Las necesidades de la vida diaria de un adulto en condiciones de normalidad son distintas de aquellas que nacen dentro del confinamiento por varios días entre cuatro paredes. Y es que, la tragedia de la epidemia del virus SARS-CoV-2, con el consiguiente encierro, ha significado la modificación de los hábitos de compra de los afectados, estos derivados en el mejor de los casos del descubrimiento (forzado, siempre) de nuevos hobbies y talentos.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La empresa estadounidense que monitoriza tendencias de consumidores en Internet Glimpse ha lanzado una plataforma que recoge la variación de interés en la web de algunos productos y servicios como consecuencia de la COVID-19. Entre la larga lista se encuentra la levadura para pan, con un crecimiento del interés de los internautas del 1.121%, el acceso de la iglesia vía Internet, con el 356%, o las esterillas para yoga, con un 85%.

Imagen: Statista