"Quédate en casa": el mensaje de una médica de Madrid

Los trabajadores de la salud del Hospital Clínico aplauden a los ciudadanos que les muestran su gratitud desde sus balcones y ventanas, durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Barcelona, España, el 26 de marzo de 2020.
Los trabajadores de la salud del Hospital Clínico aplauden a los ciudadanos que les muestran su gratitud desde sus balcones y ventanas, durante el brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Barcelona, España, el 26 de marzo de 2020.
Imagen: REUTERS/Nacho Doce

España ya ha tenido más de 5690 muertes por coronavirus (Fuente: OMS, datos del 29 de marzo), y todo el país está confinado.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Hemos entrevistado a Marta Santiago, Doctora en Urología y cirujana e investigadora del Hospital Nacional Ramón y Cajal en Madrid, sobre su experiencia como médica en España durante la pandemia COVID-19. Ella es parte de nuestra red de Global Shapers.

Imagen: Marta Santiago

¿Cuál ha sido su experiencia trabajando en el hospital? ¿Cómo es su horario?

El horario que tengo es como el que tenía hasta ahora, con turno de mañana y guardias. Pero cada vez es más dificil atender casos de mi especialidad -cirugía urológica- debido a que los casos de COVID-19 lo ocupan todo. Trabajo en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, uno de los hospitales más grandes de Madrid. La imagen de la planta que atiende a los pacientes de COVID-19 es dura, pero mis compañeros están haciéndolo lo mejor posible dándolo todo.


¿Cómo es llevar mascarilla todo el día?

Muy duro, muy muy duro. La mascarilla al final es un objeto muy agobiante pero después de horas y días usándola te acabas acostumbrando. Es como una parte más del uniforme. Lo que peor llevamos los profesionales de la salud (y, en general, toda la población), es no tocarnos la cara. De media nos tocamos la cara 23 veces por hora [según la Universidad de Nueva Gales del Sur]. Tocarse la cara es el principal factor de infección de esta enfermedad. Tenemos que evitarlo lo máximo posible.

Foto de combinación muestra a las enfermeras belgas a domicilio Laura Angeli, Sami Farjallah, Tania De Jesus y Hajar Atila posando para Reuters con y sin sus mascarillas protectoras, después de cuidar a algunos de sus pacientes en casa durante el bloqueo del coronavirus impuesto por el gobierno belga en un intento de frenar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en la Bruselas, Bélgica, el 24 de marzo de 2020.
Personal de enfermería en Bélgica se muestran con y sin mascarillas protectoras contra el coronavirus.
Imagen: REUTERS/Yves Herman

¿Cómo está respondiendo la ciudadanía de Madrid?

Hay casos aislados, pero en general la gente está cumpliendo y se está quedando en casa. La verdad es que esto hace que me sienta muy orgullosa. Además, han reaccionado bien cuando, desde mi especialización, hemos ido cancelando la mayoría de consultas de especialista y cirugías porque puede ser peligroso para estos pacientes sanos de COVID-19 ir al hospital y comprenden también la gravedad de la situación y la necesidad de no saturar los servicios de salud. También es sorprendente en urgencias. La gente está muy concienciada, guardando las formas pese a la gravedad y, en general, muy agradecida a la atención que les damos. Creo que tenemos que sentirnos muy orgullosos de la sociedad que tenemos en España.

¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta?

La saturación del sistema de salud. Cuando lo ves en las noticias es una cosa, cuando lo vives dentro es otra muy diferente. Los hospitales se están llenando. Sí, llenando de gente, hablamos de centenares de personas esperando para ser diagnosticadas y tratadas. Una rapidez que nos está saturando. Al ser una enfermedad nueva, que hace que muchos aspectos de la clínica diaria cambien de un día para otro -como los protocolos-. Por ejemplo: los criterios para quien entra en una UCI, a quien se le da un tratamiento, cómo y cuándo hacer pruebas... Da un poco de miedo si lo piensas, pero los pacientes pueden estar tranquilos porque los profesionales sanitarios estamos con ellos dándolo todo cada día para ganar esta guerra.


¿Ha afectado su trabajo a otras partes de su vida? ¿Podría describirnos su día típico?

Cuando caminas por la calle de camino al hospital notas que esto no es normal. En mi día a día intento sacar la poca actividad que puedo de mi especialidad (ver a pacientes de urología que teníamos ya ingresados, atender urgencias, etc). Pero en general el COVID-19 lo ha comido todo. Intentando ayudar a mis compañeros de hospital en todo lo que puedo que están en la vanguardia de la lucha contra esta nueva enfermedad. Cuando no estoy en el hospital o de guardia, guardo cuarentena como todas las personas. Es importante recalcar que nosotros sólo somos un soldado más en esta lucha, nunca por encima de nadie y si a las 20:00 estamos en nuestras casas, salimos a aplaudir a nuestros compañeros sanitarios.

Miembros de la familia aplauden desde sus balcones durante una convocatoria en redes sociales para agradecer al personal médico español que lucha contra el coronavirus mientras permanecen confinados dentro de sus casas debido al brote de coronavirus, en el centro de Ronda, en el sur de España el 14 de marzo de 2020.
Miembros de la familia aplauden desde sus balcones durante una convocatoria en redes sociales para agradecer al personal médico español que lucha contra el coronavirus mientras permanecen confinados dentro de sus casas debido al brote de coronavirus, en el centro de Ronda, en el sur de España el 14 de marzo de 2020.
Imagen: REUTERS/Jon Nazca


¿Hay algo posible que se pueda hacer en España para aliviar las cosas?

Lo más evidente. Seguir las recomendaciones oficiales de las personas expertas que están detrás del Gobierno: no salir de casa, minimizar el contacto, etc. No ir 'a la picaresca', no salir a comprar 20 veces al día o a pasear al perro más veces de lo habitual. Es recomendable también consumir y difundir la información con cabeza. ¿De verdad os creéis un audio de un médico diciendo que se puede matar al virus con agua caliente? ¿Creéis que al sector sanitario no se nos había ocurrido antes si fuera tan obvio?

Ahora tenemos mucho más tiempo para leer, ver noticias... Esto lleva a la sobreinformación, casi una infoxicación, -intoxicación por información- así que tenemos que ir a fuentes oficiales, contrastar lo que nos llega y no generar falsas alarmas o difundir rumores que solo generan más ansiedad. Además hay iniciativas que poco a poco nos están ayudando, incluso de otros Shapers de este mismo Hub de Madrid que nos traen cientos de pantallas de protección facial impresas en impresoras 3D para suplir la falta de EPIs que tenemos.

¿Qué le gustaría decirle a la ciudadanía española si pudiera?

QUE SE QUEDE TODO EL MUNDO EN SU CASA.

Paciencia, saldremos de esta. Además dar las gracias a aquellas personas que son conscientes de la situación y que, aunque tenían cirugías o consultas programadas, han sabido que no era el momento (a menos de que se tratase de una urgencia médica) y han esperado hasta que esto pase. Porque pasará.

Un letrero que dice:
Un letrero que dice:
Imagen: REUTERS/Susana Vera

¿Te quedarás en casa?

  • Loading ...