Foro Institucional

Los hombres quieren asumir más trabajo de cuidado en casa. Así pueden ayudar las empresas

Las normas sociales y la falta de permisos parentales son obstáculos fundamentales para que los hombres se dediquen a los cuidados en el hogar.

Las normas sociales y la falta de permisos parentales son obstáculos fundamentales para que los hombres se dediquen a los cuidados en el hogar. Image: Pexels

Reshma Saujani
Founder and CEO, Moms First
Gary Barker
President and Chief Executive Officer, Equimundo: Center for Masculinities and Social Justice
Julia Hakspiel
Action Lead. Diversity, Equity, Inclusion and Social Justice. Centre for the New Economy and Society, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Foro Institucional??
La visión global
Explora y monitorea cómo SDG 05: Igualdad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

SDG 05: Igualdad de género

  • El reparto desigual de las responsabilidades de cuidados en el hogar es un obstáculo importante para la igualdad de género.
  • Las normas sociales y la falta de permisos parentales son obstáculos para que los hombres se dediquen a los cuidados en el hogar.
  • Las empresas pueden contribuir a crear una cultura de cuidados más igualitaria entre hombres y mujeres mediante políticas en el lugar de trabajo, medios de comunicación y publicidad.

Las mujeres asumen la inmensa mayoría del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado en todo el mundo. Según la OIT, en todo el mundo las mujeres realizan el 75% del trabajo de cuidados no remunerado, al que dedican 4 horas y 25 minutos diarios, más del triple de la media de los hombres, que es de 1 hora y 23 minutos.

El reparto desigual de las responsabilidades de cuidados es un obstáculo importante para la participación de las mujeres en el mercado laboral, ya que limita sus oportunidades de trabajo, la calidad del empleo, la remuneración y la progresión profesional. Por ejemplo, el último Índice de Normas Sociales de Género del PNUD constató que el tiempo que dedican las mujeres al trabajo de cuidados no remunerado en relación con el de los hombres, independientemente de la educación, explica la mayor parte de la variación reciente en la brecha de género en los ingresos.

¿Has leído?

Sin embargo, las últimas investigaciones del informe State of the World’s Fathers 2023 (Estado mundial de los padres), de Equimundo, muestran que los padres realizan más tareas de cuidados que en el pasado - y quieren hacer aún más, pero la falta de permisos parentales, las expectativas culturales y la desigualdad salarial les impiden aumentar sus tareas domésticas.

Los lugares de trabajo son fundamentales para la producción de normas sociales y, junto con las políticas gubernamentales favorables, el sector privado puede desempeñar un papel central en la promoción de un reparto más equitativo de las responsabilidades de cuidados y en el apoyo a la evolución de las normas en torno a la prestación de cuidados.

Las normas de cuidados cambian

Según el informe de Equimundo, los hombres de diversos países están realizando más tareas de cuidados desde COVID-19, aunque las madres en general siguen haciéndolo en mayor medida. A nivel mundial, los hombres dedican el 19% de su tiempo libre al trabajo de cuidados no remunerado, frente al 55% de las mujeres. Aunque las mujeres siguen realizando más tareas de cuidados, la mayoría de los padres de todo el mundo afirman su sentido de responsabilidad: entre el 70% y el 90% de los hombres de 15 países coincidieron en que "se sienten tan responsables de las tareas de cuidados" como su pareja o el otro progenitor.

Se está produciendo un cambio significativo en las actitudes hacia el trabajo de cuidados, sobre todo entre las generaciones más jóvenes. En Estados Unidos, los hombres jóvenes con altos ingresos están reduciendo sus horas de trabajo para asumir más tareas de cuidados en casa. Cada vez más, los padres creen que tanto a los hijos como a las hijas se les debe enseñar a realizar tareas de cuidados y animarles a realizarlas.

Pero tanto fuera como dentro de casa, los niños y niñas ven más a las mujeres dedicadas a los cuidados. La inmensa mayoría de los enfermeros, profesionales de guarderías y maestros de primaria en la mayoría de los países son mujeres, con pocos cambios en las últimas décadas.

Siguen existiendo barreras sistémicas para que los hombres se dediquen a los cuidados

La desigualdad salarial y las políticas inadecuadas en materia de permisos parentales son las principales razones por las que más hombres no se acogen a ellos, aunque las normas también desempeñan un papel.

Aunque en todo el mundo hay más países que ofrecen permisos remunerados a los padres (el 63% en 2022, frente al 25% en 1995), la duración de los permisos suele ser muy corta (nueve días de media), y sólo el 24% de los países con permisos parentales garantizan al menos el 80% del salario.

La retribución sustitutiva es clave para la aceptación del permiso, sobre todo para los padres. En la mayoría de los países, los hombres siguen ganando más que las mujeres y, a menos que el permiso esté totalmente remunerado, la familia no puede permitirse perder los ingresos del hombre.

La cultura de trabajo es otro elemento importante para la aceptación del permiso por parte de los padres. Entre los padres a los que se les ofreció un permiso pero no lo tomaron en su totalidad, el 40% dijo que se debía al miedo a perder el trabajo, el 36% a que los jefes no les apoyaban y el 18% al miedo a que sus amigos o compañeros les juzgaran mal por tomarse el permiso. Una cultura de trabajo que valore y celebre a los hombres como padres y cuidadores puede ayudar a aumentar el número de permisos y a normalizar el cuidado masculino.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con la brecha de género?

El sector privado tiene un papel en la creación de una cultura de igualdad de género

Tanto las políticas públicas como la acción del sector privado son necesarias para crear una cultura de cuidados igualitaria desde el punto de vista del género. Los gobiernos deben ampliar los permisos parentales equivalentes, totalmente remunerados e intransferibles, y reforzar los sistemas nacionales de cuidados para mejorar la calidad, la asequibilidad y la disponibilidad de los servicios de cuidado infantil para todos los cuidadores.

Junto a las políticas públicas, el sector privado puede contribuir a abordar la distribución desigual de cuidados a través de políticas y la cultura en el lugar de trabajo, y a través de los medios de comunicación y la publicidad.

Muchas empresas ofrecen cada vez más permisos parentales por encima de los requisitos legales, invierten en guarderías e instalaciones de lactancia y aplican políticas como días de cuidado, créditos de cuidado, trabajo a distancia y horario flexible, que promueven la igualdad de cuidados. Una cultura de trabajo que normalice el permiso de paternidad y apoye a ambos progenitores cuando regresan del permiso contribuye a reforzar estas políticas.

Las empresas también pueden abogar activamente por políticas nacionales de cuidados más integrales. En todo el mundo, el Compromiso MenCare 50/50 permite a las empresas comprometerse a crear lugares de trabajo más solidarios, que apoyen a todos los padres trabajadores. En EE. UU., la Coalición Empresarial Nacional para el Cuidado Infantil (National Business Coalition for Child Care), convocada por Moms First, reúne a empresas que se destacan por sus prestaciones para el cuidado de los hijos y defiende el cuidado de los hijos como una cuestión empresarial esencial.

Más allá del lugar de trabajo, los medios de comunicación y la publicidad son una poderosa herramienta para cuestionar los estereotipos de género en torno a los cuidados. Las empresas de bienes de consumo pueden utilizar sus marcas para concienciar sobre la distribución de género de las tareas domésticas o normalizar que niños y hombres desempeñen el mismo papel en las tareas domésticas y de cuidado.

Los medios de comunicación pueden producir programas que muestren que los hombres y los niños son cuidadores atentos y competentes. Invertir en este tipo de políticas e iniciativas tiene sentido desde el punto de vista empresarial. Apoyar a los empleados para que cuiden impulsa la productividad y el rendimiento de la organización mediante la reducción de las bajas y el absentismo y una mano de obra más feliz y comprometida. Con la creciente atención que se presta a la postura de las empresas en materia de cuidados, estas iniciativas también las distinguen de cara a posibles trabajadores y consumidores.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Foro InstitucionalEquidad, Diversidad e Inclusión
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Construir una economía del cuidado: 4 líderes explican por qué invertir hoy creará un impulso positivo de prosperidad

Julia Hakspiel and Silja Baller

8 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial