• Jóvenes activistas del clima, incluida Greta Thunberg, asistirán a Davos este año para presionar a los líderes mundiales para que pongan fin a la economía de los combustibles fósiles.
  • Solo en 2017, el mundo gastó 5,2 mil millones de dólares en subsidios de combustibles fósiles.
  • "Cualquier cosa que no sea cesar inmediatamente estas inversiones en la industria de los combustibles fósiles sería una traición a la vida misma", escribe Greta.

Este artículo apareció originalmente en The Guardian.

Acabamos de entrar en una nueva década, una década en la que cada mes y cada día serán absolutamente cruciales para decidir cómo será el futuro. Hacia finales de enero, los directores ejecutivos, inversores y formuladores de políticas se reunirán en Davos para el 50 aniversario del Foro Económico Mundial.

Jóvenes activistas del clima y estudiantes huelguistas de todo el mundo estarán presentes para presionar a estos líderes.

Exigimos que en el Foro de este año, las personas participantes de todas las empresas, bancos, instituciones y gobiernos detengan inmediatamente todas las inversiones en exploración y extracción de combustibles fósiles, pongan fin de inmediato a todos los subsidios a los combustibles fósiles y se desprendan inmediata y completamente de los combustibles fósiles.

No queremos que esto se haga para 2050, 2030 o incluso 2021, queremos que se haga ahora, en este momento.

Entendemos y sabemos muy bien que el mundo es complicado y que lo que estamos pidiendo puede no ser fácil. Pero la crisis climática también es extremadamente complicada, y esto es una emergencia. En una emergencia, sales de tu zona de confort y tomas decisiones que pueden no ser muy cómodas o agradables. Y seamos claros: no hay nada fácil, cómodo o agradable sobre el clima y la emergencia ambiental.


Las generaciones mayores y los que están en el poder decepcionan a los jóvenes. A algunas personas puede parecerles que estamos pidiendo mucho. Pero este es solo el mínimo esfuerzo necesario para comenzar la transición rápida y sostenible. El hecho de que esto todavía, en 2020, no se haya hecho ya es, francamente, una desgracia.

Sin embargo, desde el acuerdo de París de 2015, 33 bancos globales importantes han invertido colectivamente $1,9 mil millones ( £1,5 mil millones) en combustibles fósiles, según el informe de Rainforest Action. El FMI concluyó que solo en 2017, el mundo gastó $5,2 mil millones en subsidios de combustibles fósiles. Esto tiene que parar.

El mundo de las finanzas tiene una responsabilidad con el planeta, las personas y todas las demás especies que viven en él. De hecho, debería ser de interés para todas las empresas y partes interesadas asegurarse de que el planeta en el que viven prosperará. Pero la historia no ha demostrado la voluntad del mundo corporativo de hacerse responsables. Entonces nos corresponde a nosotros, las niñas y los niños, hacer esto. Pedimos a los líderes mundiales que dejen de invertir en la economía de combustibles fósiles que está en el corazón de esta crisis planetaria. A cambio, deberían invertir su dinero en tecnologías sostenibles existentes, investigación y en la restauración de la naturaleza. Las ganancias a corto plazo no deberían superar la estabilidad de la vida a largo plazo.

Una central eléctrica a carbón:
Imagen: Imagen: John Giles / PA


El tema de la reunión de este año en Davos es 'Stakeholders para un mundo cohesionado y sostenible'. Según la página web del Foro, los y las líderes se reunirán para discutir ideas y mejorar nuestro progreso global sobre el cambio climático. Nuestro llamamiento quizás no sea tan descabellado teniendo en cuenta que dicen que entienden y priorizan esta emergencia. Cualquier cosa que no sea cesar inmediatamente estas inversiones en la industria de los combustibles fósiles sería una traición a la vida misma. Los negocios de hoy, como siempre, se están convirtiendo en un crimen de lesa humanidad. Exigimos que los líderes hagan su parte para poner fin a esta locura. Nuestro futuro está en juego, que sea esta su inversión.

• Greta Thunberg es una activista ambiental de 17 años de Estocolmo, Suecia. Este artículo fue coescrito con los jóvenes activistas del clima Jean Hinchliffe, Australia; Danielle Ferreira de Assis, Brasil; Joel Enrique Peña Panichine, Chile; Robin Jullian, Francia; Luisa Neubauer, Alemania; Licipriya Kangujam, India; David Wicker, Italia; Julia Haddad, Líbano; Oladosu Adenike, Nigeria; Iqbal Badruddin, Pakistán; Arshak Makichyan, Rusia; Holly Gillibrand, Escocia; Alejandro Martínez, España; Isabelle Axelsson, Suecia; Sophia Axelsson, Suecia; Ell Jarl, Suecia; Mina Pohankova, Suecia; Linus Dolder, Suiza; Vanessa Nakate, Uganda; Tokata Iron Eyes, Estados Unidos.