Grandes áreas del mundo están sufriendo una terrible ola de calor, y algunas están experimentando temperaturas récord.

Durante las primeras tres semanas de julio, las temperaturas han sido mucho más altas que el promedio; en algunos casos, por varios grados. A nivel mundial, junio fue el segundo mes más cálido registrado.

El continente más afectado fue Asia, en particular Japón; así como el norte de Europa, los Estados Unidos y Canadá.

Imagen: Servicio de Cambio Climático de Copérnico

Seis de los efectos secundarios más sorprendentes de la ola de calor de este año.

1. Canadá se puso realmente caluroso

Canadá registró temperaturas comúnmente asociadas con el Medio Oriente o África. El mercurio alcanzó la abrasadora temperatura de 47 grados Celsius (116,6 Fahrenheit) en la capital, Ottawa, en julio.

Mis pensamientos están con los seres queridos de aquellos que han muerto en Quebec durante esta ola de calor. Se espera que las temperaturas récord continúen en el centro y el este de Canadá, por lo que deben asegurarse de saber cómo protegerse y proteger a su familia: http://bit.ly/2tjkW9Z

El Primer Ministro, Justin Trudeau, recordó a los ciudadanos a través de Twitter que se mantuvieran seguros, al tiempo que envió sus condolencias a las familias de las 70 personas que murieron como consecuencia del calor.

Imagen: Gobierno de Canadá

La oficina meteorológica nacional emitió advertencias de calor para las regiones del sudeste de Quebec, Ontario y Nueva Escocia, así como para partes de Alberta y Columbia Británica.

2. El Ártico se incendió

Imagen: Comisión Europea

Los incendios forestales en California, España y Portugal son noticias de verano preocupantes, aunque no inusuales. Pero no es frecuente que escuchemos cómo los bomberos suecos y noruegos están luchando para apagar incendios en vastas áreas de bosques.

Escandinavia ha sufrido una ola de calor prolongada este año, con temperaturas que superaron los 30 °C en el Círculo Polar Ártico, según la Organización Meteorológica Mundial.

Las altas temperaturas provocaron docenas de incendios forestales en todo el país, incluso en el Círculo Polar Ártico. Una de las estaciones de bomberos en Laponia, un lugar generalmente asociado con Santa Claus y la nieve profunda, se convirtió en una de las más atareadas del país, con voluntarios locales que vinieron a ayudar.

Aviones italianos y helicópteros noruegos se han desplegado para ayudar a combatir más de 40 grandes incendios en el centro de Suecia.

3. Una montaña se encogió

Mientras los bomberos luchaban contra los incendios forestales, una de las montañas de Suecia se estaba encogiendo.

El pico más alto de Suecia es un glaciar en el extremo sur de la montaña Kebnekaise. Gunhild Rosqvist, a profesor de geografía de la Universidad de Estocolmo, dijo a the Guardian que durante el mes de julio la cumbre se redujo en cuatro metros, ya que la nieve y el hielo se derritieron por el calor. La montaña perdió un promedio de 14 centímetros por día y ya no es el pico más alto de Suecia.

4. La investigación científica disfrutó de un impulso

Largas horas de luz solar y altas temperaturas del agua han creado las condiciones perfectas para las algas tóxicas. La floración tóxica prospera en aguas más cálidas, alimentándose de nutrientes que provienen principalmente de la escorrentía agrícola. Los visitantes de las playas del Mar Báltico han sido advertidos que no deben nadar, ya que las algas son venenosas para los humanos y los animales.

Pero también les está dando a los científicos una nueva oportunidad de investigación de antibióticos. La floración contiene un tipo de bacteria que podría ser útil en la lucha contra la resistencia microbiana.

"Es una gran oportunidad para recopilar material para la investigación. En los últimos años, tuvimos problemas para recopilar lo suficiente", Hanna Mazur-Marzec, profesora del Instituto de Oceanología de la Academia Polaca de Ciencias, le dijo a Reuters. "Ahora podemos simplemente llenar un cubo".

5. Pudimos vislumbrar el pasado

Imagen: Comisión Real de Monumentos Antiguos e Históricos de Gales

El calor extremo en el Reino Unido ha abierto una ventana a su pasado.

Las imágenes satelitales de campos resecos en Gales han revelado rastros de características arqueológicas que generalmente están ocultos.

Los restos de antiguos castillos, fortalezas, granjas, mansiones, entre otros, se están haciendo visibles, algunos de ellos datan de la Edad de Hierro.

En un caso, se descubrió un asentamiento de villas romanas que antes no se sabía que existían.

6. Las centrales nucleares debieron cerrarse

La ola de calor prolongada está obligando a las plantas nucleares a reducir su producción de energía o, en algunos casos, a cerrar por completo.

Las centrales nucleares necesitan agua para enfriar sus reactores.

En Francia, las plantas nucleares EDF utilizan agua de los ríos Ródano y Rin, pero la temperatura del agua ha estado demasiado alta y no ha sido útil para enfriar las plantas de manera efectiva.

La compañía energética estatal sueca Vattenfall se vio obligada a cerrar uno de sus reactores en la planta nuclear de Ringhals, la más grande de los países nórdicos. La temperatura del agua de mar que utiliza para su enfriamiento alcanzó los 25 grados, demasiado caliente para poder usarla.

El año 2018 "se perfila como uno de los años más calurosos de la historia, con nuevos récords de temperatura en muchos países", dijo Elena Manaenkova de la Organización Meteorológica Mundial.

"Esto no es sorpresa. Las olas de calor y el calor extremo que estamos experimentando son consistentes con lo que esperamos como resultado del cambio climático causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Este no es un escenario futuro. Está sucediendo ahora", agregó.

Escrito por Alex Gray, formador de contenidos.