• La interrupción económica causada por COVID-19 amenaza a millones de sustentos en Bangladesh.
  • El país tiene más de 50 millones de trabajadores en el sector informal.
  • Estos son algunas medidas que el gobierno debería adoptar, incluyendo un agresivo programa de transferencia de efectivo.

Bangladesh no es un país ajeno a las catástrofes ni las grandes crisis humanitarias. Yace en medio de un delta fluvial en el fondo de la cordillera del Himalaya, y es un país que está librando desde hace mucho tiempo una batalla contra el impacto del cambio climático y actualmente alberga el campamento de refugiados más grande del mundo a lo largo de su frontera meridional. En sus 49 años de existencia, Bangladesh y su gente han demostrado una tremenda resistencia para defenderse no solo de catástrofes naturales como inundaciones y ciclones, sino también de las provocadas por el hombre, como la crisis financiera asiática de 1997 y la crisis financiera global de 2008.

Sin embargo, la pandemia COVID-19 es una crisis de una magnitud totalmente distinta que exigirá una respuesta de una escala sin precedentes. Los líderes de Bangladesh en el sector público y privado deben unirse para responder a las amenazas inmediatas que sufren los sistemas de salud y los efectos a largo plazo para la economía del país.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

La respuesta del gobierno

Bangladesh detectó su primer caso confirmado de coronavirus el 8 de marzo. En el momento de escribirse estas líneas, el número de casos confirmados en Bangladesh supera los 620 y el virus se ha cobrado más de 30 vidas.

A principios de febrero, el gobierno evacuó a cerca de 300 ciudadanos bangladesíes de China. El gobierno también instaló dispositivos de detección en sus aeropuertos internacionales y puertos terrestres, que hasta la fecha han examinado a más de 650 000 pasajeros, de los que 37 000 fueron puestos en cuarentena de inmediato.

El gobierno también actuó con rapidez para transformar dos centros religiosos en instalaciones temporales de cuarentena. Asimismo, tras detectarse el primer caso, el gobierno cerró los centros educativos y alentó a todas las empresas no esenciales a impulsar su actividad en línea. Inicialmente declaró un período festivo nacional en todo el país hasta el 4 de abril, que posteriormente se ha ampliado hasta el 14 de abril.

A pesar de la presencia de una gran diáspora bangladesí en Europa, el gobierno también dio el paso audaz de suspender todos los vuelos desde Europa. Aprendiendo de sus vecinos de Asia oriental, incluyendo Corea del Sur y Singapur, el gobierno lanzó una agresiva campaña de sensibilización a través de los operadores nacionales de telefonía móvil. Esto se ha complementado con la cooperación del sector privado, el lanzamiento por parte del gobierno de más de 500 líneas telefónicas directas y la promoción cruzada de proveedores de servicios privados en su plataforma.

Con el fin de garantizar que los trabajadores de atención médica de primera línea tengan los equipos de protección personal (EPP) necesarios, la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de Bangladesh (BGMEA) se está coordinando actualmente con cinco de sus compañías miembro la conversión de sus líneas de producción para que fabriquen 500 000 EPP.

La amenaza económica

Hasta la fecha, la respuesta es admirable, pero esta pandemia también plantea una crisis económica y humanitaria. Si bien muchos países han tenido buenos comienzos en los paquetes de estímulo, Bangladesh ha tenido una reacción más lenta. El 25 de marzo la Primera Ministra anunció inicialmente un paquete de estímulo de emergencia por valor de 600 millones de dólares (equivalentes al 0,2 % del PIB) que el 4 de abril se amplió considerablemente hasta 8 500 millones de dólares (equivalentes al 2,5 % del PIB).

Según el pronóstico publicado por la Unidad de Inteligencia de The Economist el 26 de marzo, se espera que la economía mundial se contraiga un -2,2 % en 2020. La previsión es que estos efectos sean más pronunciados en las principales economías del G20, como Alemania, Italia, el Reino Unido y los EE. UU., es decir, todos los países que son mercados importantes para el bien comercializable más importante de Bangladesh: las prendas confeccionadas.

Con los bloqueos actuales que actualmente se van a aplicar en Europa y América del Norte hasta mediados de abril, incluso en el mejor de los casos se necesitará al menos una prórroga hasta mediados de junio para que se restablezca la confianza del mercado en estas economías. La consecuencia es que casi seis millones de trabajadores del sector formal de Bangladesh, que es en gran medida la fabricación, no tendrán trabajo estable durante un período prolongado.

El reducido precio del petróleo también conllevará una fuerte reversión del crecimiento en la región de Oriente Medio y Norte de África, que también acoge una gran diáspora de Bangladesh que envía al país cerca de 20 000 millones de dólares al año. En los próximos meses, no cabe duda de que se producirá una reducción de las remesas y que estos impactos de segundo grado también se sentirán en el país, y dolorosamente en las zonas rurales de Bangladesh, donde las familias dependen en gran medida de las remesas para subsistir.

Medidas adicionales que deben adoptarse

El paquete de estímulo mejorado anunciado por la Primera Ministra es encomiable y avanza en la dirección correcta. Dicho paquete cuenta con una asignación de casi 2 500 millones de dólares para la financiación transitoria del capital circulante de las pequeñas y medianas industrias y es una medida audaz para proteger el sustento de las personas empleadas en ese sector. Tal es la escala de esta crisis que incluso un paquete de estímulo de esta magnitud debería considerarse una medida provisional.

Más preocupante aún es que, según los datos de la Oficina de Estadísticas de Bangladesh, el país tiene más de 50 millones de trabajadores en el sector informal. Si bien se producirá un impacto significativo en el sustento de los trabajadores en la economía formal, no cabe duda de que el sector informal se verá aún más afectado. La Primera Ministra tenía razón al identificar esto como un desafío y su decisión de distribuir ayuda alimentaria a través de los programas de seguridad social existentes en Bangladesh, como la Alimentación de los Grupos Vulnerables y el Desarrollo de los Grupos Vulnerables durante seis meses, también debe acogerse con satisfacción.

Difusión de COVID-19 en Asia
Difusión de COVID-19 en Asia
Imagen: Foro Económico Mundial

El gobierno también debería considerar un programa de transferencia de efectivo sin condiciones por un período inicial de tres meses a una tasa de 95 dólares al mes, que corresponde al salario mínimo del sector formal en Bangladesh. Esto le costaría al gobierno aproximadamente 14 000 millones de dólares, lo que equivale al 4 % del PIB. Si bien este tipo de programa de transferencia de efectivo siempre tiene problemas de focalización, Bangladesh disfruta de una red de servicios financieros móviles altamente sofisticada que podría mejorar el alcance del programa. Con el fin de prestar esta asistencia social tan urgente se podría desarrollar un esfuerzo concertado por parte de las organizaciones no gubernamentales que trabajan en el sector informal, los proveedores de servicios financieros móviles y el gobierno.

Adoptar una medida tan agresiva implicaría que Bangladesh tendría que renunciar a su política fiscal habitualmente prudente y disciplinada de mantener su déficit presupuestario dentro del 5 % del PIB. Con su reducida relación deuda/PIB, Bangladesh posee suficiente margen fiscal para adaptar un enfoque expansivo a corto plazo para combatir el aspecto económico y humanitario de esta crisis. Para financiar esta expansión, Bangladesh también debe intentar aprovechar la financiación en condiciones de favor que tenga a su disposición a través de los bancos multilaterales de desarrollo.

Las medidas adoptadas en el ámbito fiscal —el paquete de estímulo— también deben complementarse con medidas en el ámbito de la política monetaria. Bangladesh Bank ya ha congelado las amortizaciones de préstamos durante seis meses hasta junio de 2020 y ha relajado la normativa cambiaria para las transacciones comerciales hasta septiembre de 2020. También ha aumentado el límite de transacciones en servicios financieros móviles y ha reducido la tasa de política monetaria en 25 puntos básicos. Estos son pasos en la dirección correcta, pero es poco probable que demuestren ser lo suficientemente agresivos como para combatir el impacto económico de una pandemia global.

Dado que se espera que la inflación se enfríe en todo el mundo, el banco central debería seguir los pasos adoptados por sus contrapartes en todo el mundo para inyectar más liquidez reduciendo el índice de liquidez legal y reduciendo todavía más su tasa política. Esto no solo contribuirá a mantener la liquidez dentro del sector bancario, sino que también proporcionará a las pequeñas y medianas empresas del país acceso a capital circulante más barato para mantener a flote sus negocios.

La cooperación público-privada será clave

Al adoptar las primeras medidas en el ámbito de la seguridad sanitaria, Bangladesh ha podido ganar algo de tiempo para responder a esta pandemia. Sin embargo, el país no puede permitirse quedar ignorado por los riesgos económicos secundarios asociados a esta crisis.

La lucha contra COVID-19 no puede asumirla el gobierno de manera unilateral, y exigirá un nivel de coordinación sin precedentes entre el sector público y el privado a escala local e internacional. El Foro Económico Mundial, bajo el mandato de la Organización Mundial de la Salud, ha lanzado la Plataforma de Acción COVID en respuesta a la pandemia. Bangladesh debe aprovechar esta plataforma para impulsar el apoyo a su sector privado, compartir parte de su propia experiencia en la lucha contra COVID-19 y aumentar su capacidad de recuperación económica.