Es una conexión que no hacemos con mucha frecuencia. Sin embargo, el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos plantea dificultades para los sistemas sanitarios en todo el mundo. Si bien el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6.2 de la ONU exige un saneamiento universal, 4500 millones de personas en todo el mundo carecen de servicios gestionados de forma segura.

Este problema se ve agravado por el hecho de que la disponibilidad de agua es cada vez menos predecible y las mayores incidencias de fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones, amenazan las instalaciones sanitarias y corren el riesgo de contaminar las fuentes de agua.

Por otra parte, las intensas sequías conducen a recursos hídricos insuficientes para el lavado de los sistemas de descarga de alcantarillado. Esto está ocurriendo en la actualidad en muchas ciudades de todo el mundo. Según Google Trends, el 28 de enero de 2018, el término de búsqueda “baño seco ecológico” alcanzó su punto máximo en las búsquedas provenientes de Ciudad del Cabo, afectada por la sequía.

El país del que depende el destino del ODS 6

En India se dan las mayores cifras del mundo de personas sin acceso a instalaciones sanitarias básicas. El mundo no puede lograr los objetivos de saneamiento universales del SDG 6 si India se queda atrás.

El programa de construcción de baños más grande del mundo Swachh Bharat Mission (Clean India Mission) está en marcha, y tiene el objetivo de poner fin a la defecación al aire libre en el país para octubre de 2019. Ya hay casos de éxito, aunque también hay preocupaciones.

Mientras trabajábamos en el estado de Assam —proclive a sufrir inundaciones— en programas de agua, saneamiento e higiene (Water, Sanitation and Hygiene, WASH), encontramos inodoros construidos para Clean India Mission en pueblos afectados por las inundaciones que se estaban volviendo disfuncionales debido a la falta de un diseño resistente al clima. Y en áreas donde el agua es escasa, las personas comúnmente recurren a la defecación al aire libre debido a la falta de agua para los inodoros.

Según el Índice de Riesgo Climático Global 2018, India es el sexto país más vulnerable del mundo en cuanto a enfrentar fenómenos meteorológicos extremos. Teniendo esto presente, la India y otros países en desarrollo deben aumentar la capacidad de recuperación de su infraestructura de saneamiento desde el principio, y no como una idea tardía.

Construcción de baños más inteligentes para el medioambiente

Alrededor del 55 % de la población mundial vive en zonas urbanas, y se espera que esta proporción aumente al 68 % para el año 2050. En las ciudades más densamente pobladas del mundo en desarrollo, las aguas residuales no tratadas y los lodos fecales son las principales causas de contaminación del medioambiente y del agua.

Según estimaciones de un informe de la Universidad de las Naciones Unidas, a nivel mundial los desechos humanos convertidos en combustible podrían tener un valor equivalente a unos 9500 millones de dólares de gas natural. Durante la Semana Mundial del Agua 2017, Toilet Board Coalition (una coalición mundial impulsada por empresas cofundada por Unilever) y sus socios exploraron el caso de negocio para convertir los desechos humanos en recursos valiosos como fertilizantes, alimentos para animales y proteínas de alto valor. Concluyeron que “existe un claro caso de negocios para construir baños y mantenerlos seguros y bien mantenidos... hay un incentivo económico para la creación de una economía de saneamiento”.

Distintas partes interesadas han reconocido la necesidad de baños que no solo pueden soportar fenómenos climáticos extremos, sino que también ayudan a mitigar el cambio climático. El acelerador de Toilet Board Coalition y el desafío Re-invent the Toilet, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, está invirtiendo en innovación en inodoros y sistemas de saneamiento que sean sostenibles, recuperen recursos valiosos y puedan llevarse a mayor escala. El Gobierno de la India también celebra “hackatones de baños” periódicos para que los inventores generen soluciones resistentes y sostenibles.

Los innovadores de saneamiento de todo el mundo están elaborando productos sobre la base de los principios de la economía circular. La iniciativa social Sanivation en Kenia instala de forma gratuita contenedores sanitarios en los hogares de las personas y cobra un pequeño cargo mensual para su mantenimiento. En lugar de tirar los “desechos” del inodoro, los transforman en una alternativa al carbón de combustión limpia. Los clientes no solo prefieren estas briquetas por su un mayor tiempo de combustión y menos humo, sino también porque ahorran 88 árboles por cada tonelada vendida.

En Suiza, el VUNA Project en Eawag ha desarrollado un sistema de saneamiento seco asequible que produce un valioso fertilizante, promueve la iniciativa empresarial y reduce la contaminación de los recursos hídricos. El fertilizante, que está hecho de orina humana, tiene la marca Aurin y está autorizado por la Oficina Federal de Agricultura de Suiza para su uso como fertilizante para todo tipo de plantas.

Imagen: La orina humana contiene numerosos nutrientes que requieren un tratamiento específico en las plantas de tratamiento de aguas residuales./ EAWAG

Ekam Eco Solutions, una empresa emergente creada en el Instituto Indio de Tecnología de Delhi, está desarrollando y comercializando diferentes tecnologías ecológicas de saneamiento. Una de ellas es el urinario Zerodor, un urinario sin agua y sin olor, que puede ahorrar entre 50 000 y 150 000 litros de agua por año. Es posible modernizar los urinarios existentes, y no se requieren químicos ni electricidad, lo que convierte a Zerodor en un inodoro “ecológico”.

Uttam Banerjee, el fundador y CEO de Ekam Eco Solutions comenta: “El futuro de los inodoros se debe basar en las filosofías de saneamiento de circuito cerrado y la economía circular. Debemos devolver a la naturaleza lo que consumimos para que exista un equilibrio saludable. Teniendo en cuenta la situación medioambiental y el agotamiento de nuestros recursos naturales, especialmente el agua, es posible que tengamos que avanzar hacia sistemas sin agua”.

“Los sistemas descentralizados o el tratamiento en la fuente son los únicos caminos a seguir si tenemos en cuenta la carga poblacional y la interminable demanda de ampliación de los sistemas de alcantarillado centralizados. Esto puede ocurrir en un futuro lejano, ya que la aceptación llevaría tiempo”.

Ese futuro lejano podría estar más cerca de lo que imaginamos. El mundo está reconociendo lentamente que no podemos continuar con nuestros sistemas sanitarios como de costumbre. Ya no podemos aplicar soluciones momentáneas si queremos lograr los objetivos de saneamiento de los ODS.

Se vislumbra un rayo de esperanza, pero lo que necesitamos es una revolución mundial de inodoros. Durante nuestros discursos sobre el cambio climático, es necesario que hablemos más sobre los baños y el saneamiento. Después de todo, todo el mundo necesita el baño.

Mayuri Bhattacharjee es la fundadora de Sikun Relief Foundation.