Pregunte a un grupo de científicos "¿Qué es la Tierra?" y es probable que se lleve una sorpresa.

"La Tierra es una señal sinusoidal en velocidad con un período de un año y una amplitud de 10 cm/s", sostiene un astrónomo. Un físico atómico, por otro lado, llama a la Tierra "un cuerpo astronómico cuya superficie parece contener casi todos los átomos de la tabla periódica". Para un biólogo evolutivo, la Tierra ha sido un "hogar para la evolución de la vida durante más de tres mil millones de años". Un filósofo responde que la Tierra es un lugar donde "la libertad humana nos lleva a admirar las leyes de la física y la biología mientras nos preguntamos por qué".

El enfoque geológico es caracterizar el planeta en busca de rasgos distintivos. Los científicos de la Geociencia preguntan: ¿por qué los recursos minerales son tan raros y están distribuidos de manera desigual en los continentes? ¿Qué controla la forma de las montañas y el lecho marino, y las oscilaciones periódicas del clima en el transcurso de décadas a millones de años? ¿Podrían la estructura y los ritmos de nuestro planeta ser únicos en el sistema solar? Para construir la gran genealogía de nuestro mundo, los científicos de la Geociencia buscan rastros del pasado y los orígenes de todo lo que vemos: los continentes, el campo magnético, las capas de hielo, los suelos y los minerales del manto profundo y el núcleo. Les ponemos un nombre y una fecha, y los ordenamos por orden cronológico. Pero el resultado está lejos de ser una definición clara. Por el contrario, nos damos cuenta de que definir la Tierra es cada vez más difícil.

La primera razón es que la Tierra es dinámica y está sujeta a todo tipo de transformaciones en todas las escalas. Casi todo lo que nos rodea (glaciares, oxígeno atmosférico, suelos e incluso los continentes) ha tenido una apariencia, olor y comportamiento diferente a lo largo de millones de años. Por ejemplo, la capa de hielo de la Antártida se formó recientemente, hace unos 30 a 40 millones de años; incluso los suelos compuestos de materia orgánica y minerales no existían antes de que las algas y las plantas con raíces conquistaran el medio ambiente terrestre hace 300 a 500 millones de años.

Los productos de la vida

Otra razón por la cual la Tierra es difícil de definir es que ha sido influenciada por la evolución de la vida biológica. Considere la abundancia de agua líquida, la longevidad de la tectónica de las placas, y la abundancia y diversidad de materiales orgánicos en contacto con nuestra atmósfera, que está inmersa en oxígeno reactivo. Estos son algunos de los rasgos más distintivos de la Tierra y, sin embargo, todos parecen ser productos directos o indirectos de la vida. El ozono y el oxígeno comenzaron a acumularse en la atmósfera hace alrededor de 2,3 a 2,4 mil millones de años, poco después de la evolución de las bacterias oxigénicas que liberan dioxígeno como subproducto. Como resultado, el agua quedó bloqueada en nuestro planeta, en lugar de evaporarse lentamente en el espacio como lo hizo en Venus. Y debido a que el agua es esencial para mantener la tectónica activa, la dinámica peculiar de nuestro planeta también puede vincularse remotamente a la longevidad de la vida fotosintética. En el Antropoceno, nosotros también nos convertimos en una fuerza geológica. Hoy, nuestra sociedad libera en pocos días el equivalente a un año de emisiones volcánicas de dióxido de carbono sin un sumidero compensatorio; de ahí que el dióxido de carbono se acumule en la atmósfera, el océano y la biosfera a un ritmo frenético. Los síntomas de este desequilibrio incluyen el rápido calentamiento atmosférico, y la acidificación y desoxigenación de los océanos.

Así como la vida biológica influye en la evolución del sistema de la Tierra en su conjunto, el sistema de la Tierra guía y da forma a la evolución de la vida biológica. Los continentes erosionados proporcionan los nutrientes esenciales para que los organismos crezcan, y el cambio ambiental actúa como un agente selectivo que da forma a la estructura, la composición elemental y la evolución de los ecosistemas en los niveles moleculares más finos. Una disminución a largo plazo del dióxido de carbono atmosférico puede haber impulsado la evolución de nuevos procesos biológicos altamente eficientes para bloquear el dióxido de carbono atmosférico en moléculas orgánicas. Estos procesos impulsan los ecosistemas de pastizales en las estepas de Eurasia y América hoy.

La Tierra es un sistema interconectado, con un alcance de efectos recíprocos que operan por pocos segundos y hasta miles de millones de años, y que conectan la biosfera a la geosfera. Si bien hay mucho que no sabemos acerca de este sistema, lo que sí sabemos es que lo estamos modificando a un ritmo acelerado. Pero el cambio no es nuevo para la Tierra. La evolución de la fotosíntesis oxigénica hace 2,4 mil millones de años y el surgimiento de plantas terrestres cientos de millones de años atrás, han transformado literalmente el planeta. Y al igual que las bacterias, los seres humanos han interrumpido y modificado el ciclo del carbono al acumular poder tecnológico, usar absolutamente toda la energía y liberar los desechos al medio ambiente.

Entonces, ¿qué hay de nuevo? Que estamos operando de manera consciente, y que estamos demostrando ser incapaces de responder a los desafíos emergentes del planeta y de adaptar nuestras definiciones de comportamiento exitoso. En 2015, las Naciones Unidas adoptaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos objetivos relacionados con la pobreza, la educación y el medio ambiente, que ponen de relieve la brecha entre el mundo que realmente esperamos y la realidad que hemos construido. Mientras lidiamos con estos problemas y nos sumergimos simultáneamente en la cuarta revolución industrial, existe una creciente sensación de que la solución puede no provenir de nuestras tecnologías, sino de nuestra relación con ellas.

Imagen: Educacionambientalsinfronteras.org

En un sistema terrestre interconectado, nuestro mayor activo es nuestra capacidad única de conectarnos aún más. Podemos ver el valor no solo en recursos escasos, como lo hace cualquier organismo vivo, sino en casi todas partes: en obras de arte e intelecto, en la salud de los ecosistemas presentes y futuros, y en la vida de extraños al otro lado del mundo. Nuestra capacidad de interconectar no solo relaciones físicas sino también intelectuales y emocionales lo cambia todo, porque nos permite elegir nuestras acciones y cuidar nuestro hogar, la Tierra. Por primera vez en la historia geológica, podemos limitar de manera colectiva el uso del poder que tenemos, y podemos actuar por ninguna otra razón que no sea hacer lo correcto. Este es el ámbito de la ética y la responsabilidad de los individuos y la sociedad por igual.

Cambiar nuestra trayectoria será un desafío ya que confiamos en un conocimiento imperfecto, experimentamos presiones sociales reales e imaginarias, y enfrentamos demandas competitivas de tiempo y dinero. El cambio requerirá un esfuerzo colectivo innovador, y trabajar desde adentro para transformar los sistemas que hemos construido. Afortunadamente, podemos prosperar frente a los desafíos cuando experimentamos voluntad, compasión, propósito y resiliencia.

Si dos siglos después de la primera revolución industrial cientos de millones todavía mueren de hambre mientras los océanos "se calientan y acidifican, y el aire se vuelve irrespirable", es porque hemos dejado nuestro destino en manos de lo que somos capaces, en lugar de basarnos en lo que es deseable para todos. Desde esta perspectiva, sorprendentemente, muchas de nuestras luchas reflejan una falta de ambición de nuestra parte en lugar de un exceso de ella. Con el beneficio de la retrospectiva geológica, parece que la revolución fundamental del Antropoceno solo puede ser ética. ¿Qué camino elegiremos?

Este artículo se modificó de la versión original escrita por Matthieu Galvez publicada en la revista Geoscientist, bajo CC-BY 4.0.

Elise Amel, Profesora de Psicología, Universidad de St. Thomas, Minnesota.

Matthieu Emmanuel Galvez, Investigador Asociado, Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich.