El nuevo tipo de coronavirus continúa extendiéndose en Occidente y América Latina no es la excepción. Si bien los primeros casos de COVID-19 confirmados en esta región fueron personas recién llegadas de viajes al exterior, en las últimas semanas se han multiplicado las infecciones por transmisión local. A medida que la cantidad de casos crece día a día, muchos gobiernos han adoptado medidas más estrictas para restringir el contacto físico y evitar la propagación de esta enfermedad.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Como muestra la siguiente infografía de Statista, con datos de la Universidad Johns Hopkins, Brasil es a día de hoy (jueves 2 de abril a las 13h CET) el país latinoamericano donde se ha detectado la mayor cantidad de infecciones del COVID-19, con más de 6.900 casos. Hace solo una semana, el número de infectados en este país rondaba los 2.500. Chile, por su parte, se perfila como la segunda nación latinoamericana más afectada por esta pandemia, con alrededor de 3.000 casos confirmados. Y en tercer lugar se ubica Ecuador, con cerca de 2.800.