Climate Action

Financiación privada contra el cambio climático: 4 aspectos a tener en cuenta

Una mujer instala un panel fotovoltaico en el techo de su casa.

Activar la financiación climática privada es clave para financiar la lucha contra el cambio climático. Image: Asian Development Bank

Laia Barbarà
Acting Head, Climate Strategy, World Economic Forum
Ameya Hadap
Specialist, Climate Innovation, World Economic Forum
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Climate Action??
La visión global
Explora y monitorea cómo El cambio climático afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

El cambio climático

Este artículo es parte de: Centre for Nature and Climate
  • Se calcula que el sector privado gestiona activos por un valor de 210 billones de dólares.
  • Es esencial seguir movilizando ese enorme potencial en la lucha contra el cambio climático.
  • Pero la financiación privada frente el cambio climático no es sencilla: los gobiernos deben contribuir a crear las condiciones adecuadas para que el sector privado contribuya a la lucha contra el cambio climático.

Reconociendo la importancia de la participación del sector privado en la lucha contra el cambio climático, los gobiernos de todo el mundo han empezado a aplicar políticas e incentivos para estimular la financiación privada de la lucha contra el cambio climático. Estas medidas pretenden crear un entorno propicio que fomente la inversión en energías limpias, transporte sostenible, infraestructuras verdes, agricultura resistente al cambio climático y mucho más.

Sin embargo, estimular la financiación privada para luchar contra el cambio climático implica algo más que medidas estándar. Requiere fuerza y mecanismos innovadores adaptados para incentivar la inversión, combatir las dudas, promover la rendición de cuentas y mitigar los riesgos.

¿Has leído?

Aquí cuatro aspectos a tener en cuenta a la hora de movilizar la financiación privada contra el cambio climático.

1. El capital privado es fundamental para financiar la lucha contra el cambio climático.

La crisis climática es demasiado grande, demasiado grave y demasiado urgente para depender únicamente de los recursos de las instituciones públicas. Los países en desarrollo necesitan entre 2 y 4 billones de dólares anuales para evitar un cambio climático catastrófico. Movilizar capital privado a gran escala es fundamental para satisfacer esta necesidad de financiación.

En los últimos años, se ha puesto de manifiesto la importancia de la financiación de la lucha contra el cambio climático y del sector privado para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas. La solución que más se discute implica una mayor acción del sector público y de los bancos multilaterales de desarrollo para reducir riesgos e incentivar, pero la realidad es que las inversiones privadas en financiación climática han tardado en materializarse y, en algunos casos, han sido casi inexistentes.

En la actualidad, el sector privado gestiona más de 210 billones de dólares en activos. A medida que proliferan las políticas habilitadoras, el sector privado tiene una oportunidad sin precedentes de aportar la inversión necesaria para estimular la innovación y crear mercados prósperos para el clima, que abarquen la energía limpia, el transporte sostenible, las infraestructuras verdes o la agricultura resiliente al clima, por nombrar algunos.

2. Tenemos que aprovechar todas las herramientas para estimular la inversión.

La mayoría de los instrumentos para estimular la financiación climática privada existen para hacer más favorable la inversión. Al más alto nivel, las políticas que refuerzan los fundamentos económicos de los países receptores -ya sea mediante una gobernanza empresarial más favorable, una gestión responsable de la deuda u otras intervenciones- pueden aumentar la confianza de los inversores y fomentar la entrada de capitales. Del mismo modo, las instituciones públicas, los bancos multilaterales de desarrollo, los fondos para el clima, las organizaciones filantrópicas y otras organizaciones sin fines de lucro pueden reducir el riesgo de la inversión privada asumiendo el riesgo inicial y a largo plazo, financiando el desarrollo de la infraestructura necesaria y construyendo el "tejido conectivo" en torno a un proyecto concreto.

La mejora de los datos financieros, la solidez de los proyectos en curso, una sólida integración del clima en las evaluaciones del riesgo financiero y el desarrollo de mercados de carbono con normas de alta calidad hacen que la inversión sea más atractiva y tenga mayor impacto.

Sin embargo, las normativas adecuadas también podrían desempeñar un papel a medida que las empresas equilibren su deseo de minimizar el impacto medioambiental con consideraciones de maximización de beneficios.

Por ejemplo, a medida que las emisiones de alcance 3 se someten a un mayor escrutinio, los mandatos de descarbonización de alcance 3 podrían llevar a las empresas a financiar la descarbonización de sus propias cadenas de suministro, con probables repercusiones en los servicios públicos, los productores de energía y otros miembros de los ecosistemas energéticos de los proveedores. Los ajustes fronterizos del carbono con un precio del carbono adecuadamente calibrado podrían lograr un efecto similar, ya que las empresas buscan mantener el acceso al mercado, y las normas financieras adecuadas (como las establecidas por el Comité de Basilea) podrían permitir a los prestamistas privados asumir una mayor cantidad de riesgo.

3. Una regulación adecuada puede liberar al sector privado y poner en marcha un círculo virtuoso de inversión.

El aspecto de la regulación es sintomático del principal problema de la financiación para la lucha contra el cambio climático: la mayor parte de la inversión necesaria para alcanzar un nivel cero en los mercados emergentes y los países en desarrollo deberá proceder del sector privado, pero el actual entorno de inversión no está preparado para impulsar los flujos de capital privado a una escala suficiente.

La mayor parte del discurso sobre la financiación de la lucha contra el cambio climático se centra en las intervenciones iniciales de agentes por fuera del sector privado que abren la vía a la financiación privada, cuya prioridad es el rendimiento financiero. Estas intervenciones serán increíblemente importantes como mecanismos facilitadores de una mayor participación del sector privado, especialmente en los casos en los que los rendimientos no están asegurados.

Sin embargo, dado que la regulación también puede afectar materialmente a lo que es rentable para una empresa y lo que no lo es, será una parte crucial de la caja de herramientas de la financiación climática. Si la señal es lo suficientemente fuerte -ya sea a través de requisitos de alcance 3, ajustes de carbono en frontera u otra vía- las empresas se verán obligadas a reorganizar sus operaciones para "poner precio" a los nuevos costos en los que podrían incurrir si no se alinean con esas regulaciones.

Si todas estas soluciones se aplicaran de forma complementaria, el resultado sería una economía mundial en la que las empresas se verían motivadas a liberar grandes cantidades de capital en los países menos desarrollados para proteger sus cuentas de resultados y en la que ese capital tendría las mejores posibilidades de generar beneficios, engendrando un círculo virtuoso de inversión climática.

4. La participación del sector privado en la financiación de la adaptación y de las pérdidas y daños es complicada, pero posible, si se incentiva adecuadamente.

A primera vista, en algunos segmentos del panorama general de la financiación para el clima, el capital del sector privado no encaja muy bien. En concreto, los beneficios de los proyectos de adaptación al clima son en gran medida difíciles de obtener y casi inexistentes en los proyectos destinados a hacer frente a las pérdidas y daños. De hecho, la mayor parte de la participación del sector privado en la cuestión de las pérdidas y daños adopta actualmente la forma de seguros. El mecanismo por el que el sector privado se comprometería a gran escala con estas actividades no paliativas en los países emergentes y en todas las industrias no está claro en la actualidad.

Una respuesta podría estar en la creciente tendencia de los juicios climáticos y otras medidas de responsabilización, y en la creciente complejidad de la ciencia de la atribución para justificar los intentos de atribuir los daños climáticos a actores específicos. En teoría, las contribuciones por pérdidas y daños podrían permitir a las empresas reducir u obviar su responsabilidad de forma proactiva, o pagar una restitución una vez establecida la responsabilidad. La financiación de la adaptación, aunque probablemente más atractiva para el sector privado debido a los costes evitados y sus beneficios para la estabilidad a largo plazo, puede requerir también un enfoque basado en el cumplimiento de la ley.

Cualquiera de estas medidas debería aplicarse junto con la reducción de riesgos por parte de las instituciones públicas y multilaterales para maximizar la aceptación y el impacto en toda la economía, en los países contribuyentes y en los receptores.

Liberar todo el potencial de la financiación privada para el clima es esencial para hacer frente a la crisis climática y construir economías prósperas y sostenibles. Aprovechando instrumentos financieros innovadores, asociaciones estratégicas y normativas adaptadas a los derechos, podemos movilizar capital privado a gran escala y acelerar la transición hacia una economía baja en carbono, especialmente en los países menos responsables y más necesitados.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Climate ActionNature and BiodiversityTrade and Investment
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo la tecnología inmersiva está ayudando a entablar un diálogo sobre el clima

Flora McCrone and Jemilah Mahmood

12 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial