La economía cae en picado, pero que no se lleve a todo el mundo al abismo. Es la idea que preside las conversaciones, las reuniones y las cumbres en la Unión Europea. Aún falta una gran respuesta común pero, mientras tanto, la Comisión Europea ha anunciado este miércoles el primer paso para lanzar un fondo, llamado SURE, que llegaría hasta los 100.000 millones de euros, según publica Politico, para evitar que las empresas despidan a los trabajadores a causa de la inactividad causada por el coronavirus.

Es un sistema de ayuda a las empresas para el mantenimiento de los empleos: un subsidio público constituido gracias a las garantías aportadas por el conjunto de los Estados miembros, que adoptará la Comisión Europea este jueves.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

El mecanismo está inspirado en la herramienta alemana Kurzarbeit, que permite reducir la jornada laboral cuando cae el trabajo a cambio de formación y con la garantía pública de mantenerse el empleo.

"Hemos aprendido las lecciones de la crisis financiera en 2008", ha dicho Von der Leyen: "Los Estados miembros que tenían este instrumento ayudaron a millones de personas a permanecer en sus trabajos y a las empresas para atravesar la crisis financiera con sus empleados".

"Los primeros y más afectados son Italia y España y estamos de luto con ellos. Nuestra vida diaria ha cambiado dramáticamente. Millones de personas no pueden ir a trabajar, pero aún tienen que comprar alimentos y pagar las facturas", ha afirmado la presidenta de la Comisión Europea: "Las regiones alrededor de Milán o Madrid son parte de la columna vertebral de la economía europea, miles de empresas fuertes y saludables están luchando debido a la crisis actual y necesitan nuestro apoyo para superar la crisis".

"Si no hay pedidos y las empresas se quedan sin trabajo debido a una crisis externa y temporal como el coronavirus, no deberían despedir a sus trabajadores, sino seguir empleándolos, para que puedan continuar pagando sus alquileres y comprar lo que necesitan. Esto es crucial para reiniciar el motor económico de Europa sin demora", ha afirmado Von der Leyen sin dar más detalles de su funcionamiento.

La UE sigue debatiendo su plan

El martes por la tarde tuvo lugar la primera reunión de los encargados de idear un plan de acción de recuperación económica una vez superado el shock de la pandemia del coronavirus. Y, de momento, sin grandes conclusiones: el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, las presidentas de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; y el BCE, Christine Lagarde, y el del Eurogrupo, Mario Centeno.

La reunión es consecuencia de lo acordado por los 27 líderes de la UE el jueves 26 de marzo, cuando no lograron acordar una respuesta coordinada a la crisis.

Durante la videoconferencia del 26 de marzo, los jefes de Estado y de Gobierno encargaron a los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión que elaboraran un Plan de acción para la recuperación. Así, Charles Michel, Ursula von der Leyen, Christine Lagarde y Mario Centeno han evaluado este martes las consecuencias socioeconómicas de la crisis del COVID-19 y discutieron los siguientes pasos.

"Estamos explorando diferentes caminos para responder a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia. El único camino a seguir es una estrategia común en un espíritu de solidaridad", ha dicho Charles Michel.

"Para poner en marcha la economía europea, tendremos que utilizar todas las palancas disponibles, a nivel nacional y europeo. El presupuesto de la UE [para 2021-2027, aún negociándose] tendrá que adaptarse a esta crisis. Es hora de pensar más allá de lo hasta ahora previsto. Debe considerarse cualquier opción compatible con el Tratado de la UE". Ambos presidentes continuarán trabajando juntos en el plan de recuperación posterior a la crisis.

El próximo 7 de abril se reúnen los ministros de Finanzas de la UE que deberán hacer una propuesta a los líderes sobre cómo responder a la actual crisis.