Equity, Diversity and Inclusion

Desarrollar el capital humano igualitario: Los retos de reducir y eliminar la brecha de género 

La brecha global de género se ha movido en la dirección equivocada.

La brecha global de género se ha movido en la dirección equivocada. Image: Getty Images

Manasi Gajjalapurna
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Equity, Diversity and Inclusion??
La visión global
Explora y monitorea cómo Paridad de género afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Society and Equity

Listen to the article

  • 131 años es el plazo estimado para que se cierre la brecha mundial de género, según el Informe Global sobre la Brecha de Género, del Foro Económico Mundial publicado en junio de 2023.
  • Los avances en igualdad de género en los sectores público y privado permiten acelerar el desarrollo de las economías avanzadas y emergentes.
  • Cuando consideramos a las mujeres como activos para el desarrollo mundial y reconocemos sus derechos como medio de prosperidad social, podemos invertir en un futuro que aproveche el capital humano de hombres y mujeres.

Se prevé que 2154 sea el año en que por fin alcancemos la paridad de género a escala mundial. Sin embargo, no podemos permitirnos esperar tanto.

131 años es el plazo estimado para que se cierre la brecha mundial de género, según el Informe Global sobre la Brecha de Género, publicado en junio de 2023 por el Foro Económico Mundial.

Los efectos secundarios de la pandemia de COVID-19, como las disrupciones en la mano de obra y la falta de infraestructura asistencial adecuada, alargaron considerablemente este plazo. El Informe Global sobre la Brecha de Género pone de relieve la necesidad de dar prioridad al capital humano, que abarca las capacidades y aptitudes individuales y de las comunidades autosuficientes.

Hombres, mujeres y el desarrollo del capital humano

En los 146 países incluidos en el informe, la brecha de participación y oportunidades económicas se cerró en tan solo un 60,1%, incluso retrocediendo en el último año. Además, las mujeres representan solo el 38% de la riqueza del capital humano mundial, frente al 62% de sus homólogos masculinos.

Desarrollar el capital humano significa desarrollar las competencias e invertir en educación, sanidad e infraestructuras sociales para aumentar el potencial de ingresos de forma constante y equitativa. Invirtiendo en todos estos sectores, los gobiernos pueden permitir a las mujeres generar suficiente ímpetu para evitar ciclos de pobreza intergeneracional en los que la carga recae desproporcionadamente sobre las mujeres.

En los 146 países incluidos en el informe, estamos a un 68,6% de alcanzar la paridad completa de género, una medida compuesta en cuatro dimensiones clave: salud y supervivencia, logros educativos, participación y oportunidades económicas, y empoderamiento político.

Intrínsecamente, el desarrollo de competencias afecta a los resultados laborales, pero su valor también se extiende más allá de las carreras profesionales. Los adultos, sobre todo las mujeres, con escasas competencias básicas tienen más probabilidades de tener peores resultados en materia de salud y participación cívica. Lo contrario ocurre con los que tienen un alto nivel de competencias básicas. Existe una relación entre el desarrollo del capital humano y la movilidad social.

Invertir en infraestructuras educativas y sanitarias también crea oportunidades profesionales y capacidad de crecimiento personal. El aumento del potencial de ingresos que se produce como resultado de la mejora de las infraestructuras sociales y la democratización del acceso al conocimiento permite a las mujeres tener más poder de decisión, un componente clave para fomentar la prosperidad de una familia, una comunidad y una sociedad.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con la brecha de género?

Invertir en las mujeres puede acelerar el desarrollo de la sociedad

Arabia Saudí mostró un aumento crítico del 3,3% para alcanzar la paridad de género entre 2021 y 2022. Ocupa el tercer lugar en cuanto al mayor aumento de la paridad de género, aunque el país aún tiene que dar grandes pasos antes de alcanzar la paridad de género en relación con otras naciones. Es uno de los cinco países que ha cerrado recientemente su brecha de género en la educación primaria y casi ha cerrado las brechas en la educación secundaria y terciaria, una estrategia clave para sus inversiones en el desarrollo del capital humano.

En Saudi Vision 2030 -un marco estratégico elaborado por el Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo saudí para reconstruir una economía próspera mediante la diversificación de las inversiones y la construcción de mejores infraestructuras públicas-, uno de los principales objetivos incluye crear un millón de nuevos puestos de trabajo para mujeres y permitir que el 30% de las saudíes se incorporen a la población activa formal. Este último objetivo se ha superado siete años antes de lo previsto, con un 37% de mujeres formando parte de la población activa formal en el primer trimestre de 2023.

De los 14 países que notificaron aumentos de la paridad en la participación laboral, Arabia Saudí ocupó el primer puesto, con un aumento del 9,7% en su puntuación de paridad de género. El país también ha fomentado la participación laboral de las mujeres prohibiendo la discriminación de género en el acceso a los servicios financieros, ampliando los programas de apoyo al cuidado infantil, como Qurrah, y reduciendo los costes de transporte de más de 20 000 mujeres para ir al trabajo.

En cuanto a los países que más han aumentado la paridad de género, Liberia aparece como el que más ha aumentado (+5,1%), alcanzando ahora una puntuación de paridad de género del 76%. Los avances significativos de Liberia hacia los derechos de la mujer no han tenido una correlación directa con la igualdad en el lugar de trabajo, dado que el 74% de las trabajadoras están empleadas en el sector informal y se enfrentan a grandes retos en materia de servicios de crédito, educación financiera, protección social y formación para el cuidado de los niños.

Sin embargo, los esfuerzos de base, como el programa empresarial Next Level de ONU Mujeres para mujeres que trabajan en el mercado, y las asociaciones gubernamentales entre grupos, como el Sindicato Nacional de Pequeños Comerciantes y el Banco Central de Liberia, han empezado a reducir las fricciones para la transición de las trabajadoras a la economía formal.

Los avances en la igualdad de género en los sectores público y privado, desde la intervención local y generalizada de los gobiernos hasta las inversiones empresariales, permiten acelerar el desarrollo de las economías avanzadas y emergentes en todo el mundo.

¿Has leído?

La igualdad de género desde una perspectiva multilateral

Uno de los principales indicadores de la igualdad de género es la igualdad en el trabajo. A escala mundial, las mujeres se están incorporando o reincorporando a la población activa en mayor proporción que los hombres, lo que ha dado lugar a ligeros aumentos de la paridad de género en la tasa de participación de la población activa en determinadas regiones. Sin embargo, incluso cuando las mujeres consiguen un empleo, las condiciones laborales deficientes y la dependencia del empleo informal ponen de manifiesto las crecientes diferencias en la equidad laboral.

Gran parte de la recuperación del empleo desde 2020 se debe al empleo informal, que deja a los empleados a menudo sin la protección de las leyes laborales, las prestaciones sociales, los seguros, los salarios equitativos o la regulación de la gobernanza y la seguridad, abriendo incluso un mayor riesgo de acoso sexual. De cada cinco puestos de trabajo creados para las mujeres en todo el mundo, cuatro corresponden a la economía informal, mientras que esta cifra es de dos de cada tres empleos para los hombres.

Las tres categorías restantes de indicadores de igualdad de género son métricas de movilidad social: los servicios esenciales y facilitadores de oportunidades económicas, la protección jurídica y la voz política, y la seguridad física y la autonomía. Estas son necesarias para garantizar una mayor autonomía y permitir que el crecimiento económico y la productividad sigan siendo sostenibles.

La brecha en el empoderamiento político sigue siendo, con diferencia, la mayor brecha para alcanzar la paridad de género mundial. De los 146 países incluidos en el índice 2023, la brecha de empoderamiento político sólo se ha cerrado en un 22,1%. Cuando el liderazgo político de las mujeres alcanza una masa crítica -definida como alrededor del 25 al 30% del sistema legislativo- es más probable que las mujeres desafíen a sus homólogos masculinos, las convenciones y las agendas políticas.

Mientras tanto, las mujeres no sólo son más propensas a abogar por políticas de apoyo a la educación y a las infraestructuras sanitarias, como demuestran las mayores economías de la OCDE, sino que también promueven la estabilidad mediante el aumento de prácticas humanistas que incluyen procesos de toma de decisiones inclusivos a nivel nacional y de base, y un enfoque centrado en la reconciliación internacional pacífica.

Alcanzando todo el potencial y generando progreso rápido

Invertir en capital humano es la forma más eficaz de promover un rápido crecimiento social y económico y de distribuir sus beneficios de forma más justa.

Además, las inversiones añaden un valor extraordinario a todas las sociedades, habida cuenta de los progresos que quedan por hacer en el decil más bajo y en el más alto de los países que avanzan hacia la paridad de género. En un mundo en el que las mujeres desempeñaran en los mercados laborales un papel idéntico al de los hombres, podrían añadirse al PIB anual mundial hasta 28 billones de dólares, es decir, un 26%, de aquí a 2025. Este impacto equivale aproximadamente al tamaño de las economías combinadas de China y Estados Unidos.

Los beneficios de la paridad de género se manifiestan a través de diversas métricas de prosperidad, desde incrementos del PIB hasta niveles declarados de realización individual. Esto es coherente tanto en los países que encabezan la lista de paridad de género en los cuatro sectores - Islandia, Noruega, Finlandia, Nueva Zelanda y Suecia - como en países como Liberia, Estonia, Bután y Malawi, que están experimentando un rápido aumento de las prácticas con conciencia de género.

Cuando empecemos a considerar colectivamente a las mujeres como activos para el desarrollo mundial y reconozcamos sus derechos como medio de prosperidad social, podremos invertir en un futuro que aproveche el capital humano de hombres y mujeres a medida que avanzamos en el diseño de tecnologías, sistemas y prácticas de cara al futuro.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Cómo la IA puede empoderar a las mujeres y lograr la equidad de género, según la fundadora de Girls Who Code y Moms First

Kate Whiting

20 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial