Climate Action

El cambio climático está acelerando la crisis alimentaria mundial - debemos actuar ya

Un hombre transporta sacos de cosecha por un campo, lo que ilustra cómo el cambio climático puede afectar al rendimiento de los cultivos.

El cambio climático puede afectar gravemente al rendimiento de los cultivos y a la seguridad alimentaria. Image: Unsplash/Phoenix Han

Himanshu Gupta
Chief Executive Officer, ClimateAi
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Climate Action??
La visión global
Explora y monitorea cómo Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Medio ambiente y seguridad de los recursos naturales

Listen to the article

  • El cambio climático amenaza la producción global de alimentos y contribuye a la inflación de los precios de los alimentos, siendo los países de renta baja y en desarrollo los más afectados.
  • Las condiciones meteorológicas extremas, alimentadas por el cambio climático, provocan interrupciones a corto plazo en los cultivos, y cambios a largo plazo en las condiciones regionales de cultivo.
  • Se necesitan esfuerzos mundiales para lograr una adaptación y una recuperación resilientes, porque, para cuando usted termine de leer este artículo, casi 500 personas más habrán caído en la inseguridad alimentaria.

Nicolai Tangen, CEO del mayor fondo soberano del mundo, el fondo petrolero noruego de 1,3 billones de dólares, señaló recientemente en una entrevista al FT que el cambio climático está alimentando una inflación pertinaz. Y Tangen espera que empeore en el futuro.

Los precios de las materias primas agrícolas se han disparado en todo el mundo, pero los costes reales no se distribuyen de forma equitativa: los países en desarrollo y de renta baja son los más afectados y los que más sufren. A medida que la inflación, las interrupciones de la cadena de suministro y la invasión rusa de Ucrania ejercen presión sobre los mecanismos, a menudo invisibles, que impulsan el sistema alimentario mundial, los gobiernos y las organizaciones internacionales deben dar un paso al frente y proteger a los 193 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria en todo el mundo.

Como crecí en la India, en una familia multigeneracional de 13 miembros con bajos ingresos, vi de primera mano cómo los cambios del mercado mundial determinan si la comida llega o no a la mesa. Nuestra familia compraba 2,5 litros de leche al día, y cuando el precio subía de 12 rupias (0,15 dólares) a 14 rupias, mi abuela añadía agua para que durara más porque no podíamos permitirnos gastar más.

¿Has leído?

Por término medio, los hogares indianos gastan casi el 30% de sus ingresos en alimentos, mientras los estadounidenses gastan menos del 10%. Mientras tanto, los hogares keniatas gastan más del 50%, según el USDA. La subida de los precios de los alimentos puede significar que el café cueste un dólar más donde yo vivo ahora, California, pero es una cuestión de vidas y medios de subsistencia para las familias de los pequeños caficultores de Brasil, Colombia y África Occidental.

El mundo no puede ignorar el coste humano de estas crisis convergentes, especialmente con el empeoramiento del cambio climático que se vislumbra en el horizonte.

El cambio climático amenaza la producción de alimentos en general. Los productos agroalimentarios se producen y comercializan a gran escala, sin embargo, su producción se concentra en zonas geográficas clave. Las condiciones meteorológicas extremas durante los períodos críticos de la temporada de cultivo causan trastornos de gran alcance y el cambio climático aumenta la frecuencia y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos.

A corto plazo, los precios de los alimentos suben y las familias se ven obligadas a recortar los fondos destinados a la educación, la electricidad y otras necesidades básicas. A largo plazo, las regiones de cultivo de los principales productos básicos se desplazarán, amenazando el sustento de los agricultores y de comunidades enteras. Estas tendencias pueden provocar disturbios civiles, especialmente en las economías emergentes.

En contra de la idea común, muchos de estos cambios a largo plazo ya se han producido. Pensemos en la cadena de suministro del café: el elevado riesgo térmico durante la temporada de maduración de los granos de café ha explicado su bajo rendimiento y calidad, provocando volatilidad en los mercados del café. En el ejemplo siguiente, los cambios de volatilidad a largo plazo, conocidos como puntos de inflexión del riesgo térmico para el café, ya se han producido en la mayoría de las regiones cafeteras de Brasil.

Punto de inflexión del cambio climático para el estrés térmico en el café.
Punto de inflexión del cambio climático para el estrés térmico en el café. Image: ClimateAi

De hecho, si señalamos cualquier región agrícola del mundo, veremos al menos un riesgo meteorológico extremo que afecta a los cultivos que allí se producen y observaremos que los cambios ya se han producido o se producirán en un horizonte a corto plazo.

La buena noticia es que ya existen soluciones para aumentar la resiliencia del sistema alimentario mundial, desde soluciones tecnológicas hasta soluciones políticas aplicadas por algunos de los gobiernos de las economías en desarrollo.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

En primer lugar, las organizaciones mundiales, como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Banco Mundial, deben someter a pruebas de estrés las cadenas mundiales de suministro de alimentos del mismo modo que los bancos realizan pruebas de estrés financiero en sus balances. Los reguladores suelen exigir que los bancos, las aseguradoras y los gestores de activos realicen periódicamente análisis de escenarios sobre lo que ocurriría en circunstancias económicas adversas. No hay razón para que los ministros de alimentación de todo el mundo no dispongan de las mismas herramientas que los operadores de fondos de materias primas.

Para los agentes del sistema alimentario, estas herramientas y modelos implican definir un escenario de choque en diferentes nodos de la cadena de suministro: desde tensiones políticas en lugares geográficos hasta precios de fletes, pasando por atentados terroristas en centros de distribución o escasez de trabajadores en los minoristas. Añadir el riesgo agravado del cambio climático puede mostrar los puntos débiles y ayudar a la preparación y el desarrollo de capacidades. Con su poder mundial, estas organizaciones deberían desbloquear la financiación de medidas de resiliencia para quienes se encuentran en situaciones de mayor riesgo, como sistemas de riego más eficientes y semillas resistentes al clima.

Gran parte de la financiación para la adaptación del Fondo Verde para el Clima puede financiar pequeñas empresas de semillas en los países en desarrollo. Estas pueden desarrollar variedades de semillas resistentes a las perturbaciones climáticas y los países pueden colaborar con ellas para distribuirlas rápidamente entre los agricultores, lo que permitiría aumentar el rendimiento y los beneficios de los agricultores en situación de riesgo.

Los gobiernos de estos países de renta baja también deben plantearse intervenciones para aumentar la resiliencia de sus ciudadanos. El gobierno de Malawi, por ejemplo, modificó el periodo de compra de la reserva estratégica de grano del país. Compró más grano a los cultivadores de maíz durante la temporada de escasez (época de cosecha) para apuntalar los precios en beneficio de los pequeños agricultores y lo liberó durante la temporada alta para sacar provecho financiero de la fluctuación de los precios mundiales del grano.

Además, los gobiernos deben abandonar la idea de que el proteccionismo alimentario les salvará de la escasez de alimentos. En su lugar, pueden utilizar herramientas de previsión para averiguar de dónde pueden abastecerse a corto plazo y qué pueden cultivar en un clima cambiante dentro de sus fronteras a largo plazo. El proteccionismo es una amenaza para la globalización y el sistema alimentario mundial en general, y la cooperación es necesaria frente a la crisis del cambio climático.

No habíamos visto una crisis de estas proporciones desde la Segunda Guerra Mundial. Necesitamos esfuerzos mundiales a la misma escala para garantizar una adaptación y una recuperación justas y resilientes porque, para cuando usted termine de leer este artículo, casi 500 personas más habrán caído en la inseguridad alimentaria.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate ActionNature and Biodiversity
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Las "4 C" de los directores de sostenibilidad

Gareth Francis

27 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial