuantificar las consecuencias económicas de COVID-19, su Economista Jefe para Asia Oriental y el Pacífico dijo que «el peor sufrimiento podría ser el de los trabajadores informales, las personas que son ... invisibles y muy difíciles de identificar, encontrar y ayudar.»

Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Una voluntaria de la Iglesia de Southridge reparte bolsas con artículos esenciales, incluyendo papel higiénico y máscaras, después de los servicios de Pascua que se celebraron en San José, California, EE.UU. el 12 de abril de 2020.
Imagen: REUTERS

Esta epidemia se está convirtiendo en una crisis económica, en parte debido a la presión inconmensurable que ha ejercido sobre las pequeñas empresas y los hogares de bajos ingresos. Muchos de los que han perdido su empleo o han cerrado su negocio durante el último mes están conteniendo la respiración para recibir un cheque del gobierno y ofrecer algo de alivio a sus familias. Varios preferirían arriesgarse a la exposición que no entregar un paquete por unos dólares.

Sería un error pensar que esto es una tragedia para los vulnerables y que no es pertinente para las masas porque estas son las mismas personas que han tenido que tomar el transporte público para llegar a supermercados, centros de prueba y refugios. Estas son personas que no tienen cuentas de ahorro en las que confiar hasta que consigan su próximo trabajo, que podrían no tener salud suficiente para esperar unos años más a que sus fondos de jubilación recuperen parte de sus ganancias. Cuando obtienen prestaciones, las emplean comprar lo básico y en pagar deudas. Cuando no lo hacen, vuelven a sus redes informales, las mismas redes informales que han estado proporcionando comidas gratuitas para fiestas religiosas o entregando cunas y pañales a nuevas madres.

Sin embargo, si estas redes informales no están adecuadamente habilitadas, no habrá gran cosa que puedas hacer. Si no apoyamos suficientemente el COVID-19 y la recuperación económica y ellos tampoco lo hacen, hay pocas maneras de predecir cuánto le costará a la economía global en salud, aumento de la delincuencia, espacio en el dolor de las personas que habitualmente dejamos atrás. refugios y fondos de ayuda.

En este momento, se está formando una comunidad que publica en Facebook e Instagram, envía mensajes de texto y hace llamadas telefónicas, canta y aplaude desde sus balcones, escribe mensajes y dibuja arcoíris en sus ventanas, saluda al vecino que está a dos metros de distancia en la cola del supermercado. Sin ella, es posible que las personas mayores no puedan pagar la una asistencia adecuada en su casa y una cama de hospital gratuita tras dar positivo. Con ella, los camareros, barman y guardias de seguridad despedidos trabajarán como ayudantes de compras para compensar parcialmente los ingresos perdidos en medio de una incertidumbre considerable.

Las redes informales pueden cambiar la realidad de los individuos. En determinadas circunstancias, la historia demuestra que dicho impacto puede aumentar con bastante rapidez y llegar a transformar el mundo. Podríamos estar en una encrucijada que solo ocurrirá una vez en nuestras vidas, donde una palabra termina y otra comienza. Si nos comprometemos a hacer de ese nuevo mundo un lugar mejor, ¿quiénes somos para rechazar a estos poderosos aliados?

Si estas redes informales, formadas para hacer frente a COVID-19 y recuperarse de la pandemia, se organizaran, ¿qué podrían hacer? Si pudiéramos ayudar, ¿qué podríamos hacer?