Son héroes contra el coronavirus. Aquí están, en sus puestos de trabajo, con bata y con mascarilla –o sin ella para la foto y el vídeo que nos han enviado–, atendiendo a los enfermos. Un ejército de profesionales sanitarios demostrando que su vocación es esencial, especialmente en una crisis como la de la Covid-19. El País Semanal ha recopilado el testimonio de su batalla contra la pandemia en los hospitales españoles. Desde Madrid hasta Lleida, Vitoria, Málaga, Sevilla, Valencia, Baleares... Casi medio centenar de luchadores nos cuentan su día a día en primera persona.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Como Santiago Moreno Guillén, jefe de servicio de enfermedades infecciosas en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid: "Somos testigos de la capacidad de respuesta ante una situación imprevista para la que no había un ensayo previo". Y como Arantxa Tubería, enfermera del Centro Vasco de Transfusión: "Este iba a ser mi último mes de trabajo porque me toca jubilarme. Pero si es necesario no jubilarme, estoy dispuesta".

Y como Ester Prieto, limpiadora en la unidad de oncología adolescente del Hospital Ramón y Cajal de Madrid: "Hay que darle a los pomos con lejía. Y una cosa clave es no abrazar ni besar a los niños estos días. Tendremos tiempo de hacerlo con mucho cariño". Y como Silvia Sánchez, enfermera del Hospital Vïrgen de la Victoria de Málaga: "Nos faltan mascarillas, EPI [equipos de protección individual] completos... Cada vez que nos vestimos nos exponemos al contagio". Y como Jesús Corres, médico de Urgencias en el Ramón y Cajal: "La población responde muy bien. Hay pocos pacientes que vienen por otros motivos y eso facilita las cosas". Y como Isabel Garraza, enfermera de Urgencias en el Hospital de Txagorritxu de Vitoria: "He tenido que estar 14 días aislada en casa después de atender a una persona mayor que posteriormente falleció".

Tantas historias como decenas de miles de compañeras y compañeros que estos días luchan como ellos por salvar vidas. Mientras crece el número de profesionales sanitarios infectados por el coronavirus –el 12% de los más de 39.000 contagios registrados en España corresponden a este gremio–, la batalla continúa.