En España el número de muertes causadas por el virus SARS-CoV-2 ya roza las 8.500 y los afectados registrados (que no reales) alcanzarán esta semana los 100.000 con toda seguridad.

Un estudio publicado esta semana por la universidad británica Imperial College estima que, si no se hubieran tomado medidas contra el coronavirus, como son los confinamientos y el cierre de centros educativos, en el país se hubieran producido alrededor de 16.000 decesos con fecha de día de ayer, 31 de marzo.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Esto supondría una cifra de fallecidos total de 24.500 personas, aproximadamente. El análisis calcula que el 15% de los ciudadanos del país está infectada con el virus, una proporción muy superior a la de las cifras oficiales.

En los once países europeos que forman parte del análisis del Imperial College, la cantidad de personas que se estima han salvado la vida gracias a los planes de la Administración y los esfuerzos de sus ciudadanos alcanza los 59.000, 38.000 de los cuales residentes en Italia.