Aprueban la eliminación de paquetes de poliespán para comida rápida aunque "los que no tengan alternativa" solo deben reducirse: "Al menos un 25%".

El texto ha incluido la reducción de los oxoplásticos, los "mal llamados bioplásticos", según Los Verdes, que se fragmentan en micropartículas.

El Parlamento europeo ha aprobado este miércoles añadir a la lista de plásticos de un solo uso que deberán prohibirse los envoltorios de poliespán típicos de la comida rápida y los palitos de los globos. La ley que elimine la cubertería plástica desechable, los palillos de algodón y estos productos tiene que estar en vigor en 2021.

La estrategia europea de plásticos trata de eliminar de los mercados los productos de usar y tirar, responsables del 70% de la basura marina. Sin embargo, el proyecto admite que hay plásticos que, "aunque contaminantes" no tienen todavía alternativa. Se trata, por ejemplo, de envases de "hamburguesas, sandwiches, frutas, verduras, postres y helados". Para este sector, los estados deberán rebajar su empleo en "al menos un 25%", señala el Parlamento. La negociación entre Comisión, Parlamento y Estados arranca el 6 de noviembre.

La propuesta parlamentaria ha añadido, tras la proposición del Grupo de los Verdes, los oxoplásticos, " mal etiquetados como biodegradables", dice este grupo, que se fragmentan en mircroplásticos. Estos desechos de pequeño tamaño llegan a las aguas marinas y se depositan en los lechos fluviales. "Hemos conseguido que el Parlamento Europeo ponga el foco también sobre estos microplásticos, causados a menudo por plásticos catalogados como biodegradables", ha reiterado uno de los diputados del grupo, el miembro de Equo, Florent Marcellesi.

A finales de mayo, la Comisión Europea remitió su versión de nueva directiva en la que rohibir los productos de un solo uso más empleados como los cubiertos y platos, las pajitas, bastoncillos y palos para globos. La CE propone que los Estados utilicen objetivos de reducción o castigar su uso con una tasa. También incluyó en el articulado de su proyecto la obligación de que los países consigan recoger el 90% de las botellas de plástico de un solo uso.

Imagen: EEA