• Los médicos luchan por salvar a los pacientes de COVID-19 en Milán.
  • En Italia, alrededor de 8.000 doctores y enfermeras han sido infectados y más de 60 han muerto.
  • El Hospital San Raffaele está llevando a cabo una investigación vital, así como el tratamiento de los pacientes.


Vestido de pies a cabeza con ropa azul protectora, el equipo del Hospital San Raffaele de Milán trabaja día y noche para ayudar a los pacientes en estado crítico con el coronavirus COVID-19. Es un trabajo agotador y desgarrador.

Muchos médicos y enfermeras se han infectado. En toda Italia, alrededor de 8.300 han dado positivo por el virus. Más de 60 han muerto. Pero siguen adelante a pesar de todo.

Hasta el 5 de abril, el país ha registrado más de 130.000 casos de coronavirus en total, con las zonas más afectadas en el norte, donde se encuentra San Raffaele. Es una situación desesperada, pero hay algo de esperanza.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

El norte del país ha sido la zona más afectada.
El norte del país ha sido la zona más afectada.
Imagen: REUTERS/Flavio Lo Scalzo

Además de tratar a los pacientes con COVID-19, San Raffaele -un hospital universitario- está utilizando los datos clínicos que genera para ayudar a aumentar la comprensión científica del virus y sus efectos.

Los investigadores médicos del hospital están intentando encontrar indicadores clínicos que puedan ayudar a predecir el curso de la enfermedad y ayudar en el descubrimiento de drogas efectivas.

El profesor Fabio Ciceri, subdirector de investigación de San Raffaele, cree que esos estudios de alta calidad son fundamentales para encontrar respuestas científicamente válidas sobre cómo tratar la enfermedad.

La actual falta de datos y análisis sólidos, dice, está causando confusión sobre la naturaleza de la enfermedad tanto en el público como en la profesión médica, especialmente porque COVID-19 muestra una gran variabilidad clínica.

Los médicos italianos tratan de mantener el ánimo en alto.
Los médicos italianos tratan de mantener el ánimo en alto.
Imagen: REUTERS/Flavio Lo Scalzo

La investigación de San Raffaele hasta la fecha ha encontrado que el 80% de los pacientes sufren síntomas menores de la enfermedad o ninguno. Pero en el 20% restante el virus causa una neumonía severa. Muchos se recuperan sólo con oxígeno, dice Ciceri, pero otros necesitan un tratamiento médico intensivo.

Mientras la batalla contra el coronavirus continúa, el Hospital San Raffaele continúa su trabajo. Ha aumentado su capacidad para tratar a los pacientes con COVID-19 con una nueva unidad de cuidados intensivos de 4,7 millones de dólares, que se construyó en sólo ocho días y se financió con cientos de miles de donaciones.

La determinación humana está en el centro de la lucha para hacer frente a la crisis del coronavirus.
La determinación humana está en el centro de la lucha para hacer frente a la crisis del coronavirus.
Imagen: REUTERS/Flavio Lo Scalzo