Urban Transformation

4 estrategias para descarbonizar los edificios existentes

Vista de San Diego, en California.

San Diego, en California, se ha comprometido a reducir el 90% del gas natural de los edificios para 2035. Image: Unsplash

Jesse Saldivar
GM Cities and Hubs Decarbonization, Americas, Shell Energy
Alaina Ladner
Senior Vice President, Sustainability Practice Lead, West Region, JLL
Marc Starkey
Business Development Executive, Schneider Electric
Brittany Syz
Director--Regional Public Affairs at SDG&E, San Diego Gas & Electric
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Urban Transformation??
La visión global
Explora y monitorea cómo Cities and Urbanization afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Transitioning Industrial Clusters Towards Net Zero

Este artículo es parte de: Centre for Urban Transformation
  • Los edificios son responsables de casi el 40% de las emisiones mundiales de CO2; el 80% de ellos seguirán en pie en 2050.
  • La rehabilitación energética y la electrificación de los edificios son fundamentales para frenar las emisiones de carbono.
  • El Foro Económico Mundial colaboró con la ciudad de San Diego en una serie de talleres intensivos para identificar soluciones a corto plazo para descarbonizar los edificios existentes de aquí a 2035.

Uno de los principales obstáculos para alcanzar los objetivos de reducción de carbono de las ciudades es el gran número de edificios que se construyeron sin tener en cuenta la sostenibilidad. Los edificios representan aproximadamente el 40% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía, y la mayoría de ellos seguirán en pie dentro de más de 20 años.

La descarbonización de los parques inmobiliarios es también un reto intrínsecamente complejo. Los edificios tienen una amplia gama de edades, condiciones, tipos y valores, y a menudo carecen de eficiencia térmica y sistemas mecánicos actualizados. Las soluciones dependen de la reducción del consumo de combustibles fósiles, así como de modelos innovadores de financiación y asociación, mientras que las barreras políticas y normativas tardan en cambiar.

¿Has leído?

No es de extrañar que a muchas ciudades les cueste trazar un plan de acción para descarbonizar su parque inmobiliario. Sin embargo, existe una vía para desarrollar estrategias que puedan aplicarse a gran escala.

Una ciudad norteamericana avanza en la descarbonización de edificios

San Diego (California) se ha comprometido a reducir el 90% del gas natural de los edificios para 2035, incluidas las viviendas existentes. Para ayudar a alcanzar este objetivo, el Foro Económico Mundial colaboró con la Alcaldía en la organización de una serie de talleres conocidos como City Sprint, para identificar soluciones escalables de reducción de emisiones consonante con las metas municipales.

Encabezados por el Centro para la Transformación Urbana, casi 50 partes interesadas de los sectores público, privado y sin ánimo de lucro se reunieron para identificar y diseñar posibles soluciones y movilizar la acción. Las áreas de solución que surgieron de este grupo de expertos -que cuentan con una amplia experiencia en energía, construcción y operaciones- están diseñadas para cumplir los objetivos más amplios de la ciudad relacionados con la equidad, la calidad del aire, la salud pública, la fuerza laboral y la economía, y la resiliencia. Las cuatro áreas de soluciones que surgieron están siendo activadas actualmente por las partes interesadas de la industria privada, la sociedad civil y la ciudad de San Diego.

Microrredes comunitarias

Una solución para ayudar a suministrar una energía más limpia y fiable es el uso de microrredes: la producción, almacenamiento y consumo locales de energía por parte de edificios que utilizan energías renovables y tecnología de baterías. Las microrredes refuerzan la resiliencia energética al proporcionar la capacidad de funcionar en modo aislado, es decir, con o sin conexión a los sistemas de suministro tradicionales. Así, en caso de apagón, las microrredes se desconectan y siguen funcionando de forma autónoma, suministrando energía de paneles solares, baterías de almacenamiento de energía o cualquier generador de reserva existente. Esto convierte a las microrredes en una valiosa solución para municipios o entidades comerciales e industriales situadas en regiones propensas a cortes de suministro debidos, por ejemplo, a incendios forestales. Y como se prevé que los precios de la electricidad aumenten en el futuro, las microrredes pueden ahorrar millones de dólares a lo large de los años.

Por ejemplo, gracias a la colaboración entre San Diego y Shell Energy, se están instalando ocho proyectos de microrredes solares en varios edificios municipales de la ciudad, como parques de bomberos, comisarías de policía y centros comunitarios, con los que se prevé que la ciudad ahorre 6 millones de dólares gracias a la reducción de los costes de electricidad. Durante los talleres de City Sprint, se trató de entender la oportunidad de expandir el uso de microrredes para aumentar la resiliencia energética y reducir las emisiones de carbono, basándose en modelos de éxito.

Estándares de rendimiento de los edificios

Un número creciente de ciudades y estados están promulgando normas y estándares de rendimiento de los edificios que combinan incentivos y sanciones para aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de carbono. Cuando implementadas eficazmente, estas nuevas medidas moverán significativamente la aguja en la reducción de las emisiones de carbono de los edificios. En Estados Unidos, la administración Biden-Harris aprobó el primero estándar federal de rendimiento de edificios en enero de 2022, uniéndose a 33 gobiernos estatales y municipales en la primera Coalición de Estándares de Rendimiento de Edificios (BPS) del país.

Normas y estándares sólidos definen el rendimiento esperado de un edificio, incluyendo directrices, objetivos y puntos de referencia junto con requisitos de transparencia. Exigir a los propietarios y operadores de edificios que compartan información sobre el uso de la energía permite a las ciudades gestionar lo que puede medirse, incluidos el agua, los residuos y la calidad del aire.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito del futuro de las ciudades?

Para desarrollar y aplicar con éxito estos estándares es necesaria una estrecha colaboración entre responsables políticos, propietarios, inquilinos, operadores, arquitectos e ingenieros. Dado que los estándares BPS prescriben claramente los resultados deseados, pero no el camino para alcanzarlos, esta flexibilidad crea oportunidades para la innovación, dando lugar a nuevos enfoques y aplicaciones tecnológicas adaptadas a las condiciones locales.

Como resultado de los talleres de City Sprint, JLL y la ciudad de San Diego están codirigiendo un esfuerzo para redactar en colaboración una ordenanza local de BPS que deberá someterse a un proceso público y presentarse a principios del próximo año. Este paso adelante ayudará a San Diego a alcanzar su ambicioso objetivo de lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2035. Un estudio reciente muestra que el potencial de reducción de emisiones del BPS actual es el equivalente a las emisiones de los estados de New Hampshire y Delaware juntos cada año.

Rehabilitación comunitaria

A partir de los talleres en San Diego, se observó que los esfuerzos de electrificación en toda la ciudad pueden beneficiarse eficazmente de demostraciones piloto y rehabilitaciones energéticas progresivas. Un enfoque de rehabilitación comunitaria reduce la fragmentación de la retroadaptación edificio por edificio y se convierte en un proyecto colectivo de infraestructuras que crea sinergias y economías de escala con los proyectos circundantes. Las inversiones pueden destinarse prioritariamente a las comunidades que más preocupan o a las zonas con mayores emisiones, implicando a los ciudadanos en cuestiones de transición.

Los programas típicos de electrificación gestionados por las empresas de servicios públicos suelen consistir en reembolsos digitales a los clientes residenciales, mientras que los programas de modernización no gestionados por las empresas pueden ofrecer modelos de programas más completos, que incluyan la modernización de toda la vivienda, financiación y programas de formación de la fuerza laboral.

Entre las ventajas de la electrificación se incluyen la reducción de las emisiones de CO2, la disminución de los costes de mantenimiento, la reducción de las facturas, la mejora de los interiores y una mayor resiliencia frente a las disrupciones.

Como resultado de City Sprint, Schneider Electric está liderando un esfuerzo para poner en marcha un proyecto piloto de electrificación en San Diego, basándose en otros casos de éxito, como el EcoBlock de Oakland. Este planteamiento de rehabilitación por cuadras no solo aumenta la resiliencia de la zona frente a los cortes de electricidad, sino que ha mejorado la calidad del aire interior, además de dar a los propietarios el control sobre su producción de energía.

Programas de acompañamiento para el desarrollo de la mano de obra

Los expertos de City Sprint dejaron claro que una transición energética inclusiva no puede llevarse a cabo sin una fuerza laboral diversa y altamente cualificada, lo que es fundamental no solo para construir una economía neta cero, sino también para fomentar la diversidad de la fuerza laboral. La creación de una fuerza laboral para la economía verde requiere que los sectores público, privado, sin ánimo de lucro y académico trabajen juntos para garantizar que la transición energética no solo sea cualificada, sino también inclusiva.

Por ejemplo, SDG&E, la principal empresa de servicios públicos de la ciudad de San Diego, en colaboración con los líderes locales, ha convertido la inversión en educación y formación en prioridad absoluta, con especial énfasis en atraer a grupos subrepresentados para que sigan carreras en el sector energético y en las disciplinas STEM.

Las empresas de servicios públicos pueden aliarse a las escuelas locales, las universidades comunitarias, los sindicatos, los contratistas y las organizaciones comunitarias en iniciativas que ayuden a desarrollar una sólida cantera de talentos a través de programas de formación especializada, aprendizaje y becas. El esfuerzo de City Sprint identificó la necesidad de seguir priorizando la fuerza laboral en nuestras decisiones energéticas y políticas de reducción del carbono.

Autora colaboradora: Sarah Franklin, Directora, Net Zero Carbon Cities.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

"Un automóvil menos": Cómo este país fomenta la movilidad verde

Anna Paula Brito

13 de junio de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial